La mano no era de Dios, por Barney

Maradona mano de Dios

Uno de los goles que más he celebrado en mi vida fue el llamado “Tamudazo”, aquel gol de Raúl Tamudo en el último minuto simultáneo al de Van Nistelrooy en La Romareda. Ocurrió en junio de 2007 y lo celebré tanto porque prácticamente supuso una Liga para el Madrid, pero sobre todo por lo que tuvo de “justicia divina”. De no haberse producido el Tamudazo, el Barça habría ganado ese partido gracias a un gol anotado claramente con la mano por Leo Messi y con la victoria se habría llevado la Liga.

Messi Mano español

El gol fue muy similar al de Maradona, ese otro crack zurdo argentino con el que han comparado siempre la carrera de Messi. “La mano de Dios”, comentó con gracia Diego Armando Maradona tras su gol a los ingleses en México 86. El problema es que si Dios jugara al fútbol, o si simplemente interviniera en los resultados, estos serían siempre justos, o al menos no vendrían marcados por decisiones injustas o por errores arbitrales. Quizás Dios sí quiso enmendar el error de dar por válido aquel primer gol de Maradona contra los ingleses y se convirtió durante nueve segundos en la zurda del argentino, “la zurda de Dios”.

Comento esa mano concreta de Messi para hacer ver que los errores arbitrales sí pueden decidir campeonatos, al contrario de lo que suelen comentar algunos pagafantas del periodismo deportivo patrio, “el mejor del mundo” en sus propias palabras. Lo normal es que un campeonato tan largo lo gane el mejor equipo, el que ha sido más sólido y consistente durante las treinta y ocho jornadas, y lo deseable sería que los errores arbitrales se repartieran de modo equitativo, de tal manera que el conocido mantra periodístico “unas veces te dan, otras te lo quitan” fuera cierto. El problema es que desde hace muchas temporadas esto no ocurre. En estas últimas once temporadas en las que el Madrid solo se ha llevado dos ligas frente a ocho del Barcelona, el Barcelona ha sido mejor en la mayoría de ellas, pero no en todas. Y en las dos que venció el Madrid tuvo que ser no solo el mejor equipo, sino mantenerse a un nivel altísimo hasta el final porque al Barça le fueron llevando en volandas hasta las últimas jornadas.

Durante el partido de ayer que enfrentó al Barça con la Real Sociedad, los donostiarras estaban siendo mucho mejores que los locales, dominaban el juego y tenían las mejores ocasiones, y de repente tras el fallo en una de ellas (creo que de Monreal), el árbitro fue llamado para revisar una jugada que había sucedido casi un minuto antes. En cuanto vi la repetición, sin que Martínez Munuera hubiera llegado al monitor, supe que iba a pitar penalti. El Barça estaba en dificultades y quedaban poco más de diez minutos. ¿Era penalti? Pues con la nueva circular que dice que todas las manos en el área son sancionadas con penalti, la respuesta solo puede ser que sí. El problema es que en su día nos dijeron que esta otra de Arturo Vidal no lo era por no sé qué razón sobre la intención o la posición natural, o lo que tocara inventarse esa semana.

WhatsApp Image 2020-03-07 at 23.39.37

WhatsApp Image 2020-03-08 at 08.10.45 (3)

Jugadas calcadas, resultados diferentes. Y creo que el problema no es el árbitro, que se sabe el reglamento, sino su manera de interpretarlo. En un partido del Granada el mismo árbitro tuvo que decidir sobre esta otra mano y no sancionó nada.

WhatsApp Image 2020-03-07 at 23.39.45

Hace dos semanas el Madrid perdió con el Levante tras un mal partido. En aquel encuentro hubo dos manos de jugadores locales en el área, manos tontas y fortuitas, no intencionadas, pero que según este nuevo protocolo deberían haber sido revisadas y sancionadas. ¿Que el Madrid no estaba jugando bien? De acuerdo. ¿Que no merecía la victoria? Vale, te lo admito. Pero a unos les meten en el partido y a otros les sacan. El árbitro de ese partido era el ínclito Alejandro Hernández Hernández. No quiso acercarse al monitor del VAR ni a veinte metros, como si fuera un foco de Coronavirus.

WhatsApp Image 2020-03-08 at 08.10.45

Sin embargo este mismo árbitro no tuvo ningún problema ayer en el Wanda en acercarse dos veces al monitor para comprobar dos jugadas mucho menos claras y concluir que ambas eran penaltis. Jugadas dudosísimas, no como las del Levante, que no dejaban margen a la interpretación.

El problema está en esos cambios semanales de interpretación. Al principio de Liga nos dijeron que todos los pisotones serían sancionados con tarjeta roja, como el de Modric en la primera jornada, pero esa norma se fue al limbo como se ha visto a lo largo del campeonato, incluso ayer mismo con el pisotón de Messi a Llorente.

Creo sinceramente (aunque no lo tengo cien por cien claro) que el Madrid ganará este campeonato porque ha sido mejor equipo que el Barça. Si solo tiene un punto de ventaja es porque van a seguir empujando hasta el final al Barça, o VARça, como les llamo desde hace un par de años en foros. Si tienen un partido complicado, como contra el Granada o el Betis, se expulsa a un jugador rival.

Si las jugadas se producen en el área culé, se mirará a otro lado, como hicieron durante el Barça-Madrid de diciembre, el del aplazamiento infame por la kulé borroka. Oh, casualidad, el árbitro de aquel partido era el mismo Hernández Hernández, secundado por el fiel escudero De Burgos Bengoetxea. Parece fácil criticar ahora el VAR y lo incomprensible que resulta su aplicación, pero es que el problema no es ese. Es una herramienta que puede ser cojonuda, pero que, como dijimos en este mismo blog antes de su puesta en funcionamiento, jamás funcionaría mientras perviviera el sistema arbitral de designaciones y puntuaciones. Y mientras el poder establecido contara con el arma de la manipulación de las imágenes. La semana pasada hubo un penalti de Jordi Alba a Vinicius en el Madrid-Barça del Bernabéu. No me refiero al posible pisotón, dudoso, sino a otro que ni siquiera se repitió y que pasó desapercibido para la mayoría de espectadores. ¡Porque nos lo volvieron a ocultar!

Enlace al vídeo

Penalti Alba

Gracias a que Rafa_NMJ lo ha subido pudimos verlo y LaGalerna le dedicaba un artículo completo varios días después, bajo el esclarecedor título El secuestro de un penalti. El árbitro del VAR ese día, el que miró hacia otro lado, fue José Luis González González. Hoy pitará el Betis-Real Madrid y probablemente terminará el trabajo que ayer comenzó en el Camp Nou su compañero. Nada es casual en esta Liga.

Por desgracia estos medios no tienen la repercusión mediática de todo el aparato de Roures y sus afines, colocados en las principales radios y periódicos. Alguno de ellos se las da de experto en VAR y su protocolo, pero lo cierto es que cambia de opinión casi cada semana y muchas veces dependiendo del color de la camiseta. Defender que estas manos de Feddal y Piqué no son penaltis, pero que la de ayer sí… es un ejercicio de equilibrista muy complicado.

O que esta de Ramos sí era penalti claro:

Mano Ramos Supercopa

O que el VAR no entra en jugadas que no son claras o manifiestas:

WhatsApp Image 2020-02-15 at 20.40.02

Decir que el árbitro no puede ir a revisar el inicio de una jugada, como no se hizo en este fuera de juego de Griezmann con el Levante que acabó en penalti y gol, y hacerlo ayer un minuto después… parece raro. Más que raro, una tomadura de pelo.

Griezmann fuera de juego

Vamos a ganar esta Liga. Será un acto de justicia, llámenla divina o humana, pero no puede ganar la Liga este VARça que está jugando tan lamentablemente mal. Ya ganó la pasada jugando horrible, pero no tengo nada que objetar porque el Madrid fue mucho peor. No será la mano de Dios la que ayude al Madrid a levantar el título, pero sí espero que la mano que acaricia el gato, maneja las imágenes y financia a Tebas deje de echar esa misma mano a los suyos. ¡Iluso de mí!

Déjà vu de la 2016-17, por Barney

El domingo pasado al acabar la jornada de Liga tuve una sensación muy extraña, como un eco de algo ya vivido. Un “déjà vu” o “deyaví”, por eso de no saber poner bien los acentos del francés. La jornada se cerró con un arbitraje que perjudicó severamente al Betis en su partido frente al Fútbol Club Barcelona (2-3), mientras que unas horas antes el Real Madrid sacó adelante su partido con solvencia frente al Osasuna (1-4), pese al nefasto arbitraje de Gil Manzano.

