Despropósitos de Año Nuevo

 

WhatsApp Image 2020-01-07 at 21.29.01

Año nuevo, vida nueva. Y costumbres antiguas, como dar la brasa desde este blog, o púlpito virtual, o como quieran considerarlo. Arrancamos con fuerza, con la misma con la que finalizamos 2019, con la publicación del libro Aguafiestas, editado por Lester y escrito a varias manos, y con la elección del artículo de Barney como el mejor del año por los lectores de La Galerna.

Ha sido un año fructífero, con una notable producción de 62 artículos propios, otros 3 fruto de colaboraciones (Mabú, Sara y R. San Telmo) y 13 más publicados en otros medios (LaGalerna, El Asterisco, Planeta Fútbol y Pilaristas). El blog está al borde de los 400 artículos desde sus inicios, lo cual celebraremos… pues escribiendo. Aquí va el resumen de la amplia cosecha de 2019, incluyendo el corte del programa de El Radio de Richard Dees dedicando un elogioso comentario al artículo de Barney sobre La neolengua de Orwell y el mundo del fútbol español:

El cambio de calendario no debería significar nada, o al menos nada más que un paso de hoja de diciembre a enero. Sin embargo, quien más y quien menos, solemos utilizar esa barrera invisible del cambio de año para recapitular sobre lo conseguido o sobre lo que no se ha hecho bien, y para plantear nuevos objetivos que en muchos casos se habrán olvidado antes de que acabe enero. Los típicos propósitos de inicio de año que aparecen en todas las listas son los de dejar de fumar, dejar de beber, perder peso, comer sano o comer más fruta y verdura, ir al gimnasio o hacer deporte, aprender inglés, leer más, pasar más tiempo con la familia y amigos, desconectar de las redes sociales, ser puntual, olvidar las ganas de reventarle la cabeza a alguno en el trabajo,…

WhatsApp Image 2020-01-07 at 21.29.01 (1)

En este primer post del año vamos a jugar a todo lo contrario, a darle la vuelta a esos propósitos y proponernos hacer lo contrario:

Barney.- Mi objetivo será leer menos. Sí, así de claro lo digo, dejaré de leer prensa deportiva porque veo que buena parte de mis posts (por desgracia los más exitosos) se han dedicado a desmentir las falacias de la misma. Qué pena, trataré de disfrutar del deporte en sí, si es que logro hacerlo. Es año olímpico y con Eurocopa, así que podré centrarme en cosas que no sean exclusivamente el tinglado que tienen montado en LaLiga española. Ah, y como me han dicho algunos amigos del Atleti y alguno que aún me queda del Barça, este año dejaré de fumar… las sustancias alucinógenas que se supone que me fumo antes de escribir.

Lester.- El objetivo no es ir al gimnasio, sino salir de él, ir menos, correr en la calle, en los parques o en mi zona, respirando aire “puro”, el Forrest Gump de Las Rozas. Aquí ya expliqué el tipo de fauna que te encuentras en uno de estos sitios, pero la razón de ir menos al gimnasio es otra: este año alcanzaré los 50 palos, y como dije hace poco, esto de correr es una carrera contra el tiempo y el envejecimiento, así que me planteo, o bien lanzarme al triatlón, o bien correr dos maratones este año: uno para disfrutar y otro para hacer buena marca. Cracovia en abril y Valencia en diciembre, por ejemplo. O Madrid en abril, donde todo empezó, donde alcanzaré la mayoría de edad maratoniana, y alguna ciudad chula en el extranjero en octubre o noviembre. Los 50 me van a obligar a pasar una revisión a fondo, no sé si es la de los 100.000 kilómetros o en mi caso la de los 300.000, pero está en los objetivos hacer algo más que “chapa y pintura”.

Travis.- Me gustaría aprender inglés, mejorarlo, aunque con un objetivo distinto al de la mayoría: poder disfrutar del cine en versión original. Ya conseguí entender bastante bien incluso a Al Pacino en El irlandés. Pero ese sería el propósito, pese a la tímida defensa que hice del doblaje, y el despropósito será conectarme más a las redes sociales. Soy el único que no ha conseguido colocar un artículo entre los diez más leídos del año, así que me toca ganar peso, aunque sea metafóricamente hablando. Aquí en este blog triunfan las polémicas sobre fútbol o política, y las historias cercanas de los voluntariados o las crónicas maratonianas de Lester, y no tanto el cine, así que me propongo decir que sí a algunas de las colaboraciones o ideas que me surgieron hace un tiempo, de gente especializada, pero con su público. Informaré debidamente, como siempre. Como segundo despropósito del año me planteo no ser puntual, quiero decir, no serlo con los estrenos de cine, que para eso ya hay especialistas y mis amigos me dicen a veces que no me leen porque no han visto la película, y pasados tres meses me dicen que no me leen porque ya han leído demasiado. Panda de cabr…

Josean.- Me gustaría desconectar de las redes sociales, porque se está quedando un panorama desolador. Hace unos días era trending topic la posible tercera guerra mundial con los enfrentamientos Estados Unidos-Irán y enseguida aparecieron algunos diciendo: “esperad, que primero nos toca montar nuestra guerra civil.” Que no nos falte el sentido del humor, aunque veo que las opiniones están cada vez más polarizadas y enfrentadas, una pena. Pero el despropósito planteado tendrá que ser otro: no será el de comer sano o beber menos, sino el contrario, me explico. Voy a tratar de recuperar esas comidas o cenas con grupos de amigos, con gente que siempre está/estamos “muy liados”, porque antes eran cada dos meses, luego cada tres, ¡a veces pasan hasta seis sin vernos! Mucho mandar el anuncio de Rúa Vieja y luego no hay manera de quedar con la peña. El caso es que en esas comidas se bebe siempre más de la cuenta y se relaja uno en sus hábitos alimenticios, pero siendo algo puntual, merecerá la pena. Va a ser un año muy movido, estresante incluso por la tensión generada, así que mejor estar cerca de los amigos y la familia. Y aunque discrepemos muchas veces en las opiniones, deberíamos centrarnos mucho más en lo que nos une que en lo que nos separa.

Dejo ya para los amantes de las estadísticas (entre los cuales me incluyo) los 10 artículos más leídos en 2019:

  1. El autoproclamado “mejor periodismo deportivo del mundo”. Barney.
  2. Rebelión en la granja podemita. Josean.
  3. La Liga se transforma en La Lliga. Barney.
  4. La manipulación del relato. Barney.
  5. Otra gota de agua. Lester.
  6. PreVARicar. Barney.
  7. La “kulé borroka” recibe premio. Barney.
  8. Agua o fútbol. Lester.
  9. El once más aterrador de la historia del fútbol. Barney.
  10. San Petersburgo (II): el desenlace del maratón y alguna lección de historia. Lester.

Muchas gracias por seguir ahí un año más.

