14 horas sin móvil, por Lester

Adicción al móvil

Un día de la semana pasada salí de casa poco después de las seis y media de la mañana. Cuando estaba llegando a Madrid, me di cuenta de que no llevaba el móvil encima, “¡qué putada!”, pensé, y nos hemos hecho tan dependientes del cacharro que por una fracción de segundo me planteé volver a casa a por él. “¡Qué cojones, podré sobrevivir!”

Volví a casa sobre las ocho y media de la tarde, lo que significa que estuve unas catorce horas sin móvil, y, ¡oh, sorpresa!, no me pasó nada, llegué sano y salvo. Tal como lo digo suena a terapia al estilo de las que pasan personas con problemas de alcoholismo o ludopatía: “Hola, me llamo Lester, y llevo catorce horas sin mirar la pantalla del móvil”. Algo de eso hay en el fondo: dependencia, adicción, necesidad, ansiedad en ausencia del estímulo, es decir, mono.

Entré al gimnasio de sonámbulos del que ya he hablado aquí alguna vez y al no tener nada que escuchar, pues el móvil ahora es nuestro teléfono, cámara de fotos, GPS, MP3, agenda y entrenador personal, pude fijarme más en los detalles de lo que me rodeaba. Los tatuajes de los malotes de las pesas, las espantosas conversaciones de las brujas, los vídeos de tipas siliconadas en los monitores, la música a todo meter por los altavoces,… Dicen que a las personas sordas o ciegas, al estar privados de uno de los sentidos, se les agudizan los demás. Pues creo que eso fue lo que me pasó, porque normalmente me abstraigo en mi mundo con los cascos, escuchando noticias o podcasts frikis, y ese día advertí que mis sentidos estaban potenciados como si fuera Spiderman tras el aguijonazo de la araña. Veía con más claridad, escuchaba voces desconocidas y conversaciones totalmente intrascendentes sobre vecinas o batidos proteínicos, y olía a Nubetóxica con mayor intensidad. Las fosas nasales se dilataron al aspirar el hedor del sudor trimestral de la señora y como un Rexona que no abandona, su recuerdo me persiguió a lo largo de toda la jornada.  

Llegué a la oficina y, al subir al ascensor, hice el gesto instintivo de sacar el móvil del bolsillo, gesto que repetiría varias veces a lo largo del día, como si de un vaquero presto a desenfundar se tratara. ¡Error! Ahí no había nada. Me pasó en la cafetería de empresa, en el baño, en una reunión de trabajo, en diversos momentos del día. Se ha convertido en un gesto tan instintivo como colocarnos el flequillo, hurgarnos la nariz o como pueda serlo para Rafa Nadal sacarse la goma del calzoncillo del orto.

Al no tener el móvil con el que abstraerme de la realidad practicando el buceo en el trivial mundo del guasap o el sensacionalista de los titulares de noticias, me sentí un poco como el protagonista de Una cuestión de tiempo al final de la peli, cuando decide seguir el consejo de su padre y fijarse en los detalles que no había percibido la primera vez que vivía una situación: el peinado de su compañera, el mensaje en una camiseta, una sonrisa amable, las zapatillas de colores de algunos yogurines,… Bien es verdad que al haber pertenecido a esa generación que tuvo su primer móvil cerca de la treintena, y datos al rebasar los cuarenta, no soy el típico tío que va todo el día por la calle, la oficina o la cafetería enfrascado en su mundo virtual de la puñetera pantallita, pero reconozco la influencia de estos cacharros en nuestro comportamiento diario, muy superior a la que nos gustaría reconocer.

El móvil es un arma de distracción masiva. Hace tiempo que le quité el sonido de los avisos, casi al principio de los tiempos, porque eso de que te suene un ring o un toc-toc-toc cada vez que entraba un guasap o un correo era un puto infierno que te impedía concentrarte en cualquier cosa. Odio cuando mis compañeros tienen el sonido activado en las reuniones de trabajo, que a veces se convierten en un concierto en el que puedes ver los distintos timbres escogidos: la flecha, la moneda, los nudillos sobre la puerta, el timbrazo, la tecla de piano o el gorgorito-los-cojones.

Adicción al móvil 2

También desactivé hace tiempo los avisos de correos o guasaps pendientes de leer, porque si mirabas la pantalla y leías “38 mensajes de 9 grupos diferentes” o “14 correos electrónicos recibidos” terminabas entrando a leerlos. En mi caso, cuando el número supera los cincuenta sabes que alguien ha muerto o que se está buscando una fecha para una cena o un cumpleaños. Aquel día fue diferente y me pude concentrar mejor en mi trabajo. Hubo gente que intentó localizarme y no lo consiguió a la primera, pero oye, ¡descubrieron el teléfono fijo!