Fue una pena, porque el Madrid podía haber obtenido un mayor premio de una jornada complicada para ambos contendientes al título, y sin embargo, pese a los distintos merecimientos de uno y otro, las cosas seguían igual, con el Madrid manteniendo una exigua ventaja de tres puntos sobre los culés. Me recordó a la temporada 2016-17, aquella en la que Zidane deslumbró al mundo del fútbol con su arriesgada estrategia de jugar con dos equipos muy diferentes jornada tras jornada, la Liga del famoso “equipo B” que anotó más goles como visitante (58) que como local (48).

Aquella liga el Madrid fue el mejor equipo del campeonato de largo, mientras que el Barça tuvo una temporada complicada, también en Europa, donde cayó 4-0 en París (salvado por el Aytekinazo) y 3-0 en Turín. Sin embargo, la Liga se mantuvo viva hasta la última jornada. De modo artificial, de manera forzada. Si por merecimientos fuera, el Madrid tenía que haber sentenciado con varias jornadas de antelación, y en su lugar se encontró con que no podía fallar en dos visitas complicadas en cuatro días a Vigo y Málaga. Después de todo lo que había hecho, tenía que vencer en ambos campos a dos equipos peleones y en aquel entonces con muy buen fútbol. Para que nada fallara en el chiringo de Roures y Tebas, dos nombres que siempre se repiten: al Madrid le pitó De Burgos Bengoetxea y al Barça Hernández Hernández. Como el partido del Barça frente al Éibar se complicó, HH sacó su mejor arsenal para inventar dos penaltis, uno de ellos el famoso Penalba por patada al suelo.

Penalba

Se ganó la Liga con justicia, se ganó la Champions y la prensa calló ante lo que fue una temporada escandalosa jugada con otro Reglamento. Luego dicen que si “2 de 11”, que si el Madrid no compite las Ligas, pero lo cierto es que ganar dos ligas en este entramado podrido y perfectamente engranado es una heroicidad. Solo por recordar cómo se lograron:

  • La liga 2011-12, con Mourinho en el banquillo, es la llamada Liga de los récords. El Madrid tuvo que irse al récord de puntuación y goles para superar al Barça de Guardiola.
  • La liga 2016-17, la mencionada, con 93 puntos, con un magnífico equipo A y un B que no desmerecía en absoluto, y luchando entre otras cosas contra los penaltis no señalados en el Camp Nou y en el Bernabéu “por ser demasiado pronto”.

Este año es similar. Al Madrid ya le tangaron en la primera vuelta en el Camp Nou desde la designación de árbitros, el aplazamiento interesado y el día extra de descanso, y continuó en el campo: penaltis al limbo, un gol dudoso anulado y unas imágenes que ¡oh, casualidad!, nunca aparecen. Es tan previsible que el comentario que escribí semanas antes se cumplió casi punto por punto: Hernández Hernández en el campo y De Burgos Berngoetxea en el VAR:

Comentario La Galerna

En breve se repetirá la situación en el partido del Bernabéu, con un Madrid que podría sentenciar la Liga… si le dejan. En la 2016-17 el árbitro se comió un penalti de Umtiti nada más empezar (una vieja tradición) y el Madrid jugó con uno menos (otra no menos vieja) la última media hora. Se perdió injustamente 2-3 en la última jugada del partido y tocó sufrir el resto de partidos para llevarse el título.

EMSyCAzXUAA-63Z

La maquinaria de lo que algunos definen acertadamente como #TheTinglao se ha puesto a funcionar a tope desde principios de temporada, pero ha intensificado su fuerza tras la eliminación copera del Barcelona frente al Athletic de Bilbao. Ya han empezado a decir que las audiencias se van a resentir por la caída del Madrid y el Barça, y tienen que mantener el interés por LaLiga como sea.

Por repasar de modo somero lo que ocurrió el pasado domingo en el Villamarín:

  • Con 1-1 Sergi Roberto realiza una entrada criminal con ambas piernas a Aleñá. Ya tenía una amarilla, y no había excusa para no mostrarle la segunda. Nada.

Sergi Roberto

  • Con 1-1 y también en la primera parte, Sergio Busquets realiza otra entrada de amarilla, que hubiera supuesto su segunda. Además protestó de modo ostensible al árbitro y le hizo este gesto de desprecio. Nada.
  • El 2-3 del Barça llega en una clara falta en ataque de Lenglet, que carga y empuja al defensa verdiblanco. Gol legal para Sánchez Martínez. Nada que revisar en el VAR, cuando en cada gol del Madrid nos toca esperar un par de minutos antes de poder celebrarlo.

WhatsApp Image 2020-02-15 at 07.49.34 (1)

  • En la segunda parte, ya con 2-3, el mejor de los locales, Fekkir, realiza una entrada a destiempo a Lenglet. Amarilla, se aleja enfadado del árbitro, ¡¡¡que le persigue!!!, y el marroquí hace un gesto familiar. Segunda amarilla, en cinco segundos. Acojonante el doble rasero. (Vía @Hechi9248).
  • En el minuto 92, en la última jugada del partido, el árbitro deja sin señalar un claro penalti a Messi.

¿Qué había ocurrido en Pamplona unas horas antes?

  • Fede Valverde y Lucas Vázquez siguen andando de milagro, porque las entradas de Nacho Vidal y David García fueron salvajes. En el caso de este último era la segunda amarilla.
  • El penalti a Modric, al limbo.
  • El Osasuna casi empata a 2 tras una falta clara sobre Isco y un “sigan, sigan” escandaloso de Gil Manzano.

Pues bien, ¿qué destacó toda la prensa afín, es decir, de qué habló todo el TheTinglao al unísono? Sobre todo de dos jugadas, una, el penalti sobre Messi (intrascendente) no señalado, y dos, que Ramos tenía que haber sido expulsado por una jugada ¡que no fue ni falta! Se llevó el balón al llegar antes que el jugador navarro y posteriormente impactaron ambos jugadores. Es fácil comparar la imagen fija que ha utilizado toda la prensa esta semana y la que da origen a la jugada. Qué distinto se ve todo, ¿verdad?

Como muchísimo y siendo generoso, una amarilla por juego peligroso. Pues nada, tres días hablando de la permisividad con Ramos. Radios, periódicos y, por supuesto, Culevisión Española. TVE, “la de todos” (será la de todos los antimadridistas), mostró la jugada de Ramos cortando el momento en el que se lleva el balón, poniendo solo el final. Así es como se manipulan las cosas, y así es como fácilmente se lleva a la gente a creer que al Madrid le favorecieron en un partido con un arbitraje horrendo, sobre todo tras el 1-2 de los blancos. Pareció como si Gil Manzano fuera a cobrar un bonus por lograr el empate. Lo digo totalmente en serio y eso que es, quizás, el mejor árbitro de España, el único con categoría élite para la FIFA. Sin embargo, no pita nunca los Madrid-Barça. ¿Por qué? Solo lo hizo una vez y no ha repetido. ¿Tendrá que ver el hecho de que es el único árbitro que ha pitado un penalti contra el Barça en los Clásicos en estos últimos años?

El debate de esta semana ha sido si los árbitros son permisivos con Ramos. Vamos a ver, es un debate que no aguanta dos segundos con las estadísticas en la mano. Sergio Ramos es el jugador con mayor número de expulsiones en la historia de La Liga. Sin embargo, no ha sido expulsado nunca con la selección en 168 partidos, donde tiene mejores estadísticas que Piqué. “¿Insinúas que tiene distinto trato con árbitros españoles que con internacionales?”. No lo insinúo, lo afirmo. Sus estadísticas en Liga indican que es expulsado cada 22 partidos, mientras que en Champions lo es cada 44.

Permisividad es la que existe con Luis Suárez, sancionado por juego violento y conductas antideportivas con el Liverpool, el Ajax y la selección uruguaya, mientras vive un sueño de impunidad en Barcelona. Permisividad es la que existe con Sergio Busquets, al que no expulsan ni aunque le saquen dos amarillas en el mismo partido. Ah, ¿que no me creéis?

Al Madrid ya le han perjudicado este año en Mallorca, Valencia, Valladolid (aunque ganó), Camp Nou y en el Bernabéu frente al Betis, y sin embargo sigue líder. A ver por cuánto tiempo. En el escándalo que ocurrió en Italia hace unos años, el Moggigate, se destapó que no solo la Juventus manipulaba la designación de árbitros para poner los que le resultaban más afines, sino que la prensa era cómplice del amaño. Unos medios de comunicación que defendían la limpieza del sistema y de la competición.