Diapositiva2

Bale sodomiza periodistas, por Barney

Gareth Bale golf

Puede sonar fuerte, pero así es, el galés Gareth Bale ha sodomizado al ochenta por ciento de los periodistas deportivos españoles y se ha acostado con las mujeres del veinte por ciento restante. Además, desayuna cada día pastel de carne picada realizada con los restos de los hijos de esos mismos periodistas y acosa de modo inmisericorde a la puerta de los colegios a los que han escapado con vida a sus instintos antropófagos.

Evidentemente, todo lo que estoy diciendo es falso, pero me he limitado a usar su misma estrategia, una patraña tras un titular clickbait de manual porque, ¿acaso importa la verdad cuando hablamos de periodistas deportivos? Les vemos mentir a diario impunemente y sin consecuencias, así que no veo por qué no iba a hacerlo yo sobre ellos. Lo que ocurre en España con Gareth Bale es digno de estudio en las escuelas de Periodismo, un máster exclusivo que podría titularse El uso de la manipulación y las mentiras repetidas para crear una realidad paralela.

Lo sorprendente es que a esta persecución no escapa casi ningún medio. La semana pasada sin ir más lejos, la Televisión Española, ¡la pública, la de todos!, o Culevisión Española desde que tiene el centro de emisión de deportes en Sant Cugat, dio dos noticias que uno se pregunta si merecen salir en un telediario:

  • Sobre unas supuestas declaraciones de Bale a un medio inglés, subtitulaban: “En el Bernabéu sí que saben pitar”.
  • Tras la victoria del sábado frente al Espanyol, casi tanto tiempo como el propio partido lo ocupó “Gareth Bale se marcha del Bernabéu 10 minutos antes de acabar el partido”.

¿De verdad no había noticias más destacables, otros partidos de primera, la victoria de la selección femenina de balonmano, la Euroliga de baloncesto, la NBA, Carolina Marín y su nueva victoria? ¿De verdad es importante saber que Bale hizo algo que está autorizado por el club que le paga y que han hecho cientos de jugadores desde el inicio de los tiempos, como reconoció el propio Zidane en rueda de prensa? Respecto a la entrevista al medio inglés me fui como siempre a la fuente, porque no me fío desde hace años de la mierda de periodismo y traducciones interesadas que se hacen aquí. ¿De verdad estando las cosas tan calientes con una parte de la afición Bale había dicho que en el Bernabéu le pitan porque sí o porque es un público que solo sabe hacer eso?

Gareth Bale chilena Kiev

Marca dio la noticia con su correspondiente versión manipulada: “He aprendido a manejar los pitos, ahora cuando pasa me encojo de hombros”. Vamos, daban a entender que el Madrid se la suda, que un artículo se hace con una frase e inventando el resto, o seleccionando la frase ambigua y reinterpretándola. Esta es una transcripción de sus palabras:

“The first time it happened, it was a bit of a shock. I didn’t really know how to deal with it but, as I’ve got older and it’s happened one or two more times, you understand how to deal with it. Now, I just shrug it off. In a way, it’s a kind of respect to show that the best players get whistled if they don’t perform, which I understand. I just have to keep working hard, keep proving again to the fans what I can do and eventually the whistles do stop and you get on with your career like normal”.

“La primera vez que ocurrió (los pitos) fue un poco shock. Realmente no sabía cómo manejarlo, pero a medida que cumples años, y te pasa una o dos veces más, entiendes cómo manejarlo. Ahora solo me encojo de hombros. De algún modo hay un cierto respeto al mostrar que los mejores jugadores son pitados si no tienen una buena actuación, lo comprendo. Yo solo tengo que seguir trabajando duro, seguir demostrando a los aficionados lo que puedo hacer y eventualmente los pitos pararán y tú puedes seguir con tu carrera de modo normal”. Creo que no hay nada escandaloso, no ya como para que todos los medios se hagan eco de estas declaraciones, sino para que esto no sea ni noticia.

Lo que ocurre es que la prensa deportiva ha iniciado hace años una deriva insoportable hacia lo rosa, el cotilleo y el Sálvame, y el rigor que muestran los (supuestos) periodistas más escuchados o leídos es mínimo. Otra de las noticias recientes ha sido la cena de Navidad de la plantilla del Real Madrid. Marca se apresuró a decir en su portada (tras el chiste habitual del “En ese orden”) que a la cena “no faltó ni Bale”, dando por hecho como escribía en el interior que, puesto que llevan años contándonos que no se integra con el resto de la plantilla, no había ido nunca.

Marca 0512

Cena de Navidad

El Mundo, al que tenía por un periódico más serio, también cayó en el mismo error, dando por hecho que fue un error sin mala intención, lo cual no me creo en absoluto:

WhatsApp Image 2019-12-06 at 00.33.16

Con la falta de rigor que les caracteriza, la Cope y la SER dijeron en antena que era la primera vez en siete años en la plantilla del Madrid que Bale acudía a esta cena de Navidad, como gesto de reconciliación con el resto de sus compañeros. Creo que no escucho un programa de estos desde principios de los noventa, pero El Radio de Richard Dees puso los cortes de las barbaridades que se dijeron en esos programas (programa número 1738: enlace) y de las películas que se montaron posteriormente: “es la primera vez que va a la cena de Navidad porque nunca se ha integrado con sus compañeros”,  falta de compromiso, desapego, que sigue sin hablar español, que solo piensa en el golf,…

No van a dejar que la realidad les desmonte la película que se han montado, pero el caso es que en apenas dos minutos en Google puedes encontrar fotos como esta, de la cena de 2016, y el tipo de la izquierda se parece sospechosamente al galés:

WhatsApp Image 2019-12-06 at 00.20.42

Algunos aficionados (no periodistas, no profesionales) fueron más allá y publicaron enlaces a los vídeos de las siete cenas de Navidad desde que Bale está en la plantilla del Madrid y en todas ellas estaba el bueno de Gareth:

Vídeos Cena de Navidad

Y así con todo. El ridículo de la prensa deportiva española llega a tal nivel que en Gales se ríen abiertamente de sus mentiras. El viernes antes del partido de la selección galesa frente a Azerbaiján me tragué los diez minutos de comparecencia del jugador en rueda de prensa. En ella se ríe de los comentarios de Mijatovic, seguidos por otros medios, según los cuales Bale solo piensa en Gales, golf y el Madrid, en este orden. Bale se ríe y hace una broma acerca de aquella portada del As que titulan de manera vomitiva: Triple bogey. Bale se ríe abiertamente y dice “ponedme un albatros, no he hecho un triple bogey en mi vida”. Los periodistas galeses se descojonan abiertamente. Una de las mejores cosas que tiene Internet es la posibilidad de acceder a casi toda la información de primera mano, sin manipulación:

A partir de esta rueda de prensa y hasta la clasificación de Gales cuatro días después, los aficionados de ese país comienzan con el cántico de coña que luego plasman en la famosa bandera:

