La incompetencia de Competencia (y van 3), por Josean

CNMC

19 de enero de 2018. La Audiencia Nacional anula una multa de 20 millones a Repsol impuesta por la CNMC.

23 de enero de 2018. La Audiencia Nacional anula la multa de 15,2 millones que la CNMC impuso a Sacyr en 2015.

7 de septiembre de 2017. La Audiencia Nacional anula una multa de 26 millones de la CNMC a Telefónica por compromisos de permanencia.

24 de agosto de 2017. El cártel de los palés se libra de una multa millonaria por un error de Competencia.

Podría seguir con muchos más casos, Sigue leyendo

Anuncios

Ahora más que nunca

Primer post del año. Sobrevivimos a la Navidad, a las comilonas familiares, las cenas de empresa, amigos o equipos de fútbol de colegas, a las cabalgatas, los paseos por el centro y los codazos en los centros comerciales,… y solo hemos engordado unos 22 kilos de media, bien. En las tradicionales jarras que dan título a los “Cuatro amiguetes y unas jarras” tocaba hacer balance del año 2017 y pensar en los planes de Año Nuevo.

Este blog nació, como ya explicamos alguna vez, para durar 12 meses y cumplirá 4 años en este 2018. Para que tenga continuidad a veces no basta con mantener el buen rollo y las ganas de contar cosas. Un cuarteto de amiguetes de Liverpool terminó disolviéndose por los planes individuales y los egos de algunos de sus miembros. Curiosamente, su canción de despedida, el célebre y celebrado Let it be, alcanzó el número 1 en las listas la misma semana que nacía uno de los cuatro amiguetes blogueros. Hago un paréntesis aquí para recomendar un curioso ejercicio, probadlo:

¿Qué canción era la número 1 en las listas el día que naciste?

No creo que vaya a haber un problema de egos en este caso, pero sí toca replantearse algunas cosas. El año se cierra con las mejores cifras de la corta historia del blog, con más de 30.000 lectores a lo largo del año pasado, lo cual es un éxito en este mundo digital de las lecturas rápidas y tan breves como un tuit. Los lectores se han estabilizado entre los 2.000 y los 3.000 mensuales, con puntas de más de 5.000 gracias a la web Meritocracia Blanca, y esto ya no se puede parar. Sin embargo, resulta curioso el reparto, el top ten de lecturas del año 2017:

  1. Nuevo Reglamento de la Federación Culé de Fútbol (Barney).
  2. Los “lobos” de las finanzas (Josean). Un texto que se escribió en 2015, y sorprendentemente se sigue leyendo con bastante asiduidad.
  3. “¿Por qué? ¿Por qué?”, o cuando Mou se transmutó en Barney.
  4. El Atleti es ese vecino del tercero (Barney).
  5. El Pabellón Azul (Lester).
  6. A ver cómo le explico el 6-1 al chino (Barney).
  7. El Hogar Teresa de los Andes (Lester).
  8. Ya va siendo hora de subir el sueldo a estos chicos (Josean).
  9. El VAR no funcionará (Barney).
  10. En un mundo perfecto (Josean).

Mucho fútbol, algo de economía y política, y dos textos sobre el proyecto de Lester en Bolivia. El texto más leído de la historia del blog sigue siendo En busca de la tranquilidad, la declaración de objetivos al inicio de 2015.

El Amiguete Barney corre el riesgo de volar por libre, pues ha recibido una propuesta para colaborar en otra web y quizás el John Lennon que lleva dentro (me parto con esta comparación) le anime a hacerlo.

– Pero no os abandonaré -ha prometido.

Travis y sus frikadas cinéfilas no aparecen entre los diez destacados este año. Y sin embargo mantiene un público fiel que lee sus artículos con cierta asiduidad, con constancia, que se cree sus textos hasta cuando cuenta una milonga. También Travis ha recibido una oferta para colaborar en una web de cine, una página especializada en el asunto y con muchos más seguidores que esta. Se lo está pensando, aunque jarra en mano prometiera:

– Prefiero entrar en un podcast de esos de dos o tres horas con treintañeros barbudos para destripar una peli de vez en cuando. Y a la hora de escribir, y ya que es sin cobrar, prefiero seguir con vosotros.

Josean advierte ya que va a tener un año complicado de viajes y trabajo, pero que intentará mantener su nivel.

– Tu nivel de cantidad, porque de calidad sabemos que no das más de sí.

Exacto. El blog nació para entretener y tratar de aportar una información diferente, con algo de mala leche y mucho rigor, incluso por parte del Amiguete Barney y sus proclamas futboleras. Hubiera muchos lectores o pocos. Y en ocasiones las obligaciones han sido muchas y costaba sacar tiempo para mantenerlo vivo, pero ahora más que nunca, y de ahí el título de esta entrada, llegamos a la conclusión de que el blog debe continuar, the show must go on. Frase esta, por cierto, de otro cuarteto británico, la banda Queen, que sobrevivió incluso al fallecimiento de su estrella, Freddie Mercury.