Si uno sigue LaLiga (o La Lliga) de cerca, como intento hacer yo aunque a veces me provoque arcadas, encontrará mil pruebas más que evidentes de la manipulación de la competición. Si por el contrario uno ve solo los resúmenes de dos minutos que ofrecen los de Tebas, pensará que esto es un paraíso de limpieza en el que de vez en cuando se ayuda al Madrid.

Voy a poner otro ejemplo que puede parecer menor, aunque para mí no lo es: el jugador ghanés del Alavés Wakaso. En el partido contra el Madrid se pasó 70 minutos haciendo un entradón tras otro y protestando cada vez que le señalaban falta. Fue vergonzoso, pero se fue sin tarjeta. Una semana después fue expulsado por doble amarilla con la mitad de faltas. Pero lo mejor estaba por llegar. Cómo no, en el Camp Nou. Allí vio amarilla por recibir un plantillazo de Umtiti. Pero no quedó ahí la cosa. Si uno observa la secuencia completa, es Wakaso el que llega antes al balón y el que recibe el doble golpe de Umtiti (con los tacos y con la rodilla en la espalda). El árbitro resuelve la jugada con balón para el Barça que acaba en… golazo de Messi. Gracias a @rafa_rnmj por subir el vídeo completo:

https://streamable.com/3p1db

La maquinaria de adulteración se está perfeccionando. El arranque de la temporada siguiente a la 2016-17 fue tremendo. El Madrid venía de ganar Liga y Champions y de arrasar 1-5 en la Supercopa al Barcelona, ganando con diez en el Camp Nou, luchando contra el penalti inventado tras piscinazo de Suárez y con De Burgos Bengoetxea al silbato. Un Villarato moribundo dejó al Madrid fuera del título en las diez primeras jornadas de Liga con decisiones incomprensibles a favor de unos y en contra de otros.

Fue demasiado evidente, así que la temporada siguiente igualaron algunas diferencias, como los penaltis. Con la pequeña diferencia de que al Madrid no le pitaron ninguno a favor en la primera vuelta y sí en la segunda, cuando ya estaba descartado para el título. Con el Barça ocurrió justo lo contrario. ¿Casualidad? No lo creo. Con la Liga ya decidida los números se compensaron. Hay verdaderos estudiosos de la estadística como Maketo Lari o Juanpa Frutos realizando los trabajos de análisis que no realizan los periodistas, y lo que encuentran son anomalías estadísticas demasiado exageradas desde 2004, casualmente desde el año en que Laporta apoyó a Villar para su permanencia al frente de la Federación (El saldo arbitral).

Creo que el Madrid acabará ganando esta Liga, pero estoy convencido de que la va a tener que pelear hasta el final, aunque sea superior al Barça de Messi, Ter Stegen y el #TheTinglao. Estoy viviendo un déjà vu permanente. Temo lo que está por venir el 1 de marzo, pero espero que al final de la temporada el sufrimiento haya merecido la pena.

 

De la Supercopa a la Copa, y al Cholo poca estopa

Cultural Leonesa

BARNEY, 24/01/2020

Parece mentira tener que repetir la obviedad de que en el fútbol no puedes confiarte nunca, que luego pasa lo que pasa. No hay enemigo pequeño, no puedes dejar a los mejores en casa, no puedes salir a reservar,… La Cultural Leonesa, con su presupuesto anual de 2,75 millones de euros, se ha cargado de la Copa del Rey al Atleti del Cholo, el entrenador “estrella” ahora estrellado que se embolsa esa misma cantidad cada 42 días. Esta vez ni siquiera le queda la tradicional excusa del presupuesto, la que suele esgrimir cuando palma con el Madrid, no con el Barça, porque solo el fichaje de Joao Félix esta temporada le daría para sufragar los gastos de la Cultural durante ¡45 años!

En este mes que termina en unos días, la cuesta de enero que tradicionalmente se le atragantaba al Real Madrid se ha trasladado a los vecinos del Metropolitano y al equipo de lo que Guardiola definió como “ese pequeño país al norte de España”. Hemos vivido un enero enormemente divertido por primera vez en mucho tiempo, que además ha servido o está sirviendo para poner muchas cosas en su sitio.

La Supercopa

Portada ArabiaComenzamos con ese torneo arrancado a los aficionados españoles y llevado de manera infame a Arabia Saudí: la Supercopa de España. Me harté de leer comentarios acerca del equipo “invitado”, el “intruso”, el que no debería estar ahí, apelativos referidos al Madrid y casi nunca al Atleti, que reunía los mismos méritos, si no menos (el Madrid ganó el Mundial de clubes la temporada anterior). Vamos a ver, los árabes pusieron la pasta que pusieron (y consta que fue mucha) para ver al Madrid y a Messi, a ver si lo vamos entendiendo todos. Muchos culés encendidos con la presencia del Madrid en la final han callado cuando el formato de la Supercopa femenina se ha cambiado para incluir a cuatro equipos: el Atleti (campeón de Liga), la Real Sociedad (campeón de Copa) y el Levante y el Barça (los invitados intrusos que no deberían estar ahí).

El Madrid se presentó sin Benzema, Hazard, Bale y Asensio, casi nada. Poned los nombres que queráis para hacer la comparación con el Barça o el Atleti. Y Zidane respondió como siempre a todas las preguntas inquisitoriales y metemierdas acerca de la presencia del equipo o de las numerosas ausencias: con una sonrisa. Con tranquilidad, sin aspavientos, mirando a los ojos a la “mejor prensa deportiva” del mundo y desmontando sus patrañas.

Era un torneo que no me interesaba demasiado, pero a medida que fue avanzando me enganchó y lo disfruté como un enano. El Madrid se alzó con el título frente a los tres equipos más antimadridistas del planeta (el Sevilla puja para entrar en la terna) y dejó muchos cadáveres en el camino. Se llevó por delante al mismísimo Ernesto Valverde, cuando tenía al equipo líder en LaLliga de Tebas y clasificado para Champions con comodidad. Y de regalo, cuatro meses de baja para el terror de tibias, cuellos y nucas de defensas, Luis Suárez.

Pero el torneo sirvió para muchas otras cosas:

  • Para ver que las imágenes de un VAR sin manipular se pueden mostrar al instante y desde el punto exacto que el espectador necesita, en línea con la acción, como en los goles anulados al Barça frente al Atleti, y no como en tantos otros en nuestra Liga, donde nunca aparece la imagen que árbitros y espectadores requieren. El gol anulado a Bale en el Camp Nou, por ejemplo. Seguramente es fuera de juego, pero llama poderosamente la atención que con más de cincuenta cámaras en el campo no se haya mostrado ni una sola imagen desde la cámara que estaba en la acción de la jugada.
  • Para captar la rabia de los antimadridistas (y descojonarse de ellos) con la jugada decisiva del torneo: la entrada de Fede Valverde a Morata en el minuto 117 de partido. El colmo de la estulticia lo mostró Marçal Llorente, del Mundo Deportivo, quien llegó a decir que esa jugada, aunque fuera cinco o seis metros fuera del área, debía señalarse siempre como penalti y expulsión. ¡Ja, ja, ja, ja! Otros como Antón Meana pidieron una sanción de no menos de cinco o seis partidos para el uruguayo del Madrid, como si esta hubiera sido la entrada más salvaje de la historia.

Marsal Llorente

  • Para comprobar que Piqué sigue gozando de un Reglamento diferente, como lo han tenido Mascherano, Messi y Luis Suárez durante años.

Fouto Piqué

Mano Piqué

  • Para ver los planteamientos cicateros del Cholo una vez más. Hizo un partido horrible contra el Barça, pero le mantuvieron Oblak y los aciertos del VAR (que en España nunca se habrían dado), y le dio la vuelta al partido por la espantosa defensa del Barcelona. Contra el Madrid jugó a lo de siempre, a encerrarse y esperar su oportunidad. Y aunque estuvo a punto de salirle bien la jugada, creo que “lo del Cholo” huele desde hace mucho tiempo. Cansa.

Ser del Atleti

 

El nuevo formato de la Copa del Rey

La Copa del Rey ha vuelto a un formato complicado, con eliminatorias a un solo partido en el campo del equipo de menor categoría. Recordemos que con este formato el Real Madrid cayó frente al Toledo en el año 2000 y el Barça fue eliminado tres veces en cuatro temporadas tras caer frente a Novelda, Figueras y Gramanet. Los equipos grandes estaban advertidos y aunque el Madrid pasó sin demasiados apuros, el Barça tuvo que esperar hasta el minuto 95 y otros primeras como Celta, Betis, Valladolid o Mallorca cayeron eliminados.