WhatsApp Image 2019-11-20 at 00.11.10

Se estaban descojonando del As y el Marca abiertamente, de Mijatovic, de Castaña, Carroña, Miró y no vio, y el largo etcétera de chusma periogolfística nacional. ¿Cuál fue la respuesta de los medios? Darle la vuelta y decir que Bale se mofaba del Madrid, que “troleaba al Madrid”:

Si esto no es una persecución, que me explique alguien qué coño es esto de dar tanta relevancia a un jugador de una selección como Gales, un jugador que solo ha sido decisivo en las cuatro Champions que ha ganado el Real Madrid en sus años de permanencia en el club. Una de las teorías que he escuchado es que su problema es que no da entrevistas a los medios españoles porque no habla nuestro idioma. ¡Coño, otra falacia! A no ser que se le haya olvidado en estos últimos cuatro años, que todo es muy fácil de contrastar:

Entonces, ¿por qué esta persecución? “¡Ejke se lesiona mucho!”, dicen otros. Pues eso es una desgracia para un futbolista, algo que debería provocar lástima o que nos compadeciéramos de su desgracia, y no que llevara al odio a aficionados o periodistas. De todos modos, hasta el modo de tratar las lesiones de Bale por la prensa es cuestionable. Esta temporada lleva 2 lesiones y 39 días de baja. Parecen muchos, ¿no? Sobre todo cuando la prensa lo recuerda a diario. Pero es que Marcelo ya ha tenido 4 lesiones y 52 días de baja, Modric 3 y 47, Lucas Vázquez 2 y 44, Hazard 2 y 40, más los que le quedan, Brahim 2 y 93, James 4 y 72. Menos mal que tenemos a ese portento físico que es Mendy: 2 lesiones y 65 días de baja.

Cuando ya se decía que se lesionaba mucho, en las primeras tres o cuatro temporadas había dos compañeros de plantilla que se habían perdido muchos más partidos que el galés, ¿alguno lo adivina? Seguro que no, porque la prensa no ha hablado lo mismo de ellos. Son Varane y Carvajal.

Aquí están los datos actuales de Gareth Bale: 19 lesiones, 371 días de baja y 75 partidos perdidos. Una pena.

Lesiones Gareth Bale

Varane: 16 lesiones, 421 días de baja y 63 partidos perdidos.

Carvajal: 15 lesiones, 388 días de baja y 61 partidos perdidos.

“Pero ejke Bale costó una pasta”. Sí, y Hazard, y James: 23 lesiones, 408 días de baja y 63 partidos perdidos. ¿Y Dembelé? ¿Acaso se ha cebado la prensa con él, con su falta de profesionalidad o con la desgracia de acumular en dos temporadas y un tercio de la actual hasta 8 lesiones, 334 días de baja y 58 partidos perdidos? ¡Que Bale lleva cinco años más y los números son similares! ¡Y costó mucho menos que el francés!

Y si lo que preocupa al madridista medio es el coste del jugador, unido al número de lesiones, de verdad que no entiendo el grado de excitación por un tipo mucho más caro, mucho peor profesional y con muchas más lesiones en sus piernas, aparte de las varias gilipolleces que hace cada año en forma de fiestas y expulsiones: el brasileño Neymar Jr.

Lesiones Neymar

24 lesiones, 506 días de baja y 87 partidos perdidos. Recordemos que gana unos 35 millones de euros al año. Gareth Bale ni la mitad. “Ejke es el jugador mejor pagado de la plantilla”. Pues según Florentino Pérez el jugador mejor pagado de la plantilla es el capitán Sergio Ramos, pero ¡qué va a saber el presidente del club si la credibilidad la tienen los periodistas!

“¡Ejke Bale pidió irse del club tras la final de Kiev!”, tampoco es cierto. El que lo pidió fue Cristiano Ronaldo, trajo la pasta y se largó. Bale pidió minutos en el equipo, nada más, y que si no jugaba más se plantearía salir, y el tío lo dijo después de meter dos goles en una final de Champions. El que sí pidió irse a China y además gratis fue Sergio Ramos, pero el presi le hizo recular de inmediato.

Así con todo, llevan años dándole a Bale porque fue un empeño personal de Florentino Pérez, lo mismo que este año empezaron con Hazard o el pasado con Courtois. Unos años atrás publicaron diversas estadísticas comparando a Benzema con Morata para demandar la titularidad de este. ¡Morata!, algo tendría que ver su padre en las campañas, Alfonso Morata, antiguo director comercial de la Ser y la Cope. Recuerdo también los inicios de Cristiano cuando publicaron una serie de artículos para tratar de justificar que el Madrid jugaba mejor sin el portugués. La pena es que consiguen calar en parte del público que va al Bernabéu.

WhatsApp Image 2019-12-02 at 00.07.05

Su objetivo es atacar al Madrid y sobre todo a Florentino Pérez, a saco y sin disimulo. El periogolfismo es la leche, y sus miembros son manipuladores, tendenciosos y lo peor de todo para el gremio: ¡MENTIROSOS!

 

El once más aterrador de la historia del fútbol, según Barney

Vinnie Jones Gascoigne

Desde hace tiempo quería elaborar mi propia alineación de los jugadores más sucios, malencarados o desagradables que he visto sobre un terreno de juego, gentuza a la que eso del fair-play ni les suena, ni les interesa, ni les preocupa lo más mínimo. Tipos que si perpetraran sus agresiones en la calle irían directamente al calabozo, pero a los que se les perdonan al cometerlas sobre un terreno de juego. Así que este Halloween me ha parecido una excusa tan válida como cualquier otra para lanzarme.

Allá van, y se aceptan sugerencias, como no podía ser de otro modo en este foro tan abierto y poco tendencioso.

Portero

Harald Schumacher: para la historia quedará su entrada al francés Battiston en las semifinales del Mundial de España en 1982. Pero lo peor no es que estuviera a punto de dejar sin dientes al galo y que lo mandara directo al hospital, sino su reacción posterior: ni se acercó a interesarse por el jugador que yacía sobre el césped, se fue a por el balón, lo puso en el área pequeña para sacar y con la mano hizo el gesto de que se levantara su rival mientras se lo llevaban en camilla. Ni tarjeta amarilla.

Defensas

Marco Materazzi: el fútbol está repleto de héroes y villanos, tiene estas cosas que lo convierten en una metáfora de la vida misma. En la final del Mundial de Alemania 2006 solo se marcaron dos goles: el del héroe del toque exquisito, Zinedine Zidane, y el del rudo central italiano, Marco Materazzi. Sin embargo, el artista no fue capaz de vencer las provocaciones del camorrista del Inter y terminó agrediéndolo durante la prórroga. Algunos vídeos de Materazzi son escalofriantes, como este de sus hazañas en el scudetto italiano, que me ayudaron a entender lo gran futbolista que era el ucraniano Shevchenko, capaz de triunfar pese a enfrentarse a agresiones impunes como las del vídeo.