Y the show must go on, el blog debe continuar, entre otras cosas porque por primera vez en su corta historia, ha conseguido ese palabro tan detestable que es “monetizar” sus contenidos, obtener un rendimiento económico del mismo a través de la publicación del libro de relatos de Lester por una causa solidaria. La solidaridad cala entre los lectores cuando apelas a ella, y los resultados de la movilización en favor del Hogar Teresa de los Andes (Cotoca, Dpto. de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia) han merecido la pena. Puede que no sea el último libro que surja de esta web.

Solo por eso (y por los numerosos comentarios de amigos y familiares) merece la pena continuar un año más. Va a ser complicado, queda dicho. Mucho trabajo, obligaciones familiares, aficiones personales, viajes, entrenar algún maratón, y sobre todo, muchas lecturas pendientes. Estos son los tres primeros libros que cada amiguete va a leer este año:

Travis: “ya he comenzado el libro de Star Wars y la filosofía, y me sorprendo al entender por primera vez en mi vida a Kierkegaard o Nietzsche. Bastaba con que en el colegio me lo hubieran explicado con caballeros Jedis o Sith”.

Barney: este año toca Mundial de fútbol, y como no podía ser de otra manera, hay que volver al clásico Mortadelo y Filemón, del siempre genial Ibáñez. Grande entre los grandes.

Josean: “confío en seguir indignándome ante lo que veo, y por supuesto, trataré de entender quién mueve los hilos, quién dirige nuestros pasos de modo tan absurdo”.

Lester: “a mí me toca leer libros de amigos, todos los años lo hago con un par de ellos, y un año más, me propongo intentarlo de nuevo con El Quijote”.

Aprovecho para dejar aquí la lista de “100 libros que deberías leer antes de morir” que la amiga Beilegs me envió recientemente. De la lista llevo 22, alguno infumable como la Trilogía de Nueva York, de Paul Auster, y dos más que sé que nunca acabaré: La Regenta y el Ulises de Joyce. La vida es corta, como dice el último cartel que mi hija ha colocado en casa.

En lo que coinciden los cuatro amiguetes de este blog es en que hay que leer más, mucho más de lo que lo hacemos, y para eso, para sacar tiempo, debemos desengancharnos de las pantallas de los móviles de los coj… Ese será el gran objetivo del año. Esas mismas pantallas que hacen que las generaciones jóvenes cada vez lean menos, pero algo más sorprendente, ¡que tengan menos interés por el sexo! Si cuando yo digo que los móviles nos están volviendo gilipollas…

Feliz año a todos, amigos lectores, espero que sigáis ahí un año más, al otro lado, leyendo, compartiendo, comentando,… y que si alguno de los Lennon o McCartneys de este blog se independiza, que le sigáis igualmente. ¡Un abrazo!

¿Qué pasó con la tasa Tobin?, por Josean

Tasa-Tobin

Pues que se la cepillaron, la redujeron, la ridiculizaron y le quitaron todo el sentido que tenía para enterrarla de modo casi definitivo en el mismo olvido que la tasa Tobin original.

La tasa Tobin era una propuesta del economista estadounidense James Tobin a principios de los setenta para gravar las operaciones de divisas con un porcentaje pequeño, entre el 0,1 y el 0,5 por ciento del volumen de la transacción, pero suficiente para desalentar los movimientos especulativos. Con el importe recaudado se pretendían cubrir necesidades básicas de la población, principal víctima en la mayoría de las ocasiones de la especulación financiera. La tasa Robin Hood, como la denominaron, una lástima no haberla visto.

La propuesta no venía de un don nadie, sino de un economista de reconocido prestigio, galardonado con el Premio Nobel de Economía en 1981. La idea fue criticada, atacada y vilipendiada desde numerosos sectores, hasta el punto de que su propio autor terminó renegando de ella.

Con la nueva crisis que se inicia en 2008 (de la que no terminamos de salir, por mucho que nos vendan otra cosa), se vuelve a hablar de la posible implantación de dicha tasa, si bien en esta ocasión, en forma de impuesto a las transacciones financieras especulativas. En ese contexto de burbuja de deuda inflada por especuladores y sostenida por mangantes en la que participaron bancos, fondos de inversión, agencias de rating, autoridades reguladoras y medios de comunicación, nada tenía más sentido que su implantación. Sobre todo, una vez que se vio que las consecuencias de la crisis las pagaba principalmente la población.