El Atleti del Cholo sabía que no se podía confiar, pero jugó a lo de siempre. Marcó el gol y se encerró atrás. Pero esta vez no estaba Jan Oblak, el porterazo que durante años ha tapado la ausencia de juego de los de Simeone, y Adán falló en los dos goles de la Cultural Leonesa. La última vez que el Atleti cayó contra un Segunda B en Copa del Rey fue en diciembre de 2011, frente al Albacete y supuso la destitución inmediata del entrenador, Gregorio Manzano, y la llegada del Cholo Simeone.

Sé que no va a ocurrir, pero para mí huele al fin del ciclo de Simeone en el Atleti. Hay muy pocas críticas en la prensa, porque al Cholo siempre se le han alabado hasta los errores, pero el discurso victimista empieza a cantar demasiado. Está a ocho puntos del Madrid y el Barça en Liga, y lo normal es que el Liverpool lo elimine en octavos de Champions dentro de un mes. Ya no sirve hablar del presupuesto o decir que es un equipo que no puede aspirar a los grandes fichajes del Madrid y el Barça, porque ha gastado más que el Madrid en las últimas temporadas. Se ha fundido 125 millones en Joao Félix, un portugués de 19 años que tiene pinta de buen futbolista, pero al que le falta todavía mucho por depurar. O los 75 millones de Lemar, al que no dio un solo minuto en León por muy mal que fueran las cosas. O los 50 de Morata, o los 40 de Marcos Llorente, que apenas juega.

Cultural Leonesa Joao Félix

El Atleti tiene jugadores para ofrecer un estilo muy distinto al ultradefensivo que suele mostrar en la mayoría de partidos, y por lo que he leído en prensa, al menos una parte del público del Metropolitano ha empezado a demandar un cambio de estilo. ¿Lo hará? No lo creo. En apenas dos semanas visitará el Bernabéu, su partido favorito del año, ese en el que el hecho de no salir derrotado lo celebra como si hubiera ganado la Champions. Recuerdo un año en que el Estudiantes ganó en la pretemporada al Real Madrid de baloncesto. Como ese era su objetivo de toda la temporada, el resto fue un desastre y quedó penúltimo en la Liga ACB. A eso me huele ahora el Atleti del Cholo. Los 7 goles de pretemporada le dejaron saciado y creo que ya solo le motiva jorobarle la Liga al Madrid arrancándole puntos en el Bernabéu.

Pretemporada

El Cholo seguirá gozando de su prestigio entre los periodistas, no me cabe duda. Le seguirán alabando sus arrebatos barriobajeros y le aplaudirán como en Lisboa, apenas diez minutos después de intentar agredir a un entonces veinteañero Varane.

Otros mientras tanto, seguiremos disfrutando de ese entrenador calvo y sonriente apodado Zizou, al que le niegan sus conocimientos los mismos palmeros del Cholo. Un  entrenador ganador de tres Champions consecutivas que está formando un equipo compacto, rocoso, reconocible, sólido atrás por primera vez en décadas, al que solo le falta incorporar la calidad en ataque de Hazard, Jovic y Asensio (por desgracia, a Bale, con todo lo que le he defendido en estas páginas, ya ni está, ni por desgracia, se le espera). Se le criticó por la salida de Ceballos, Marcos Llorente y negarse a la contratación de Kepa. Meses después, el sevillano mendiga minutos en el Arsenal, mientras el entrenador, Mikel Arteta, le contesta que primero se ponga en forma. Marcos Llorente sigue siendo suplentísimo en el Atleti del Cholo y la criticada elección de Zizou, Fede Valverde, fue elegido MVP de la Supercopa y va camino de ser un jugadorazo para una década. Las cagadas de Kepa en el Chelsea son ya memes para los aficionados, y Courtois ha recuperado el nivel que le hizo ser Guante de Oro en el pasado Mundial de Rusia. Algo sabrá el entrenador este que no fue capaz de ganarle a La Roda.

La metáfora del pelo

Zidane muestra orgulloso una calva brillante, clara como su mente, como la inteligencia que muestra en tantos planteamientos de partidos. Simeone lleva años tratando de tapar la suya, pero se le ven demasiado las costuras.

Quique Setién en cambio tiene una poblada mata gris de pelo, como grises han sido sus dos partidos al frente del Barça. Ochenta por ciento de posesión y poquísimos disparos a puerta. Pero lo mejor de todo es que volvemos a tener un entendido en “céspet” en el Barça. Todo sea mientras llega el maestro Jardiner de Catar.

Posesión

 

Despropósitos de Año Nuevo

 

WhatsApp Image 2020-01-07 at 21.29.01

Año nuevo, vida nueva. Y costumbres antiguas, como dar la brasa desde este blog, o púlpito virtual, o como quieran considerarlo. Arrancamos con fuerza, con la misma con la que finalizamos 2019, con la publicación del libro Aguafiestas, editado por Lester y escrito a varias manos, y con la elección del artículo de Barney como el mejor del año por los lectores de La Galerna.

Ha sido un año fructífero, con una notable producción de 62 artículos propios, otros 3 fruto de colaboraciones (Mabú, Sara y R. San Telmo) y 13 más publicados en otros medios (LaGalerna, El Asterisco, Planeta Fútbol y Pilaristas). El blog está al borde de los 400 artículos desde sus inicios, lo cual celebraremos… pues escribiendo. Aquí va el resumen de la amplia cosecha de 2019, incluyendo el corte del programa de El Radio de Richard Dees dedicando un elogioso comentario al artículo de Barney sobre La neolengua de Orwell y el mundo del fútbol español:

El cambio de calendario no debería significar nada, o al menos nada más que un paso de hoja de diciembre a enero. Sin embargo, quien más y quien menos, solemos utilizar esa barrera invisible del cambio de año para recapitular sobre lo conseguido o sobre lo que no se ha hecho bien, y para plantear nuevos objetivos que en muchos casos se habrán olvidado antes de que acabe enero. Los típicos propósitos de inicio de año que aparecen en todas las listas son los de dejar de fumar, dejar de beber, perder peso, comer sano o comer más fruta y verdura, ir al gimnasio o hacer deporte, aprender inglés, leer más, pasar más tiempo con la familia y amigos, desconectar de las redes sociales, ser puntual, olvidar las ganas de reventarle la cabeza a alguno en el trabajo,…

WhatsApp Image 2020-01-07 at 21.29.01 (1)

En este primer post del año vamos a jugar a todo lo contrario, a darle la vuelta a esos propósitos y proponernos hacer lo contrario:

Barney.- Mi objetivo será leer menos. Sí, así de claro lo digo, dejaré de leer prensa deportiva porque veo que buena parte de mis posts (por desgracia los más exitosos) se han dedicado a desmentir las falacias de la misma. Qué pena, trataré de disfrutar del deporte en sí, si es que logro hacerlo. Es año olímpico y con Eurocopa, así que podré centrarme en cosas que no sean exclusivamente el tinglado que tienen montado en LaLiga española. Ah, y como me han dicho algunos amigos del Atleti y alguno que aún me queda del Barça, este año dejaré de fumar… las sustancias alucinógenas que se supone que me fumo antes de escribir.

Lester.- El objetivo no es ir al gimnasio, sino salir de él, ir menos, correr en la calle, en los parques o en mi zona, respirando aire “puro”, el Forrest Gump de Las Rozas. Aquí ya expliqué el tipo de fauna que te encuentras en uno de estos sitios, pero la razón de ir menos al gimnasio es otra: este año alcanzaré los 50 palos, y como dije hace poco, esto de correr es una carrera contra el tiempo y el envejecimiento, así que me planteo, o bien lanzarme al triatlón, o bien correr dos maratones este año: uno para disfrutar y otro para hacer buena marca. Cracovia en abril y Valencia en diciembre, por ejemplo. O Madrid en abril, donde todo empezó, donde alcanzaré la mayoría de edad maratoniana, y alguna ciudad chula en el extranjero en octubre o noviembre. Los 50 me van a obligar a pasar una revisión a fondo, no sé si es la de los 100.000 kilómetros o en mi caso la de los 300.000, pero está en los objetivos hacer algo más que “chapa y pintura”.