Javi Navarro: el uso de la violencia extrema a la que nos tenía acostumbrados junto a su pareja de baile, Pablo Alfaro, pudo costar una desgracia en un terreno de juego, como cuando le regaló un codazo en la garganta al venezolano Arango. El jugador del Mallorca terminó en el suelo con convulsiones y temimos lo peor. Digno heredero de la mejor tradición sevillista (Prieto, Del Campo, Martagón, Diego, Simeone), Javi Navarro era futbolista como podía ser matón de discoteca o dar palizas a sueldo, en su mirada no se atisbaba un ápice de piedad.

Andoni Goikoetxea: de aspecto inconfundible, siempre tuvo cara de malo de película, como Robert Davi, gracias a su nariz de boxeador sonado tras la cual se escondía una mirada pérfida.

Su mala leche era proverbial, conocida en todos los campos de la primera división española. Se hizo “grande” con Clemente, otro odiador profesional de todo lo que significara calidad técnica. En su currículum de grandes hazañas, las gravísimas lesiones a Schuster y Maradona, una bochornosa colección. Su carrera profesional solo podía mejorar de un modo: yendo al Atlético de Madrid junto a Arteche y Tomás Reñones. A día de hoy me sigue doliendo ver la entrada con la que mandó a Maradona al dique seco durante varios meses:

Terry Butcher: ¿qué otra cosa puedes ser en la vida si te apellidas “carnicero”? Como “Slaughter” en el Madrid, “matanza” o “Sacrificio”. El central inglés poseía un apellido contundente, tanto como su manera de actuar en el campo, ruda, expeditiva, llevándose por delante lo que fuera, al rival o a sus propios compañeros. Para el recuerdo, su imagen bañado en sangre tras jugar los noventa minutos contra Suecia en un partido de clasificación para el Mundial de 1990, más propia de una película gore.

Centrocampistas

Vinnie Jones: en España le conocemos sobre todo por la foto agarrando sus partes a Paul Gascoigne, pero su colección de vídeos es terrorífica, repleta de entradas criminales, como la tarjeta a los cuatro segundos. Se ve tan claro que le va a segar las piernas al rival que saca de centro que es una declaración de principios (o de guerra) en toda regla. Terminó como no podía ser de otro modo: haciendo de matón en pelis americanas.

Graeme Souness: cómo sería el escocés que en una votación en Reino Unido terminó por delante de Vinnie Jones y del siguiente de esta lista, Roy Keane. Perteneció a dos de los equipos favoritos de algunos de los que seguíamos el fútbol a finales de los setenta y principios de los ochenta: el Liverpool de las tres Copas de Europa y la cervecera selección escocesa que visitó España en el 82. Era un buen jugador con el balón en los pies, pero no conocía la palabra clemencia cuando lo llevaba el rival. Sus entradas a los tobillos o incluso por encima, y a destiempo, eran míticas. Lesionó de gravedad al escocés McCluskey, al rumano Rotariu y al islandés Siggi Jonsson.

Graeme Souness

Roy Keane: hubo un momento en que se rumoreó que podía recalar en un Madrid necesitado de músculo y dureza en el centro del campo tras la salida de Makelele. Keane tenía 34 años y me pareció uno de los rumores más estrafalarios que he escuchado nunca. El centrocampista del Manchester reconoció en un libro (Keane, 2002) que sabía que era un jugador violento, que no pensaba mucho sus entradas sobre el campo antes de hacerlas, simplemente las hacía, se llevara por delante la tibia rival, el tobillo o lo que fuera. En su libro reconoció haber lesionado intencionadamente al noruego Haaland, que tuvo que ser operado tres veces tras la entrada criminal y se tuvo que retirar del fútbol de manera definitiva. Lo peor es que la entrada no fue fortuita, sino madurada. Keane se lesionó de gravedad unos años antes en una jugada con el mismo Haaland, tras una entrada fallida del propio Keane. No le sentó nada bien que estando en el suelo dolido, el noruego se encarara con él, así que durante los meses de recuperación tramó su venganza que se consumó en esta terrible jugada. Ambos momentos están en este vídeo:

Mark Van Bommel: cómo sería este tío que deja fuera de la lista a Albelda o Gennaro Gattuso. Tiene una carrera sorprendente en los principales equipos de todas las ligas europeas (PSV Eindhoven, Barcelona, Bayern de Múnich, Milán), uno de esos tipos apreciados por los entrenadores porque aportaban peso en el centro del campo, no exento de toque holandés, y sobre todo incomodidad para los rivales. Si andaba cerca, ya sabías que te ibas a llevar un regalito. Que acabara los 120 minutos de la final de Sudáfrica es otra anomalía más de aquel arbitraje, tanto como la patada de DeJong al pecho de Xabi Alonso. Le dejó un recadito a Andrés Iniesta en el tobillo que logró que este se revolviera como pocas veces en su carrera. Nos pudo costar un disgusto y quedarnos sin el autor del gol de nuestras vidas antes de tiempo, mientras el guarrísimo jugador holandés seguía en cancha.

Delanteros

Eric Cantona: jugador tan genial como imprevisible para su entrenador, tan capaz de maravillosas vaselinas como de agresiones salvajes con los tacos, los codos o cualquier miembro que pueda ser usado de modo contundente. Para el recuerdo, su patada de kárate a un aficionado del Crystal Palace. En realidad, doble patada e intento de puñetazo. La cara de Alex Ferguson era un poema, yo creo que siempre mascaba chicle para que no se le leyera lo que decía.

Luis Suárez: tengo amigos que desde hace años me decían que la Liga española estaba sospechosamente preparada y amañada, que había un doble rasero en los arbitrajes y yo me negaba a creerlo. Hasta que he visto durante cinco temporadas seguidas a Luis Suárez en acción saliendo impune de sus múltiples agresiones y entonces lo he comprendido: por supuesto que sí, que hay un acuerdo F.C. Barcelona-Liga española por el cual no se puede expulsar a Luis Suárez haga lo que haga, ya sea dar codazos en la nuca a defensas rivales, dejar los tacos a cualquiera que pase por allí, insultar a los árbitros a centímetros de distancia o dar coces.

Luis Suárez

Nunca le han expulsado en España (una vez en Copa por doble amarilla) y eso es ya de por sí la mayor anomalía estadística en un tipejo que acumulaba casi cuarenta partidos de sanción entre Holanda e Inglaterra. Más los seis meses de sanción con la selección uruguaya por su bocado a Chiellini.

Aquí termina mi particular selección. Lo sé, habrá quien diga que no hay jugadores del Madrid en esta lista y que candidatos podíamos tener unos cuantos: Sergio Ramos, Pablo García, Pepe A.C. (antes de Casquero), Hugo Sánchez y sobre todo, Goyo Benito, pero he dejado mi particular homenaje de Halloween en este artículo en La Galerna sobre los jugadores que más miedo me ha dado ver con la camiseta blanca.

¡Os mando un terrorífico saludo a todos!