TASA-TOBIN2

La tasa Tobin de la que se habló al principio de la crisis no es, como dice Carlos Rodríguez Braun, ni una tasa, ni es de Tobin, ni se aplica a los movimientos de compraventa de divisas. La idea fue recogida y transformada por el periodista español afincado en Francia Ignacio Ramonet, en un editorial publicado en Le Monde Diplomatique en diciembre de 1997:

“Se trata de gravar, de forma módica, todas las transacciones sobre los mercados de cambios para estabilizarlos y al mismo tiempo para procurar ingresos a la comunidad internacional. Con un nivel del 0,1%, la tasa Tobin lograría anualmente unos 166 mil millones de dólares, dos veces más que la suma anual necesaria para erradicar la pobreza extremada de aquí al comienzo del próximo siglo.
Numerosos expertos han señalado que la puesta en práctica de esta tasa no presentaría ninguna dificultad técnica.” 

Proponía a continuación la creación de una asociación que tuviera como objetivo la implantación de dicha tasa a nivel global:

¿Por qué no crear (a escala planetaria) la Organización No Gubernamental Acción por una Tasa Tobin de ayuda a los ciudadanos (ATTAC)?

Finalmente en 1998 se creó ATTAC como Asociación por la Tasación de las Transacciones Financieras Internacionales y por la Acción Ciudadana. Supongo que serían tachados de “rojos peligrosos, reaccionarios, utópicos soñadores de un mundo proteccionista y una economía intervenida”. TASA-TOBIN3.jpg

A mediados de esta larga crisis, entre 2010 y 2012, recopilé una serie de artículos sobre las causas, sus consecuencias y la fallida implantación de un impuesto sobre las transacciones financieras. Como no podía ser de otro modo en economía, todo está relacionado.

El crecimiento del mercado de “humo” (derivados, CDS, futuros, bonos basura,…) se vio favorecido por la mejora de los sistemas informáticos, que permitían cerrar operaciones con una velocidad inusitada. La economía ficticia de los mercados financieros se alejaba cada día más de las magnitudes en las que se situaba la economía real. Cerca del sesenta por ciento de las operaciones financieras eran cerradas por máquinas, sin más intervención humana que la programación de las mismas. Los temibles HFT, high frequency traders. Operadores virtuales sin control cerrando operaciones en segundos y jugando con márgenes mínimos, incluso el segundo decimal. Titular de mayo de 2010: Las máquinas se apoderan de Wall Street y provocan el pánico en el mercado.

El factor humano no paliaba el problema. Al fin y al cabo, los HFT son programados por el hombre, pero además, los brókers de cualquier parte del mundo eran animados con suculentos bonus de sus respectivas empresas para lanzarse a engordar ese mercado. Sin importar los riesgos que asumieran. El juicio de Jerome Kerviel, el bróker de 27 años que dejó un agujero de 4.900 millones de euros en Societe Generale, destapó un buen ejemplo. El banco ya había sido condenado en 2008 por la ausencia de control interno, pero como dijo Kerviel en el juicio, sus superiores les animaban a cerrar todas las operaciones diarias que pudieran, con unos objetivos difíciles de cumplir y sin control de riesgo alguno, hasta el punto de que este “chaval” que no había cumplido la treintena llegó a mover algunos días volúmenes superiores a la propia valoración bursátil del banco.

ajustes

El sistema colapsó y empezaron a cerrar empresas, subió el paro, la gente perdió sus ahorros, se redujeron los presupuestos de los distintos gobiernos para sanidad, educación y pensiones, se bajaron los salarios y se propusieron todas esas medidas “mágicas” y atroces para salir de esta crisis, y fue entonces cuando algunos economistas rescataron la tasa Tobin o la necesidad de implantar un impuesto a las transacciones financieras (ITF). La Comisión Europea planteó una propuesta de estudio en septiembre de 2011, con un calendario que llevaría a adaptar la legislación de los distintos países a finales de 2013 para que pudiera entrar en vigor en 2015. (Informe del Banco de España).

Para que nos hagamos una idea de las cifras que se podrían haber obtenido con la tasa Tobin a principios de los setenta, la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo calculó la misma en 720.000 millones de dólares. Con el diez por ciento de ese importe, según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, se proporcionaría asistencia sanitaria y agua potable a todos los habitantes del planeta, y se reducirían de modo drástico los problemas de malnutrición.

Con un ITF mínimo, del 0,1% sobre la compra y venta de acciones y bonos, y otro ¡0,01%! sobre los derivados, se estima que los distintos países de la Unión Europea recaudarían entre 30 y 35.000 millones de euros, unos 5.000 para España. Hubiera llovido menos en algunos hogares.