Travis.- Me gustaría aprender inglés, mejorarlo, aunque con un objetivo distinto al de la mayoría: poder disfrutar del cine en versión original. Ya conseguí entender bastante bien incluso a Al Pacino en El irlandés. Pero ese sería el propósito, pese a la tímida defensa que hice del doblaje, y el despropósito será conectarme más a las redes sociales. Soy el único que no ha conseguido colocar un artículo entre los diez más leídos del año, así que me toca ganar peso, aunque sea metafóricamente hablando. Aquí en este blog triunfan las polémicas sobre fútbol o política, y las historias cercanas de los voluntariados o las crónicas maratonianas de Lester, y no tanto el cine, así que me propongo decir que sí a algunas de las colaboraciones o ideas que me surgieron hace un tiempo, de gente especializada, pero con su público. Informaré debidamente, como siempre. Como segundo despropósito del año me planteo no ser puntual, quiero decir, no serlo con los estrenos de cine, que para eso ya hay especialistas y mis amigos me dicen a veces que no me leen porque no han visto la película, y pasados tres meses me dicen que no me leen porque ya han leído demasiado. Panda de cabr…

Josean.- Me gustaría desconectar de las redes sociales, porque se está quedando un panorama desolador. Hace unos días era trending topic la posible tercera guerra mundial con los enfrentamientos Estados Unidos-Irán y enseguida aparecieron algunos diciendo: “esperad, que primero nos toca montar nuestra guerra civil.” Que no nos falte el sentido del humor, aunque veo que las opiniones están cada vez más polarizadas y enfrentadas, una pena. Pero el despropósito planteado tendrá que ser otro: no será el de comer sano o beber menos, sino el contrario, me explico. Voy a tratar de recuperar esas comidas o cenas con grupos de amigos, con gente que siempre está/estamos “muy liados”, porque antes eran cada dos meses, luego cada tres, ¡a veces pasan hasta seis sin vernos! Mucho mandar el anuncio de Rúa Vieja y luego no hay manera de quedar con la peña. El caso es que en esas comidas se bebe siempre más de la cuenta y se relaja uno en sus hábitos alimenticios, pero siendo algo puntual, merecerá la pena. Va a ser un año muy movido, estresante incluso por la tensión generada, así que mejor estar cerca de los amigos y la familia. Y aunque discrepemos muchas veces en las opiniones, deberíamos centrarnos mucho más en lo que nos une que en lo que nos separa.

Dejo ya para los amantes de las estadísticas (entre los cuales me incluyo) los 10 artículos más leídos en 2019:

  1. El autoproclamado “mejor periodismo deportivo del mundo”. Barney.
  2. Rebelión en la granja podemita. Josean.
  3. La Liga se transforma en La Lliga. Barney.
  4. La manipulación del relato. Barney.
  5. Otra gota de agua. Lester.
  6. PreVARicar. Barney.
  7. La “kulé borroka” recibe premio. Barney.
  8. Agua o fútbol. Lester.
  9. El once más aterrador de la historia del fútbol. Barney.
  10. San Petersburgo (II): el desenlace del maratón y alguna lección de historia. Lester.

Muchas gracias por seguir ahí un año más.

Diapositiva2

Bale sodomiza periodistas, por Barney

Gareth Bale golf

Puede sonar fuerte, pero así es, el galés Gareth Bale ha sodomizado al ochenta por ciento de los periodistas deportivos españoles y se ha acostado con las mujeres del veinte por ciento restante. Además, desayuna cada día pastel de carne picada realizada con los restos de los hijos de esos mismos periodistas y acosa de modo inmisericorde a la puerta de los colegios a los que han escapado con vida a sus instintos antropófagos.

Evidentemente, todo lo que estoy diciendo es falso, pero me he limitado a usar su misma estrategia, una patraña tras un titular clickbait de manual porque, ¿acaso importa la verdad cuando hablamos de periodistas deportivos? Les vemos mentir a diario impunemente y sin consecuencias, así que no veo por qué no iba a hacerlo yo sobre ellos. Lo que ocurre en España con Gareth Bale es digno de estudio en las escuelas de Periodismo, un máster exclusivo que podría titularse El uso de la manipulación y las mentiras repetidas para crear una realidad paralela.

Lo sorprendente es que a esta persecución no escapa casi ningún medio. La semana pasada sin ir más lejos, la Televisión Española, ¡la pública, la de todos!, o Culevisión Española desde que tiene el centro de emisión de deportes en Sant Cugat, dio dos noticias que uno se pregunta si merecen salir en un telediario:

  • Sobre unas supuestas declaraciones de Bale a un medio inglés, subtitulaban: “En el Bernabéu sí que saben pitar”.
  • Tras la victoria del sábado frente al Espanyol, casi tanto tiempo como el propio partido lo ocupó “Gareth Bale se marcha del Bernabéu 10 minutos antes de acabar el partido”.

¿De verdad no había noticias más destacables, otros partidos de primera, la victoria de la selección femenina de balonmano, la Euroliga de baloncesto, la NBA, Carolina Marín y su nueva victoria? ¿De verdad es importante saber que Bale hizo algo que está autorizado por el club que le paga y que han hecho cientos de jugadores desde el inicio de los tiempos, como reconoció el propio Zidane en rueda de prensa? Respecto a la entrevista al medio inglés me fui como siempre a la fuente, porque no me fío desde hace años de la mierda de periodismo y traducciones interesadas que se hacen aquí. ¿De verdad estando las cosas tan calientes con una parte de la afición Bale había dicho que en el Bernabéu le pitan porque sí o porque es un público que solo sabe hacer eso?

Gareth Bale chilena Kiev

Marca dio la noticia con su correspondiente versión manipulada: “He aprendido a manejar los pitos, ahora cuando pasa me encojo de hombros”. Vamos, daban a entender que el Madrid se la suda, que un artículo se hace con una frase e inventando el resto, o seleccionando la frase ambigua y reinterpretándola. Esta es una transcripción de sus palabras:

“The first time it happened, it was a bit of a shock. I didn’t really know how to deal with it but, as I’ve got older and it’s happened one or two more times, you understand how to deal with it. Now, I just shrug it off. In a way, it’s a kind of respect to show that the best players get whistled if they don’t perform, which I understand. I just have to keep working hard, keep proving again to the fans what I can do and eventually the whistles do stop and you get on with your career like normal”.

“La primera vez que ocurrió (los pitos) fue un poco shock. Realmente no sabía cómo manejarlo, pero a medida que cumples años, y te pasa una o dos veces más, entiendes cómo manejarlo. Ahora solo me encojo de hombros. De algún modo hay un cierto respeto al mostrar que los mejores jugadores son pitados si no tienen una buena actuación, lo comprendo. Yo solo tengo que seguir trabajando duro, seguir demostrando a los aficionados lo que puedo hacer y eventualmente los pitos pararán y tú puedes seguir con tu carrera de modo normal”. Creo que no hay nada escandaloso, no ya como para que todos los medios se hagan eco de estas declaraciones, sino para que esto no sea ni noticia.

Lo que ocurre es que la prensa deportiva ha iniciado hace años una deriva insoportable hacia lo rosa, el cotilleo y el Sálvame, y el rigor que muestran los (supuestos) periodistas más escuchados o leídos es mínimo. Otra de las noticias recientes ha sido la cena de Navidad de la plantilla del Real Madrid. Marca se apresuró a decir en su portada (tras el chiste habitual del “En ese orden”) que a la cena “no faltó ni Bale”, dando por hecho como escribía en el interior que, puesto que llevan años contándonos que no se integra con el resto de la plantilla, no había ido nunca.