La “kulé borroka” recibe premio

 

Comunicado FCB

BARNEY, 18/10/19

El VARça-Real Madrid previsto para el próximo día 26 se aplaza. De momento sine die, pendiente de fecha, privándonos a los aficionados de uno de los mayores espectáculos que se puede ver en el mundo del fútbol. Es una victoria de las algaradas callejeras, de los radikales, que han conseguido “enmierdar” un partido que veíamos más de 600 millones de espectadores en todo el mundo. Una vergüenza que se debe a muchos factores y a numerosos actores, entre los cuales está el presidente de uno de los principales brazos propagandísticos del movimiento indepe, el F.C. Barcelona. Josep María Bartomeu y su directiva sacaron sus títulos de Derecho del cajón y criticaron duramente la sentencia del Tribunal Supremo con un escrito totalmente previsible publicado antes incluso de haber leído las 500 páginas de la misma. El aplazamiento es un triunfo de la “kulé borroka”, de la promoción de la desobediencia y la rebelión frente a una decisión judicial del Tribunal Supremo. Ya puestos en faena, animo a los dirigentes del club a que cambien desde ya el escudo de la institución:

Escudo Barça

La resolución del Comité de Competición responde a una decisión precipitada y, en palabras del Madrid, “una ocurrencia poco meditada” del nefasto presidente de La Liga, Javier Tebas, quien propuso de modo inmediato dicha medida tras la grave situación política que se vive estos días en Cataluña. ¿De verdad no se puede garantizar la seguridad del partido a diez días vista? ¿Existen informes de los Mossos d’Esquadra, la Policía Nacional o el Ministerio del Interior que avalen la decisión de Tebas? Según dijo ayer mismo el F.C. Barcelona, no hay ningún informe del Departamento de Interior de la Generalitat que indique que no se puede garantizar la seguridad del partido. Entonces, ¿Javier Tebas sabe algo que se escapa a los responsables de controlar una situación que se fue de las manos hace mucho tiempo por culpa de pirómanos como Torra, Artur Mas, Puigdemont y Bartomeu?

 

 

Busco en Google otras ligas del mundo en países con conflictos permanentes y veo que, salvo Yemen, Siria y poco más, los campeonatos se siguen disputando con aparente normalidad en Nigeria, Cisjordania, Irak, Etiopía o Venezuela. ¿Tan mal está la situación en esa “Cataluña de las sonrisas”, tan cosmopolita y abierta al mundo como la Tractoria en la que se está convirtiendo?

Los más jóvenes no recordarán lo que era el fútbol en los ochenta, en los que por desgracia nos acostumbramos a tragedias como las de Heysel, Bradford o Sheffield, o a las peleas y asesinatos de hinchas en las ligas sudamericanas. En España además teníamos la lacra de ETA amenazando tras cada gran acontecimiento, con avisos de bombas, pancartas de apoyo (¡de mierda!) en los campos de fútbol, intimidación en las gradas (recordad El Sadar y el “petardo-bomba” lanzado a Buyo) y sin embargo los partidos se disputaban. Los campeonatos se celebraban pese a todo.

Para acabar con esta lacra se aprobaron una serie de leyes con fuertes regímenes sancionadores para erradicar todo lo que pudiera promover la violencia en el deporte, y de modo especial en el que se mostraba con mayor crudeza, el fútbol. La Football Spectators Act en Inglaterra supuso un antes y un después en ese mundo convulso de hooligans y aficionados alcoholizados.

En España se aprobó la Ley del Deporte en 1990 que fue un referente en la lucha contra la violencia en el deporte, y actualmente tenemos la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. En mi modestísima opinión de aficionado madridista y no jurista, lo que se tendría que hacer con el Clásico del 26 (y lo que se debería haber hecho desde hace años) es algo a lo que están desacostumbrados los dirigentes catalanes, ya sean del Parlament o de la directiva blaugrana: aplicar la Ley. Lo repito: aplicar la Ley. Les dejo el enlace a la Ley aquí. Lamento dejarlo en esa lengua que el presidente de la Generalitat Quim Torra define como propia de “bestias con forma humana”, pero estoy seguro de que aun así serán capaces de entenderla.

Según esta Ley, art. 2, son delitos o faltas tipificadas:

b) La exhibición en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte organizados para acudir a los mismos de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que, por su contenido o por las circunstancias en las que se exhiban o utilicen de alguna forma inciten, fomenten o ayuden a la realización de comportamientos violentos o terroristas, o constituyan un acto de manifiesto desprecio a las personas participantes en el espectáculo deportivo.

e) La emisión de declaraciones o la transmisión de informaciones, con ocasión de la
próxima celebración de una competición o espectáculo deportivo, ya sea en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte públicos en los que se pueda desplazar a los recintos deportivos, en cuya virtud se amenace o incite a la violencia o a la agresión a los participantes o asistentes a dichos encuentros, así como la contribución significativa mediante tales declaraciones a la creación de un clima hostil, antideportivo o que promueva el enfrentamiento físico entre los participantes en encuentros o competiciones deportivas o entre asistentes a los mismos.

f) La facilitación de medios técnicos, económicos, materiales, informáticos o tecnológicos que den soporte a la actuación de las personas o grupos que promuevan la violencia, o que inciten, fomenten o ayuden a los comportamientos violentos o terroristas, o la creación y difusión o utilización de soportes digitales utilizados para la realización de estas actividades.

 

 

Los recintos deportivos deberían ser lugares, como explica el Preámbulo de la Ley, para el disfrute del deporte, no para manifestaciones políticas, ni para remover a las masas con temas que encienden tantas bajas pasiones como el nacionalismo. El CDR (Club Deportivo Radikal) Barcelona ha sido durante años uno de los pilares del independentismo, una de las organizaciones que ha facilitado la estructura del club para la difusión del mensaje secesionista por el mundo, y nunca se le han parado los pies, pese a que, entre sus obligaciones, están:

Ley art.3

Ley art.3B

Leo todo lo que dice la Ley y creo que han incumplido el ochenta o noventa por ciento de las obligaciones. Lo que ocurre es que hablo de un club en el que sus dirigentes y principales jugadores se siguen descojonando de lo que ocurrió en 2002 con Figo, el lanzamiento de botellas y el cochinillo. De un club que ha blanqueado siempre el apedreamiento del autobús del Real Madrid, una práctica que no es de tiempos inmemoriales. Este artículo es de 2010, por ejemplo. “Estos chicos…” son como los chicos de la gasolina de Arzallus, siempre presto y dispuesto a blanquear la imagen de los radicales.

Aquel día de la vuelta de Figo al Camp Nou no ocurrió una desgracia de milagro, pero aun hoy los culés más recalcitrantes siguen diciendo que Figo fue a provocar al tratar de realizar un acto tan ominoso como el que solía hacer en cada encuentro: sacar un córner. La sanción al club fue la que era de esperar, el cierre por dos encuentros, pero como a este club no le aplican las leyes, ya sean civiles o deportivas, la sanción quedó sin cumplir. Favor por favor, e inicio del terrible Villarato.