– Te he llamado al móvil y no me lo has cogido.

– Claro, me lo he dejado en casa, pero mira, como no me muevo de mi chiringuito me puedes encontrar en este aparato ultranovedoso llamado teléfono fijo. Funciona igual que el móvil, con la única diferencia de que no lo puedo coger cuando estoy meando.

– Cualquiera diría que te lo has dejado aposta.

– Pues no ha sido así, pero descuida, que a partir de hoy voy a hacerlo una o dos veces por semana.

Fui a comer con un compañero de trabajo, algo rápido porque seguíamos con mucho follón en el curro, pero en la conversación surgió una duda acerca de un dato. Lo de siempre, un resultado de fútbol, un actor en una peli, el nombre de una tía buena en la misma peli (o en la ofi o en el restaurante o por la calle), o si el gato de Schrödinger era negro y traía mala suerte, o no lo era y lo freímos con las putadas que le hicimos en el Adicción al móvil 3interior de la caja. La conversación normal entre compañeros.

Pues en lugar de confiar en mi memoria, va mi compañero, desenfunda el móvil y con los dedos grasientos de patatas fritas se puso a buscar la respuesta en San Google. Ah, San Google, el buscador que evita los antiguos conflictos familiares con tu “cuñao”:

– Que sí, que me acuerdo perfectamente, que el Atleti iba ganando tres a cero al Madrid cuando el árbitro pitó aquel penalti y expulsión.

Antes le decías lo normal, no tienes ni puta idea, forofo patético, o le soltabas un guantazo por bocazas, pero ahora ambos sacáis el móvil, gugleáis y resolvéis el conflicto. Hasta ese punto ha influido el móvil en nuestras vidas, hasta ese nivel le ha restado emoción.

Pero lo mismo que digo en público que se puede vivir 14 horas sin el móvil, también soy capaz de reconocer que tiene enormes ventajas, y no me refiero solo a lo que habría sido la reciente avería que padecí en mitad de todo el meollo del centro de Madrid de no haber llevado un móvil encima, sino por lo que vendría al llegar a casa, poco antes de la medianoche.

El móvil yacía tranquilo en el baño, aún con batería. No sé cuántos mensajes y llamadas perdidas tenía, tampoco eran excesivas. Nadie había muerto, no se me había olvidado ningún cumpleaños, seguían sin acordar la fecha de una cena, mi vida podía seguir. Pero dos horas después el móvil se activó como en sus mejores días y se disparó con cerca de dos centenares de guasaps: el Liverpool acababa de endiñarle cuatro goles al Barça y aunque solo sea por esas gozosas horas de disfrute cabroncete para el que los españoles estamos mejor dotados que ningún otro pueblo en el mundo, aunque solo sea por el deleite que nos provoca el hundimiento ajeno, merece la pena llevar el móvil encima.

 

Cara Lester

Anuncios

La Champions le debía una, por Barney

Champions 0

Los aficionados al fútbol, especialmente los madridistas, nos hemos hartado de escuchar en los últimos años que “la Champions le debe una” a alguien, a un club, un jugador, un entrenador,… casualmente se la debía a cualquiera que compitiera contra el Madrid.

Tiene cojones que esas “deudas del juego” solo eran vistas por la prensa española, esa lamentable prensa deportiva que algunos tachan de madridista, lo cual me causa una enorme perplejidad. Suelo contestar a mis amigos antimadridistas (algunos me quedan) que será madridista por el tiempo que le dedican, desde luego que no por los elogios de los comentarios. Hasta cuando no juega el Madrid, como esta deliciosa semana de semifinales de Champions, se acuerdan del club más laureado del mundo.

“La Champions le debe una al Atlético de Madrid”, dijeron antes de la final de Milán (2016). ¿Puedo saber por qué? ¿Por qué le debe una a un equipo ramplón que estuvo a punto de ganar un partido con media ocasión y un autobús durante más de una hora? ¿Por qué se merece ganar una Champions un equipo que se dedicó el resto del tiempo tras el gol a perderlo con un descaro vergonzoso? ¿Porque les empataron en el tercer minuto de descuento de una segunda parte en la que se perdieron seis, por eso? ¿El mundo del fútbol le debe algo al Cholo Simeone, aparte de reconocerle el mérito de haber llevado a este equipo y con ese estilo a dos finales de Champions y a la conquista de una Liga en la que competían Messi y Cristiano Ronaldo?