Marca 0512

Cena de Navidad

El Mundo, al que tenía por un periódico más serio, también cayó en el mismo error, dando por hecho que fue un error sin mala intención, lo cual no me creo en absoluto:

WhatsApp Image 2019-12-06 at 00.33.16

Con la falta de rigor que les caracteriza, la Cope y la SER dijeron en antena que era la primera vez en siete años en la plantilla del Madrid que Bale acudía a esta cena de Navidad, como gesto de reconciliación con el resto de sus compañeros. Creo que no escucho un programa de estos desde principios de los noventa, pero El Radio de Richard Dees puso los cortes de las barbaridades que se dijeron en esos programas (programa número 1738: enlace) y de las películas que se montaron posteriormente: “es la primera vez que va a la cena de Navidad porque nunca se ha integrado con sus compañeros”,  falta de compromiso, desapego, que sigue sin hablar español, que solo piensa en el golf,…

No van a dejar que la realidad les desmonte la película que se han montado, pero el caso es que en apenas dos minutos en Google puedes encontrar fotos como esta, de la cena de 2016, y el tipo de la izquierda se parece sospechosamente al galés:

WhatsApp Image 2019-12-06 at 00.20.42

Algunos aficionados (no periodistas, no profesionales) fueron más allá y publicaron enlaces a los vídeos de las siete cenas de Navidad desde que Bale está en la plantilla del Madrid y en todas ellas estaba el bueno de Gareth:

Vídeos Cena de Navidad

Y así con todo. El ridículo de la prensa deportiva española llega a tal nivel que en Gales se ríen abiertamente de sus mentiras. El viernes antes del partido de la selección galesa frente a Azerbaiján me tragué los diez minutos de comparecencia del jugador en rueda de prensa. En ella se ríe de los comentarios de Mijatovic, seguidos por otros medios, según los cuales Bale solo piensa en Gales, golf y el Madrid, en este orden. Bale se ríe y hace una broma acerca de aquella portada del As que titulan de manera vomitiva: Triple bogey. Bale se ríe abiertamente y dice “ponedme un albatros, no he hecho un triple bogey en mi vida”. Los periodistas galeses se descojonan abiertamente. Una de las mejores cosas que tiene Internet es la posibilidad de acceder a casi toda la información de primera mano, sin manipulación:

A partir de esta rueda de prensa y hasta la clasificación de Gales cuatro días después, los aficionados de ese país comienzan con el cántico de coña que luego plasman en la famosa bandera:

WhatsApp Image 2019-11-20 at 00.11.10

Se estaban descojonando del As y el Marca abiertamente, de Mijatovic, de Castaña, Carroña, Miró y no vio, y el largo etcétera de chusma periogolfística nacional. ¿Cuál fue la respuesta de los medios? Darle la vuelta y decir que Bale se mofaba del Madrid, que “troleaba al Madrid”:

Si esto no es una persecución, que me explique alguien qué coño es esto de dar tanta relevancia a un jugador de una selección como Gales, un jugador que solo ha sido decisivo en las cuatro Champions que ha ganado el Real Madrid en sus años de permanencia en el club. Una de las teorías que he escuchado es que su problema es que no da entrevistas a los medios españoles porque no habla nuestro idioma. ¡Coño, otra falacia! A no ser que se le haya olvidado en estos últimos cuatro años, que todo es muy fácil de contrastar:

Entonces, ¿por qué esta persecución? “¡Ejke se lesiona mucho!”, dicen otros. Pues eso es una desgracia para un futbolista, algo que debería provocar lástima o que nos compadeciéramos de su desgracia, y no que llevara al odio a aficionados o periodistas. De todos modos, hasta el modo de tratar las lesiones de Bale por la prensa es cuestionable. Esta temporada lleva 2 lesiones y 39 días de baja. Parecen muchos, ¿no? Sobre todo cuando la prensa lo recuerda a diario. Pero es que Marcelo ya ha tenido 4 lesiones y 52 días de baja, Modric 3 y 47, Lucas Vázquez 2 y 44, Hazard 2 y 40, más los que le quedan, Brahim 2 y 93, James 4 y 72. Menos mal que tenemos a ese portento físico que es Mendy: 2 lesiones y 65 días de baja.

Cuando ya se decía que se lesionaba mucho, en las primeras tres o cuatro temporadas había dos compañeros de plantilla que se habían perdido muchos más partidos que el galés, ¿alguno lo adivina? Seguro que no, porque la prensa no ha hablado lo mismo de ellos. Son Varane y Carvajal.

Aquí están los datos actuales de Gareth Bale: 19 lesiones, 371 días de baja y 75 partidos perdidos. Una pena.

Lesiones Gareth Bale

Varane: 16 lesiones, 421 días de baja y 63 partidos perdidos.

Carvajal: 15 lesiones, 388 días de baja y 61 partidos perdidos.

“Pero ejke Bale costó una pasta”. Sí, y Hazard, y James: 23 lesiones, 408 días de baja y 63 partidos perdidos. ¿Y Dembelé? ¿Acaso se ha cebado la prensa con él, con su falta de profesionalidad o con la desgracia de acumular en dos temporadas y un tercio de la actual hasta 8 lesiones, 334 días de baja y 58 partidos perdidos? ¡Que Bale lleva cinco años más y los números son similares! ¡Y costó mucho menos que el francés!

Y si lo que preocupa al madridista medio es el coste del jugador, unido al número de lesiones, de verdad que no entiendo el grado de excitación por un tipo mucho más caro, mucho peor profesional y con muchas más lesiones en sus piernas, aparte de las varias gilipolleces que hace cada año en forma de fiestas y expulsiones: el brasileño Neymar Jr.

Lesiones Neymar

24 lesiones, 506 días de baja y 87 partidos perdidos. Recordemos que gana unos 35 millones de euros al año. Gareth Bale ni la mitad. “Ejke es el jugador mejor pagado de la plantilla”. Pues según Florentino Pérez el jugador mejor pagado de la plantilla es el capitán Sergio Ramos, pero ¡qué va a saber el presidente del club si la credibilidad la tienen los periodistas!

“¡Ejke Bale pidió irse del club tras la final de Kiev!”, tampoco es cierto. El que lo pidió fue Cristiano Ronaldo, trajo la pasta y se largó. Bale pidió minutos en el equipo, nada más, y que si no jugaba más se plantearía salir, y el tío lo dijo después de meter dos goles en una final de Champions. El que sí pidió irse a China y además gratis fue Sergio Ramos, pero el presi le hizo recular de inmediato.

Así con todo, llevan años dándole a Bale porque fue un empeño personal de Florentino Pérez, lo mismo que este año empezaron con Hazard o el pasado con Courtois. Unos años atrás publicaron diversas estadísticas comparando a Benzema con Morata para demandar la titularidad de este. ¡Morata!, algo tendría que ver su padre en las campañas, Alfonso Morata, antiguo director comercial de la Ser y la Cope. Recuerdo también los inicios de Cristiano cuando publicaron una serie de artículos para tratar de justificar que el Madrid jugaba mejor sin el portugués. La pena es que consiguen calar en parte del público que va al Bernabéu.

WhatsApp Image 2019-12-02 at 00.07.05

Su objetivo es atacar al Madrid y sobre todo a Florentino Pérez, a saco y sin disimulo. El periogolfismo es la leche, y sus miembros son manipuladores, tendenciosos y lo peor de todo para el gremio: ¡MENTIROSOS!

 

El once más aterrador de la historia del fútbol, según Barney

Vinnie Jones Gascoigne

Desde hace tiempo quería elaborar mi propia alineación de los jugadores más sucios, malencarados o desagradables que he visto sobre un terreno de juego, gentuza a la que eso del fair-play ni les suena, ni les interesa, ni les preocupa lo más mínimo. Tipos que si perpetraran sus agresiones en la calle irían directamente al calabozo, pero a los que se les perdonan al cometerlas sobre un terreno de juego. Así que este Halloween me ha parecido una excusa tan válida como cualquier otra para lanzarme.

Allá van, y se aceptan sugerencias, como no podía ser de otro modo en este foro tan abierto y poco tendencioso.

Portero

Harald Schumacher: para la historia quedará su entrada al francés Battiston en las semifinales del Mundial de España en 1982. Pero lo peor no es que estuviera a punto de dejar sin dientes al galo y que lo mandara directo al hospital, sino su reacción posterior: ni se acercó a interesarse por el jugador que yacía sobre el césped, se fue a por el balón, lo puso en el área pequeña para sacar y con la mano hizo el gesto de que se levantara su rival mientras se lo llevaban en camilla. Ni tarjeta amarilla.

Defensas

Marco Materazzi: el fútbol está repleto de héroes y villanos, tiene estas cosas que lo convierten en una metáfora de la vida misma. En la final del Mundial de Alemania 2006 solo se marcaron dos goles: el del héroe del toque exquisito, Zinedine Zidane, y el del rudo central italiano, Marco Materazzi. Sin embargo, el artista no fue capaz de vencer las provocaciones del camorrista del Inter y terminó agrediéndolo durante la prórroga. Algunos vídeos de Materazzi son escalofriantes, como este de sus hazañas en el scudetto italiano, que me ayudaron a entender lo gran futbolista que era el ucraniano Shevchenko, capaz de triunfar pese a enfrentarse a agresiones impunes como las del vídeo.

Javi Navarro: el uso de la violencia extrema a la que nos tenía acostumbrados junto a su pareja de baile, Pablo Alfaro, pudo costar una desgracia en un terreno de juego, como cuando le regaló un codazo en la garganta al venezolano Arango. El jugador del Mallorca terminó en el suelo con convulsiones y temimos lo peor. Digno heredero de la mejor tradición sevillista (Prieto, Del Campo, Martagón, Diego, Simeone), Javi Navarro era futbolista como podía ser matón de discoteca o dar palizas a sueldo, en su mirada no se atisbaba un ápice de piedad.