El “mès que un club” está haciendo estos días lo que ha hecho toda la vida: ponerse al lado de aquel del que puede sacar tajada, ya sea la Generalitat, Mediapro, LaLiga de Tebas, Villar, la UEFA o Franco. Y por alguna extraña razón hay miedo a aplicarles la ley, como el cierre del estadio, la pérdida de puntos por llegar tarde a un encuentro, la sanción por no presentarse a un partido, las prohibiciones de la UEFA de hacer política en los campos, negociar con jugadores con contrato en vigor, no ceder jugadores a la selección, poner un partido después de las 12 de la noche, cerrar el Camp Nou al público el 1-O, y tantas y tantas otras.

Esteladas

Casualmente, por primera vez en años el Madrid contaba con un día más de descanso que el Barça antes del Clásico, porque juega el martes y el Barça el miércoles. ¿Qué tendría que hacer el Madrid? Ir a jugar el partido a la hora prevista, y si se incumple la ley en lo relativo a las (putas) pancartas o a las garantías de seguridad, o apedreamiento del autobús, pedir la suspensión del mismo. La cancelación del encuentro y una sanción ejemplar para el club, ¡coño, lo que dice la Ley!

Ley Art.15

Si el partido es una vergüenza, como lo fue en su día el del cochinillo y la botella de JB, que lo vea todo el mundo, si hay lanzamiento de objetos que se suspenda, que Ramos pida que se retiren todas esas pancartas ofensivas que llaman a España estado opresor, que vean en China, Arabia Saudí y los Estados Unidos en qué se ha convertido este club que hace un cuarto de siglo no era ni por asomo el altavoz del odio en que se ha convertido hoy en día. Que se aplique la Ley, que es lo que se hace en los estados de Derecho sin “tsunamis democràtics”:

Sanciones

Siento una enorme pena por lo que está ocurriendo en Cataluña estos días. La falta de condena de la violencia y las imágenes de estos días me recuerdan a los años de plomo del País Vasco, con Otegi equiparando “las violencias de todos los lados”, las nueces que recogía Arzallus mientras ETA ponía las bombas, me viene a la memoria el silencio de los que están acojonados porque no se atreven a decir su opinión en público. Futbolistas incluidos, ¿qué han hecho Iniesta, Villa, Pedrito o Luis Enrique todos estos años? Lo mismo que hicieron aquellos años los futbolistas y seguidores que no apoyaban al separatismo vasco, callar. Solo pueden hablar los de siempre: Piqué, Sergi Roberto y los millonarios cataríes Guardrolona y Xavi Hernández.

El Barça, en lugar de poner sensatez, ha echado más gasolina. Si no se puede garantizar la seguridad del partido, se suspende y se les pone una sanción ejemplar. Pero que esta vez la cumplan. Una de las propuestas era que se juegue el día 4, pero ya ha dicho el Barça que no le viene bien porque el día 1 tiene partido contra el Atleti. Por primera vez en años a Tebas le preocupa que los dos equipos cuenten con los mismos días de descanso. Ya veréis cómo lo ponen cuando peor le viene al Madrid, que una vez más tiene que dar ejemplo y ya veréis cómo es el que recibe los palos de prensa y Liga.

Actualización del 19/10/19: según la última noticia de ayer por la tarde, parece que se jugará el 18-D. Para el Madrid, 4 días después de visitar Mestalla y 3 días antes de recibir al Athletic de Bilbao. Mucho peor que ahora.

Lo dicho: la kulé borroka todavía recibe un premio.

9 teorías surrealistas (y una anormal) para aplazar el Clásico. En La Galerna.

Cara Barney

El autoproclamado “mejor periodismo deportivo del mundo”, por Barney

Butanito

“Does the truth matter any more?

¿Todavía importa la verdad?”

Katharine Viner, directora de The Guardian, se planteaba esta cuestión en un artículo escrito en julio de 2016, Cómo la tecnología alteró la verdad, un artículo tan interesante como terrorífico en el que la periodista desgranaba varios de los problemas del periodismo o pseudoperiodismo actual. Vivimos la época de los medios digitales, la decadencia de los tradicionales y cobra importancia la inmediatez, la urgencia de la información por encima de la calidad, o lo que es peor, la veracidad de la misma. “Sácala ya, rápido, aunque no esté contrastada”, supongo que se escuchará en muchas redacciones. Las fake news, la posverdad, la repetición de mensajes de otros medios ante la falta de tiempo para contrastar, analizar o elaborar algo propio, la manipulación de la información que logra que algo falso pase por verdadero y la búsqueda de la conexión emocional y no racional con el lector son consecuencias de lo anterior.

“Lo importante es el click”, continúa diciendo la directora, el clickbait, el cebo de clicks. “Las redacciones publicarán de modo acrítico cualquier cosa, lo que termina legitimando la bazofia”. En el fondo da igual si la noticia tiene interés o si es cierta o no, el titular no es más que un gancho para atrapar al incauto y una vez que este ha pinchado se contabiliza para la publicidad y el contenido puede ser lo que suele ser: “bullshit”. Una mierda, como dice la autora.

B Vergara

Casi desde los inicios de este blog, los cuatro amiguetes (cada uno en su estilo o temática) hemos criticado de una u otra manera el tipo de periodismo que se realiza en este país. El deterioro de la prensa tradicional, con una encendida crítica de las faltas de ortografía sangrantes y de la línea tendenciosa de la mayor parte de la prensa. En Periodismo a vuelapluma, Josean criticaba la manipulación de ciertos medios, hasta el punto de que las mismas imágenes podían ser utilizadas con fines opuestos en dos cadenas del mismo grupo (Antena 3 y La Sexta) en función del público objetivo de las mismas. Las estrategias de manipulación mediática de Chomsky (que ni siquiera son de Chomsky, sino de Timsit) están a la orden del día y prácticamente no hay semana que no las recuerde. En El traje nuevo y la mentalidad gramofónica aludíamos a George Orwell y su magnífico prólogo sobre la falta de libertad a la hora de publicar opiniones incómodas para la progresía británica. Hace poco decía Arturo Pérez-Reverte que “nunca hemos sido menos libres”. “Ahora vivimos entre montones de inquisiciones. Y este puritanismo espantoso. Nunca he sentido mi libertad personal tan amenazada como en los últimos 10 años. La estupidez es una mala compañera de viaje de la libertad”.

El periodismo, que en su visión utópica e idealizada, debería funcionar como contrapoder, como una especie de cuarto poder que controlara a los poderes tradicionales de Montesquieu, se ha convertido en la mayoría de los casos en un instrumento al servicio del que manda o del poderoso. Como consecuencia, leo artículos que me parecen cada día más tendenciosos o escuchamos debates claramente dirigidos. Esto decía el propio Orwell en su ensayo sobre la guerra civil española:

“Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta nunca con fidelidad cómo suceden las cosas, pero en España vi por primera vez noticias de prensa que no tenían ninguna relación con los hechos, ni siquiera la relación que se presupone en una mentira corriente. Estas cosas me parecen aterradoras, porque me hacen creer que incluso la idea de verdad objetiva está desapareciendo del mundo. A fin de cuentas, es muy probable que estas mentiras, o en cualquier caso otras equivalentes, pasen a la historia”.