El lobby financiero se lanzó a degüello para tumbar cualquier propuesta en este sentido (Lobbying to kill off Robin Hood, marzo de 2012). La tasa Tobin no es la solución, como leí en su momento en este artículo de enero de 2012, en el que solo opinaban expertos del sector bancario. Algunos argumentos que se dieron y se siguen dando a día de hoy resultan irrisorios, como las razones técnicas. Si a los mismos bancos se les propusiera implantar una comisión del 0,1 por ciento para cualquier operación tardarían nanosegundos en ponerla en funcionamiento. Desaparecerían las “dificultades de control” del impuesto de inmediato.

Por el contrario, el catedrático de Economía Aplicada, Carlos Berzosa, veía el ITF como vital para la salida de la crisis (enero de 2012) y desmontaba los argumentos de la banca en su contra (Audio muy recomendable). El único argumento que resulta válido es que debe implantarse en todos los mercados, fundamental en una economía global y con movimiento de capitales por todo el planeta en cuestión de segundos. De nada vale que solo diez países de la Unión Europea se planteen su implantación (por supuesto, Reino Unido y Luxemburgo se opusieron desde el primer día).

ecofin

La realidad es que, como en el casino, la banca siempre gana y la tasa Tobin, o el ITF, está a punto de morir. En febrero de este mismo año, la Comisión Europea planteó aplazar una vez más su estudio hasta concluir la negociación del Brexit y las elecciones en Alemania y Francia. Seis años más tarde no se ha avanzado prácticamente nada. Como dijo el ministro de Economía, Luis de Guindos (con el que creo que coincido por primera y única vez): “España respalda totalmente la propuesta, pero al final lo importante es la voluntad política y, si no la hay, no podemos seguir debatiendo el proyecto eternamente”.

La mal llamada tasa Tobin, el ITF, se saca del baúl en momentos de crisis, pero no termina nunca de arrancar por las dificultades que encuentra en su camino, y ahora que estamos más cerca de salir de esta recesión, la gran banca ha puesto el martillo y los clavos en manos de nuestros representantes en los distintos organismos para que la devuelvan de nuevo al baúl y le claven bien fuerte la tapa.

Cara Josean

 

 

 

 

 

Vacaciones en entredicho, por Josean

Con la crisis o debido a las consecuencias de la misma, los trabajadores hemos llegado a dar por buenas algunas medidas que nos hubieran parecido impensables hace apenas una década. Hemos aceptado que los sueldos no se incrementen, incluso los infrasueldos, hemos asumido que difícilmente nos va a llegar para una pensión digna el día de mañana, que no será a los 65 palos, nos han convencido (o pretendido) de que era positivo que se abaratara el despido o acabar con la negociación colectiva, y por supuesto, si alguno creyó en la implantación de la jornada de 35 horas, podemos darla por enterrada. Sigue leyendo

Una mirada financiera al Madrid-Juve (II), por Josean

El fútbol cada vez tiene menos de ocio y más de negocio, como vimos en la primera parte. Y donde hay negocio, donde se mueve el dinero, hay corrupción. Lo curioso es que el fanatismo de los aficionados hace que en el caso del fútbol toleren determinadas conductas que no admiten en otros órdenes de la vida, como la política o el mundo empresarial. Nos encontramos de ese modo a seguidores que aplauden la visita a los juzgados de condenados por delitos fiscales, o que discuten sobre si en un palco se hacen más negocios que en el otro, en función de sus colores. Sigue leyendo

Una mirada financiera al Madrid-Juve (I), por Josean

Afortunadamente, el deporte es solo deporte, y lo que sucede en el terreno de juego no está sujeto a la lógica matemática, mucho menos a la financiera, sino que depende de la calidad, del trabajo, del destello de las figuras, del azar o de la estrategia. Y a veces del arbitraje, desgraciadamente. Si los resultados de fútbol dependieran únicamente del poderío económico, ni siquiera sería necesario jugar los partidos. No habría posibles “rebeliones de los modestos”.

El análisis futbolero se lo dejo al amiguete Barney, que seguro que tiene una visión “imparcial” del próximo Madrid-Juve como las que acostumbra a dejar en este blog, pero yo me voy a limitar a dar un repaso a las finanzas de ambos clubes, de la propia UEFA y de su torneo estrella, la Champions. Y por supuesto, no podré dejar al margen a sus dirigentes. Intentaré ser aséptico (no sé si lo conseguiré, porque el color blanco me tira) para dejar la visión ultra madridista al forofo Barney. Sigue leyendo

La morrosidad nacional (II): las propuestas, por Josean

Morosidad: ciudad sin ley

Como comentaba en la primera parte y una vez salvada la duda creada sobre el pacto en contrario, la Ley era clara: las administraciones públicas debían pagar sus facturas en un plazo de 30 días (60 en la práctica con la trampa introducida en la aprobación), mientras que las empresas debían hacerlo a 60 desde la fecha de factura. En caso de no hacerlo, Sigue leyendo