Andoni Goikoetxea: de aspecto inconfundible, siempre tuvo cara de malo de película, como Robert Davi, gracias a su nariz de boxeador sonado tras la cual se escondía una mirada pérfida.

Su mala leche era proverbial, conocida en todos los campos de la primera división española. Se hizo “grande” con Clemente, otro odiador profesional de todo lo que significara calidad técnica. En su currículum de grandes hazañas, las gravísimas lesiones a Schuster y Maradona, una bochornosa colección. Su carrera profesional solo podía mejorar de un modo: yendo al Atlético de Madrid junto a Arteche y Tomás Reñones. A día de hoy me sigue doliendo ver la entrada con la que mandó a Maradona al dique seco durante varios meses:

Terry Butcher: ¿qué otra cosa puedes ser en la vida si te apellidas “carnicero”? Como “Slaughter” en el Madrid, “matanza” o “Sacrificio”. El central inglés poseía un apellido contundente, tanto como su manera de actuar en el campo, ruda, expeditiva, llevándose por delante lo que fuera, al rival o a sus propios compañeros. Para el recuerdo, su imagen bañado en sangre tras jugar los noventa minutos contra Suecia en un partido de clasificación para el Mundial de 1990, más propia de una película gore.

Centrocampistas

Vinnie Jones: en España le conocemos sobre todo por la foto agarrando sus partes a Paul Gascoigne, pero su colección de vídeos es terrorífica, repleta de entradas criminales, como la tarjeta a los cuatro segundos. Se ve tan claro que le va a segar las piernas al rival que saca de centro que es una declaración de principios (o de guerra) en toda regla. Terminó como no podía ser de otro modo: haciendo de matón en pelis americanas.

Graeme Souness: cómo sería el escocés que en una votación en Reino Unido terminó por delante de Vinnie Jones y del siguiente de esta lista, Roy Keane. Perteneció a dos de los equipos favoritos de algunos de los que seguíamos el fútbol a finales de los setenta y principios de los ochenta: el Liverpool de las tres Copas de Europa y la cervecera selección escocesa que visitó España en el 82. Era un buen jugador con el balón en los pies, pero no conocía la palabra clemencia cuando lo llevaba el rival. Sus entradas a los tobillos o incluso por encima, y a destiempo, eran míticas. Lesionó de gravedad al escocés McCluskey, al rumano Rotariu y al islandés Siggi Jonsson.

Graeme Souness

Roy Keane: hubo un momento en que se rumoreó que podía recalar en un Madrid necesitado de músculo y dureza en el centro del campo tras la salida de Makelele. Keane tenía 34 años y me pareció uno de los rumores más estrafalarios que he escuchado nunca. El centrocampista del Manchester reconoció en un libro (Keane, 2002) que sabía que era un jugador violento, que no pensaba mucho sus entradas sobre el campo antes de hacerlas, simplemente las hacía, se llevara por delante la tibia rival, el tobillo o lo que fuera. En su libro reconoció haber lesionado intencionadamente al noruego Haaland, que tuvo que ser operado tres veces tras la entrada criminal y se tuvo que retirar del fútbol de manera definitiva. Lo peor es que la entrada no fue fortuita, sino madurada. Keane se lesionó de gravedad unos años antes en una jugada con el mismo Haaland, tras una entrada fallida del propio Keane. No le sentó nada bien que estando en el suelo dolido, el noruego se encarara con él, así que durante los meses de recuperación tramó su venganza que se consumó en esta terrible jugada. Ambos momentos están en este vídeo:

Mark Van Bommel: cómo sería este tío que deja fuera de la lista a Albelda o Gennaro Gattuso. Tiene una carrera sorprendente en los principales equipos de todas las ligas europeas (PSV Eindhoven, Barcelona, Bayern de Múnich, Milán), uno de esos tipos apreciados por los entrenadores porque aportaban peso en el centro del campo, no exento de toque holandés, y sobre todo incomodidad para los rivales. Si andaba cerca, ya sabías que te ibas a llevar un regalito. Que acabara los 120 minutos de la final de Sudáfrica es otra anomalía más de aquel arbitraje, tanto como la patada de DeJong al pecho de Xabi Alonso. Le dejó un recadito a Andrés Iniesta en el tobillo que logró que este se revolviera como pocas veces en su carrera. Nos pudo costar un disgusto y quedarnos sin el autor del gol de nuestras vidas antes de tiempo, mientras el guarrísimo jugador holandés seguía en cancha.

Delanteros

Eric Cantona: jugador tan genial como imprevisible para su entrenador, tan capaz de maravillosas vaselinas como de agresiones salvajes con los tacos, los codos o cualquier miembro que pueda ser usado de modo contundente. Para el recuerdo, su patada de kárate a un aficionado del Crystal Palace. En realidad, doble patada e intento de puñetazo. La cara de Alex Ferguson era un poema, yo creo que siempre mascaba chicle para que no se le leyera lo que decía.

Luis Suárez: tengo amigos que desde hace años me decían que la Liga española estaba sospechosamente preparada y amañada, que había un doble rasero en los arbitrajes y yo me negaba a creerlo. Hasta que he visto durante cinco temporadas seguidas a Luis Suárez en acción saliendo impune de sus múltiples agresiones y entonces lo he comprendido: por supuesto que sí, que hay un acuerdo F.C. Barcelona-Liga española por el cual no se puede expulsar a Luis Suárez haga lo que haga, ya sea dar codazos en la nuca a defensas rivales, dejar los tacos a cualquiera que pase por allí, insultar a los árbitros a centímetros de distancia o dar coces.

Luis Suárez

Nunca le han expulsado en España (una vez en Copa por doble amarilla) y eso es ya de por sí la mayor anomalía estadística en un tipejo que acumulaba casi cuarenta partidos de sanción entre Holanda e Inglaterra. Más los seis meses de sanción con la selección uruguaya por su bocado a Chiellini.

Aquí termina mi particular selección. Lo sé, habrá quien diga que no hay jugadores del Madrid en esta lista y que candidatos podíamos tener unos cuantos: Sergio Ramos, Pablo García, Pepe A.C. (antes de Casquero), Hugo Sánchez y sobre todo, Goyo Benito, pero he dejado mi particular homenaje de Halloween en este artículo en La Galerna sobre los jugadores que más miedo me ha dado ver con la camiseta blanca.

¡Os mando un terrorífico saludo a todos!

La “kulé borroka” recibe premio

 

Comunicado FCB

BARNEY, 18/10/19

El VARça-Real Madrid previsto para el próximo día 26 se aplaza. De momento sine die, pendiente de fecha, privándonos a los aficionados de uno de los mayores espectáculos que se puede ver en el mundo del fútbol. Es una victoria de las algaradas callejeras, de los radikales, que han conseguido “enmierdar” un partido que veíamos más de 600 millones de espectadores en todo el mundo. Una vergüenza que se debe a muchos factores y a numerosos actores, entre los cuales está el presidente de uno de los principales brazos propagandísticos del movimiento indepe, el F.C. Barcelona. Josep María Bartomeu y su directiva sacaron sus títulos de Derecho del cajón y criticaron duramente la sentencia del Tribunal Supremo con un escrito totalmente previsible publicado antes incluso de haber leído las 500 páginas de la misma. El aplazamiento es un triunfo de la “kulé borroka”, de la promoción de la desobediencia y la rebelión frente a una decisión judicial del Tribunal Supremo. Ya puestos en faena, animo a los dirigentes del club a que cambien desde ya el escudo de la institución:

Escudo Barça

La resolución del Comité de Competición responde a una decisión precipitada y, en palabras del Madrid, “una ocurrencia poco meditada” del nefasto presidente de La Liga, Javier Tebas, quien propuso de modo inmediato dicha medida tras la grave situación política que se vive estos días en Cataluña. ¿De verdad no se puede garantizar la seguridad del partido a diez días vista? ¿Existen informes de los Mossos d’Esquadra, la Policía Nacional o el Ministerio del Interior que avalen la decisión de Tebas? Según dijo ayer mismo el F.C. Barcelona, no hay ningún informe del Departamento de Interior de la Generalitat que indique que no se puede garantizar la seguridad del partido. Entonces, ¿Javier Tebas sabe algo que se escapa a los responsables de controlar una situación que se fue de las manos hace mucho tiempo por culpa de pirómanos como Torra, Artur Mas, Puigdemont y Bartomeu?