Como el terreno del que le toca hablar a este humilde amiguete bloguero es el del deporte, en él se junta todo lo anterior: la inmediatez, la conexión emocional con el lector, la masa idiotizada, la búsqueda del click rápido, la falta de rigor o la indigencia intelectual de los que se hacen llamar periodistas. Y la manipulación, que alcanza cotas vergonzantes, sesgadas, dirigidas, vomitivas, incluso creando una neolengua a la manera de 1984. Lo recuerdo desde los tiempos de José María García, Butanito forever.

Ya ni sé cuántas veces he cuestionado en este blog el doble rasero antimadridista, el manejo de la información desde Barcelona, o la manipulación de los medios en torno al fútbol, con el siniestro Roures frotándose las manos desde su despacho. El último ejemplo lo estamos viendo esta temporada con “su” querido VAR. Ahora que ha perdido la manip… digo, la gestión del mismo en favor de Hawkeye, la empresa contratada en el pasado Mundial de Rusia, en la Champions y en las principales ligas europeas, han salido algunos de sus feladores habituales en prensa (Fouto a la cabeza) a pedir la vuelta de Mediapro.

Hace pocos años Felipe del Campo osó decir que en España se practicaba “el mejor periodismo deportivo del mundo”. Ja, ja, ja, iba en el coche y casi me estrello del ataque de risa que me dio. Al poco tiempo se lo escuché a Manolo Lama, ja, ja, ja, ¡a Manolo Lama! Tengo colegas que siguen convencidos de que este periolisto es madridista, al igual que As y Marca. La ceguera es una enfermedad contagiosa y ni los cientos de Portanálisis de La Galerna demostrando lo contrario y las mentiras de estos medios, ni los mil y pico programas de Richard Dees sobre el doble lenguaje de los cronistas de la radio van a convencer de lo contrario a los más crédulos.

 

Como decía al principio, en el fondo importa poco la veracidad de la información porque lo que se busca es el click rápido, y en este país hay dos tipos de aficionados: los madridistas y los antimadridistas. Así que atacar al Madrid atrae millones de clicks, más que cualquier otra noticia que puedan ofrecer. La calidad de los medios deportivos tradicionales es cada vez más baja y si buscas algo distinto, bien documentado, en muchos casos estupendamente bien escrito, te tienes que ir a foros aficionados.

Puesto que “la autoproclamada mejor prensa deportiva del mundo” no investiga ni se cuestiona la información, les propongo una serie de temas que podrían analizar si quisieran hacer bien su trabajo y no el bullshit habitual:

  • El saldo arbitral: explicado a la perfección por el vicepresidente del Barça Alfons Godall y puesto en datos por Juan P. Frutos.
  • El Moggigate español: en el escándalo que afectó al fútbol italiano hace unos años (que acabó con el descenso de la Juventus y la Fiorentina) fue fundamental la complicidad de una parte de la prensa. El silencio de los medios españoles ante el caso Soule es sintomático. ¿De verdad que no hay nadie preparando un gran reportaje de investigación? Si tuviera tiempo…
  • El dedo corrector del Comité Técnico de Árbitros: otra vez ha sido un aficionado (@Hechicero9248) el que ha destapado lo que en el mundo del arbitraje se sabía, que los descensos de categoría o las internacionalidades se decidían por el dedo corrector de Victoriano Sánchez Arminio, que solía regalar la categoría internacional a los que fallaban en favor del Barça o en contra del Madrid (Clos Gómez, Hernández al cuadrado, De Burgos Bengoechea,…), o castigaba a los que no eran afines a sus directrices (Pino Zamorano, Muñiz Fernández, Daudén Ibáñez).
  • El presupuesto del Barça: o cómo convertir en ingresos recurrentes lo que para los demás son extraordinarios y de ese modo salvar el incumplimiento del límite salarial.
  • Las votaciones para The Best: puesto que ya son varios los jugadores que han dicho que no votaron a Messi, aunque las listas publicadas indiquen lo contrario, digo yo que podían investigar algunos de estos “mejores periodistas del mundo”. En el fondo, la FIFA, igual que la Conmebol, “está corrupta”, como dijo… el propio Leo Messi tras ser expulsado en la Copa América.

Mi humilde aportación al “mejor periodismo deportivo del mundo” está por llegar, sigo investigando algunos de estos asuntos cuando puedo y los medios me lo permiten, pero mientras tanto, escribo al menos buscando la veracidad en lo que publico y en lo que cuento. La Galerna ha tenido a bien publicarme estos dos artículos sobre otra cara del fútbol, mucho más desconocida: el deporte como integrador social en Ecuador.

 

En busca del madridista perdido en el valle del Chota

Y mi estreno como entrevistador:

La Fundación Real Madrid en la mitad del mundo

Ojalá pudiera escribir el “Soulegate”…

 

 

Con lo malos que somos, por Barney

Campeones mundo baloncesto

Sinceramente, aún hoy no sé cómo pudimos ganar el Mundial de baloncesto celebrado en China. Nos presentamos con el equipo más flojo de los últimos 15 ó 20 años, con Víctor Claver en el quinteto titular, con un Marc Gasol que venía fuera de forma después de ganar la final de la NBA con Toronto Raptors, con los hermanos Hernangómez más preocupados de lucir sus nuevos tatuajes que del juego en sí, con Llull que nunca fue el mismo desde su terrible lesión y dejando la dirección del juego a uno de los tíos más sobrevalorados de la historia reciente del basket, el base Ricky Rubio, el moñitos. Añadamos a Oriola en las rotaciones, ¡Oriola!, un tío que destaca por su antimadridismo más que por su juego, tres tipos voluntariosos que sin duda se preguntaban qué hacían ahí, como Beirán, Rabaseda y Quino Colom, y para rematar, Gominolo dirigiendo desde el banquillo de un modo histriónico y por momentos errático.

Rafa Nadal US Open

Del mismo modo, no logro entender cómo Rafa Nadal pudo ganar el Open de Estados Unidos una semana antes. Un pasabolas hipermusculado cuya carrera iba a ser muy corta, una carrera en la que solo iba a ganar títulos en tierra batida porque es donde mejor encajaba su juego soporífero, un tenista sin apenas saque ni golpes ganadores relevantes, totalmente cascado, porque a nadie se le olvide que el bueno de Rafa es un tipo eternamente lesionado, acabado y con un desgaste físico que le pasa factura año a año. Sin embargo, se hizo con su decimonoveno Grand Slam, cuatro de ellos en Estados Unidos (igual que McEnroe, por ejemplo) y dos en Wimbledon (los mismos que otra leyenda como Jimmy Connors). Con lo mediocre que es como tenista no se entiende que haya logrado tantos éxitos, posiblemente se deban a las lesiones de sus rivales, la suerte en el cuadro o un momento de forma puntual.