“La Champions le debe una a Buffon”, dijeron antes de la final Madrid-Juventus en Cardiff (2017). Volvieron a decirlo en la eliminatoria de la temporada pasada entre ambos equipos, la del famoso penalti de Benatia a Lucas Vázquez, que recordemos que a juzgar por algunas crónicas no fue mas que un tropezón con la línea del área pequeña. Este año nuestros periolistos se olvidaron de que la Champions le debía una a Buffon, igual que se olvidaron de mencionar lo duro que resulta que te señalen un penalti en el descuento cuando está bien pitado, como le ocurrió al portero contra el Manchester en la jugada que dejó fuera al PSG.

Durante los días previos a la final de 2018 en Kiev, el mantra que repetía la prensa era otro: es una final indigna, descafeinada, entre “el tercero de la Liga española y el cuarto de la Premier”, como escuché en la Cope (vía El Radio de Richard Dees, of course). Podían haber mencionado que se juntaban 17 Champions/Copas de Europa sobre el terreno de juego, o que el Liverpool se había cargado al City de su idolatrado Guardiola y a la Roma que se cepilló a su no menos adorado Barcelona. Muchas críticas a la temporada del Madrid, a su juego, su entrenador, lo de siempre, y pocas menciones al hecho de que el equipo de Zizou había vencido en París, Turín y Múnich, derrotando a rivales sin importancia como el campeón de Francia 5 de esos 6 años, al campeón de Italia sin interrupción desde 2012 y al campeón de la Bundesliga 5 años consecutivos.

Pero era una final “descafeinada”, por supuesto, y si a alguien le debía la Champions el trofeo era sin duda a Jürgen Klopp, responsable de montar un equipazo en Liverpool o en Dortmund, con aquel enorme Borussia capaz de romper el monopolio del Bayern en la Bundesliga y de alcanzar la final de la Champions en 2013.

De la final “indigna” del año pasado hemos pasado por arte de magia a la mejor Champions de todos los tiempos. Con un par, sin pestañear.

Champions 2

El Tottenham, que lleva sin ganar la Premier desde el año 61 y un torneo europeo desde el 84, frente al Liverpool, otro equipo con una larga sequía en la Premier, donde no triunfa desde 1990. Pero es la mejor de todos los tiempos, pues vale. Es lo que tiene que no juegue el triunfador en una de cada cinco ediciones, que automáticamente revaloriza cualquier título.

Entonces, insisto en mi pregunta: ¿a quién le debe la Champions un título?

Pues según uno de los feladores habituales de Pep Guardiola, el éxito de los equipos ingleses se debe a la presencia de este entrenador en Inglaterra. Curioso, igual que sucedió en el Mundial, donde ya daban por seguro el triunfo de su selección por el aura mágica del noi de Santpedor.

Champions 4

A los periodistas les da igual que el Liverpool de Klopp y el Tottenham de Pocchettino jueguen de un modo totalmente opuesto a los equipos de Pep Guardiola, las semifinales han sido una oda al juego directo y sin contemplaciones, a la velocidad de circulación de balón y si el momento lo requería, como en la segunda parte de Ámsterdam, a los balones largos áereos, les da lo mismo: es un triunfo de Guardiola.

Lo de siempre con este entrenador y con el malo malísimo de Mourinho, el único capaz de romper en los últimos cinco años esta hegemonía de los equipos españoles en Champions, Europa League, Supercopa de Europa y Mundial de clubes (manteniendo tal consideración para el que se ha convertido en bandera del independentismo catalán):

Pues no, no se la debe a Guardiola, ni mucho menos a Messi, el que iba a ganar “esta Copa tan linda” porque este año se lo había propuesto. Debe ser que los anteriores no le apetecía, ¿no le motivaba acaso?

Champions 7

Mi respuesta sería que esta Champions es una gozosa vuelta al fútbol que me gusta, a la brega, a la lucha noble, al juego de equipo en el que el conjunto prevalece sobre las estrellas, como ocurrió en un Liverpool sin Salah, Firmino ni Keita, o en un Tottenham sin Harry Kane. Y pocos estilos como el inglés se acercan a ese tipo de fútbol que me gusta desde hace décadas.