 

 

Busco en Google otras ligas del mundo en países con conflictos permanentes y veo que, salvo Yemen, Siria y poco más, los campeonatos se siguen disputando con aparente normalidad en Nigeria, Cisjordania, Irak, Etiopía o Venezuela. ¿Tan mal está la situación en esa “Cataluña de las sonrisas”, tan cosmopolita y abierta al mundo como la Tractoria en la que se está convirtiendo?

Los más jóvenes no recordarán lo que era el fútbol en los ochenta, en los que por desgracia nos acostumbramos a tragedias como las de Heysel, Bradford o Sheffield, o a las peleas y asesinatos de hinchas en las ligas sudamericanas. En España además teníamos la lacra de ETA amenazando tras cada gran acontecimiento, con avisos de bombas, pancartas de apoyo (¡de mierda!) en los campos de fútbol, intimidación en las gradas (recordad El Sadar y el “petardo-bomba” lanzado a Buyo) y sin embargo los partidos se disputaban. Los campeonatos se celebraban pese a todo.

Para acabar con esta lacra se aprobaron una serie de leyes con fuertes regímenes sancionadores para erradicar todo lo que pudiera promover la violencia en el deporte, y de modo especial en el que se mostraba con mayor crudeza, el fútbol. La Football Spectators Act en Inglaterra supuso un antes y un después en ese mundo convulso de hooligans y aficionados alcoholizados.

En España se aprobó la Ley del Deporte en 1990 que fue un referente en la lucha contra la violencia en el deporte, y actualmente tenemos la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. En mi modestísima opinión de aficionado madridista y no jurista, lo que se tendría que hacer con el Clásico del 26 (y lo que se debería haber hecho desde hace años) es algo a lo que están desacostumbrados los dirigentes catalanes, ya sean del Parlament o de la directiva blaugrana: aplicar la Ley. Lo repito: aplicar la Ley. Les dejo el enlace a la Ley aquí. Lamento dejarlo en esa lengua que el presidente de la Generalitat Quim Torra define como propia de “bestias con forma humana”, pero estoy seguro de que aun así serán capaces de entenderla.

Según esta Ley, art. 2, son delitos o faltas tipificadas:

b) La exhibición en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte organizados para acudir a los mismos de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que, por su contenido o por las circunstancias en las que se exhiban o utilicen de alguna forma inciten, fomenten o ayuden a la realización de comportamientos violentos o terroristas, o constituyan un acto de manifiesto desprecio a las personas participantes en el espectáculo deportivo.

e) La emisión de declaraciones o la transmisión de informaciones, con ocasión de la
próxima celebración de una competición o espectáculo deportivo, ya sea en los recintos deportivos, en sus aledaños o en los medios de transporte públicos en los que se pueda desplazar a los recintos deportivos, en cuya virtud se amenace o incite a la violencia o a la agresión a los participantes o asistentes a dichos encuentros, así como la contribución significativa mediante tales declaraciones a la creación de un clima hostil, antideportivo o que promueva el enfrentamiento físico entre los participantes en encuentros o competiciones deportivas o entre asistentes a los mismos.

f) La facilitación de medios técnicos, económicos, materiales, informáticos o tecnológicos que den soporte a la actuación de las personas o grupos que promuevan la violencia, o que inciten, fomenten o ayuden a los comportamientos violentos o terroristas, o la creación y difusión o utilización de soportes digitales utilizados para la realización de estas actividades.

 

 

Los recintos deportivos deberían ser lugares, como explica el Preámbulo de la Ley, para el disfrute del deporte, no para manifestaciones políticas, ni para remover a las masas con temas que encienden tantas bajas pasiones como el nacionalismo. El CDR (Club Deportivo Radikal) Barcelona ha sido durante años uno de los pilares del independentismo, una de las organizaciones que ha facilitado la estructura del club para la difusión del mensaje secesionista por el mundo, y nunca se le han parado los pies, pese a que, entre sus obligaciones, están:

Ley art.3

Ley art.3B

Leo todo lo que dice la Ley y creo que han incumplido el ochenta o noventa por ciento de las obligaciones. Lo que ocurre es que hablo de un club en el que sus dirigentes y principales jugadores se siguen descojonando de lo que ocurrió en 2002 con Figo, el lanzamiento de botellas y el cochinillo. De un club que ha blanqueado siempre el apedreamiento del autobús del Real Madrid, una práctica que no es de tiempos inmemoriales. Este artículo es de 2010, por ejemplo. “Estos chicos…” son como los chicos de la gasolina de Arzallus, siempre presto y dispuesto a blanquear la imagen de los radicales.

Aquel día de la vuelta de Figo al Camp Nou no ocurrió una desgracia de milagro, pero aun hoy los culés más recalcitrantes siguen diciendo que Figo fue a provocar al tratar de realizar un acto tan ominoso como el que solía hacer en cada encuentro: sacar un córner. La sanción al club fue la que era de esperar, el cierre por dos encuentros, pero como a este club no le aplican las leyes, ya sean civiles o deportivas, la sanción quedó sin cumplir. Favor por favor, e inicio del terrible Villarato.

El “mès que un club” está haciendo estos días lo que ha hecho toda la vida: ponerse al lado de aquel del que puede sacar tajada, ya sea la Generalitat, Mediapro, LaLiga de Tebas, Villar, la UEFA o Franco. Y por alguna extraña razón hay miedo a aplicarles la ley, como el cierre del estadio, la pérdida de puntos por llegar tarde a un encuentro, la sanción por no presentarse a un partido, las prohibiciones de la UEFA de hacer política en los campos, negociar con jugadores con contrato en vigor, no ceder jugadores a la selección, poner un partido después de las 12 de la noche, cerrar el Camp Nou al público el 1-O, y tantas y tantas otras.

Esteladas

Casualmente, por primera vez en años el Madrid contaba con un día más de descanso que el Barça antes del Clásico, porque juega el martes y el Barça el miércoles. ¿Qué tendría que hacer el Madrid? Ir a jugar el partido a la hora prevista, y si se incumple la ley en lo relativo a las (putas) pancartas o a las garantías de seguridad, o apedreamiento del autobús, pedir la suspensión del mismo. La cancelación del encuentro y una sanción ejemplar para el club, ¡coño, lo que dice la Ley!

Ley Art.15

Si el partido es una vergüenza, como lo fue en su día el del cochinillo y la botella de JB, que lo vea todo el mundo, si hay lanzamiento de objetos que se suspenda, que Ramos pida que se retiren todas esas pancartas ofensivas que llaman a España estado opresor, que vean en China, Arabia Saudí y los Estados Unidos en qué se ha convertido este club que hace un cuarto de siglo no era ni por asomo el altavoz del odio en que se ha convertido hoy en día. Que se aplique la Ley, que es lo que se hace en los estados de Derecho sin “tsunamis democràtics”:

Sanciones

Siento una enorme pena por lo que está ocurriendo en Cataluña estos días. La falta de condena de la violencia y las imágenes de estos días me recuerdan a los años de plomo del País Vasco, con Otegi equiparando “las violencias de todos los lados”, las nueces que recogía Arzallus mientras ETA ponía las bombas, me viene a la memoria el silencio de los que están acojonados porque no se atreven a decir su opinión en público. Futbolistas incluidos, ¿qué han hecho Iniesta, Villa, Pedrito o Luis Enrique todos estos años? Lo mismo que hicieron aquellos años los futbolistas y seguidores que no apoyaban al separatismo vasco, callar. Solo pueden hablar los de siempre: Piqué, Sergi Roberto y los millonarios cataríes Guardrolona y Xavi Hernández.

El Barça, en lugar de poner sensatez, ha echado más gasolina. Si no se puede garantizar la seguridad del partido, se suspende y se les pone una sanción ejemplar. Pero que esta vez la cumplan. Una de las propuestas era que se juegue el día 4, pero ya ha dicho el Barça que no le viene bien porque el día 1 tiene partido contra el Atleti. Por primera vez en años a Tebas le preocupa que los dos equipos cuenten con los mismos días de descanso. Ya veréis cómo lo ponen cuando peor le viene al Madrid, que una vez más tiene que dar ejemplo y ya veréis cómo es el que recibe los palos de prensa y Liga.

Actualización del 19/10/19: según la última noticia de ayer por la tarde, parece que se jugará el 18-D. Para el Madrid, 4 días después de visitar Mestalla y 3 días antes de recibir al Athletic de Bilbao. Mucho peor que ahora.

Lo dicho: la kulé borroka todavía recibe un premio.

9 teorías surrealistas (y una anormal) para aplazar el Clásico. En La Galerna.

Cara Barney