El deporte tiene estas cosas maravillosas que hacen que resulte impredecible y por tanto incomprensible desde un punto de vista racional. Lo que me parece casi tan incomprensible como algunos de estos resultados es la manía que tenemos en España de ensalzar lo de fuera y criticar lo de dentro. Si nos atuviéramos a lo que dicen los “expertos” de barra de bar, foros de Internet o analistas tuiteros, algunos de ellos periodistas por cierto, Jokic, Donovan Mitchell y Antetokounmpo estarían en el quinteto ideal del Mundial, la final se habría disputado entre Serbia y Estados Unidos y el Open USA lo habrían ganado Federer, Zverev o algún joven de la nueva hornada. España no habría pasado de la primera fase en baloncesto y Nadal se habría retirado hace años con un palmarés escueto. Es un fenómeno recurrente.

Champions final

Leyendo a estos sabios del deporte que jamás se calzaron unas botas de fútbol o empuñaron una raqueta, no se entiende que el Real Madrid ganara tres Champions consecutivas con un entrenador que no le ganó a La Roda, un técnico sin conocimientos tácticos que llegó ahí de rebote y que se limitó a ejercer de mero alineador, de gestor de egos. No se entiende que el Madrid ganara cuatro Champions en cinco años jugando sin portero (el terrible año de Casillas, más los tres de Keylor Navas, al que se empeñaban en buscar sustituto, que si De Gea, Oblak o Courtois, cuando ahora intentan convencernos de que el bueno era Keylor y Thibaut es “transparente”). Que lo hiciera también sin defensa, con un Ramos sobreprotegido por su prensa de palmeros, con dos laterales como Carvajal y Marcelo, que son muy buenos como extremos, pero que defienden pésimamente, y un Varane que ha perdido la velocidad y fiabilidad que le caracterizaba. Sumemos un centro del campo que no es de primer nivel, porque Casemiro no sería titular en ningún otro equipo de Champions, Modric aporta menos que Song, Erikssen o De Las Cuevas en sus respectivos equipos, y Kroos jugó sus mejores partidos hace años en Alemania. Para colmo de males, en la delantera el Madrid contaba con un gato que no hacía goles como Karim, un golfista con tendencia a lesionarse como Bale y Cristiano Penaldo, un egocéntrico goleador con poco fútbol en sus botas.

¡Y se ganó! No una, ni dos, ni tres, sino hasta cuatro veces en cinco años prácticamente con el mismo equipo. La flor de Zidane, ganar sin proponer, sin estilo, la fortuna, los arbitrajes (inciso para mencionar el doble rasero de la prensa que solo destacó los posibles errores a favor del Madrid y nunca los más numerosos que fueron en contra), los rivales débiles, gordos, pesados, viejos y lentos, siempre había un pero. Cualquier cosa antes que destacar las virtudes propias.

Cuando se logran algunos de estos trofeos como el Mundial de baloncesto y oigo a los jugadores cantar el “Yo soy español, español, español” con fervor, pienso en lo que significa realmente ese cántico. Ese cántico representa el orgullo de pertenecer a una nación, sí, pero es también el sentimiento espontáneo del que no estaba llamado a esa gran gesta que sin embargo ha logrado, y ese autoconvencimiento de que no estaba llamado a la gloria se produce tanto por el sentimiento de inferioridad que nos acompañó durante décadas como por los dardos y críticas sistemáticas que reciben los nuestros cada vez que acuden a un campeonato.

Salto de Pau y Marc

Las frases que he empleado para describir a Nadal, el Madrid de las Champions o la selección de baloncesto las he leído o escuchado a muchos de estos expertos, incluso algunas las he dicho yo (las que están en naranja). Luego llega la realidad y Marc Gasol y Ricky Rubio se convierten en dos de los mejores jugadores del campeonato, Llull recupera su confianza, Claver juega los partidos de su vida y Scariolo da una lección de estrategia tras otra a sus rivales. Pero qué sabrán los entrenadores y periodistas que llevan toda la vida metidos en esto al lado de la brigada tuitera. Qué sabrán los seleccionadores nacionales y los capitanes de los equipos cuando otorgan el Balón de Oro a Luka Modric si existe un tipo como Maldini que ha dicho que no es futbolista para el Madrid. Un tipo que no acertaría los resultados ni aun teniendo el almanaque deportivo de Regreso al futuro en sus manos. Nadal nos tiene a miles de aficionados despiertos hasta las tres y media de la mañana luchando contra un ruso de dos metros y te viene un imbécil (porque no tiene otro nombre) a criticar su juego, sus formas o su ejercicio de españolidad. O te vienen los imbéciles supremacistas a decir que el Mundial de baloncesto lo ha ganado esa cosa inventada de los Paisos Catalans.

Nació Digital

Por eso el “yo soy español, español, español” para mí representa un “aquí están mis cojones para demostraros que estabais equivocados, soplapollas, que valgo tanto o más que mis rivales a los que idolatráis y destacáis a diario”. Porque supongo que a alguien como Paquito Fernández Ochoa le dirían que dónde vas tú con tus esquís a competir en unos Juegos Olímpicos contra esos monstruos americanos y nórdicos. O como le dirían a Severiano Ballesteros cuando no había campos de golf en España y se presentó con 19 años a competir ni más ni menos que por el Open Británico. Supongo que a Carolina Marín le dirían en su Huelva natal que eso de la raquetita y la plumilla está muy bien, pero que dónde pretendía llegar en un deporte en el que las otras siete cuartofinalistas de los Juegos eran de donde se juega de verdad ese deporte, del Sudeste asiático. Afortunadamente tenemos un enorme grupo de deportistas sin complejos que se van de Sant Boi para triunfar en la NBA, de Asturias a la Fórmula 1, de un pueblo navarro de diez mil habitantes como Villava a arrasar en el Tour y establecer los conceptos del ciclismo moderno, o de Fuentealbilla, Camas, Pobla de Segur o Móstoles para traernos el sueño impensable de un Mundial de fútbol.

Porque “yo soy español, español, español”, y no conocemos fuerza motriz mayor que escuchar “no vas a poder”, “no eres capaz” o “jamás lo lograrás”. Burros, cabezones, empeñados en demostrar a los demás su error, por eso somos capaces de vencer pese a que nos recuerdan constantemente lo malos que somos.

Madridistas por el mundo (II): Washington DC

BARNEY, 23/07/2019

Segundo capítulo de mis charlas con representantes de Peñas Madridistas por el mundo. Después de varios días en Estados Unidos rechazando infames Coronitas, probando cervezas como la Bud (no es la mía), o distintas Pale Ale de sabor amargo, fue un placer departir con buen producto nacional, patrocinador de la Peña La Casa Blanca.

 

20190716_203830

El resultado de esta conversación, en La Galerna de hoy, justo el día que el Madrid juega en DC frente al Arsenal.

Artículo: La Casa Blanca junto a la Casa Blanca.

Gracias por todo, Fady y Rafael.

Artículos relacionados

Madridistas por el mundo (I): San Petersburgo.