Champions 5

Tengo clara mi respuesta:

  • El 8 de mayo se clasificaba el Tottenham con un gol en el minuto 95.
  • El 7 de mayo pasaba el Liverpool aprovechando el despiste de los jugadores culés, un descuido provocado por su manía de protestar al árbitro tras cada falta o córner, algo que sabía Klopp según este artículo del The Telegraph y que manejó con picardía.
  • El 6 de mayo se cumplían 10 años de lo que algunos llamaron “el Iniestazo”, el famoso gol del manchego en el descuento en Stamford Bridge, pero que para la mayoría fue realmente el “Ovrebazo”, el tan acojonante como sospechoso arbitraje del noruego Tom Ovrebo, el más lamentable que recuerdan los aficionados antes de la irrupción del Aytekinazo.

Desde aquel día la Champions le debía una al fútbol inglés y era de justicia que esa deuda se la cobrara al Barça. Eso sí, limpiamente.

Cara Barney

A favor del doblaje, por Travis

1 El resplandor

“El doblaje es una infamia”

(Jean Renoir)

Hace años estuve en una conferencia del escritor de origen cubano Guillermo Cabrera Infante, premio Cervantes en 1997. Era un gran aficionado al cine, como lo demuestran sus libros y críticas sobre el llamado Séptimo Arte (he leído y disfrutado Cine o Sardina y Arcadia todas las noches) y los guiones que escribió, de los cuales el más famoso fue el que dio lugar a la película de Richard Sarafian Vanishing point (1971), titulada en España Punto límite: cero.

“Un guion sirve para que el productor sepa cuánto va a costar la película”, fue una de las perlas que dejó en la conferencia. Aquel día presentaba Cine o sardina y el capítulo escogido por el escritor para animarnos a la compra de su obra fue el titulado Por quién doblan las películas. Con su particular flema británica, adquirida tras décadas de residencia en el exilio londinense, fue desgranando varias anécdotas acerca de su fobia al doblaje, no tanto las razones. Casi toda su socarronería se destinó a bromear sobre las consecuencias del doblaje, como que Bogart no era Bogart sin su voz, o que nadie podía decir que había visto actuar a Greta Garbo si no la había oído. Llegó a decir que en los sesenta tuvo que dejar Madrid para mudarse a Londres, pero que lo lamentó menos al ir a un lugar en el que poder disfrutar las películas en versión original.

“Después de vivir un tiempo en Madrid y estar yendo al cine todos los días, comencé a observar que la voz del actor español que doblaba a Burt Lancaster era muy parecida a la voz de quien doblaba a John Wayne. Y a James Stewart y a Gregory Peck y a Gary Cooper y así, ad infinitum, anónimo. Luego me enteraría de que ¡un solo actor los doblaba a todos! También a Lee Marvin. Tamaña proeza histriónica merecía un premio. Se trataba de una versión oral de Lon Chaney, el hombre de las mil caras. ¡Era el actor de las mil voces! El doblaje, por fin, había logrado su obra maestra.”

4 Cooper Wayne

El anglo-cubano era un fuera de serie. En dos idiomas. Lo mismo que Christoph Waltz era un redomado hijo de puta en cuatro idiomas interpretando al coronel Hans Landa en Malditos bastardos y sería una lástima perderse su voz original. Un crimen, un delito. Pero no pasa nada por reconocer que no todos tenemos el nivel de ambos y aunque me defienda más o menos en la lengua habitual del ochenta por ciento de las producciones que nos llegan, en ocasiones prefiero la versión doblada. Sobre todo si lo que se cuenta o lo que se explica es fundamental para entender la trama. He visto capítulos de House of cards o Mad Men en versión original con subtítulos en inglés que he tenido que volver a ver enteros y doblados porque no pillaba los giros del lenguaje o el nivel de sarcasmo. Lo siento, lo reconozco, me faltan varios años de residencia en Washington o Nueva York para poder seguir algunas series o películas. “¡Y ni aun así!”, me dijo una vez un amigo angloparlante.

Por supuesto que nada es comparable a una versión original, eso no lo voy a poner en cuestión. Con apenas trece años vi La vida de Brian en versión original y, pese a mi nula costumbre de ver películas con subtítulos, la disfruté mucho más que con las copias dobladas que he visto años después. No es que esté a favor del doblaje, pero desde luego que no estoy en contra. Creo que el doblaje y el original pueden y deben convivir perfectamente. Eso sí, ahora que las nuevas generaciones vienen con el inglés incorporado de serie, ojalá las versiones originales sean más accesibles, que no siempre lo son. Apenas una emisión de cada veinte en las multisalas, como mucho.

El cine empezó a finales del siglo XIX como imágenes en movimiento, a las que luego se añadió la música y tres décadas después, la voz. Es uno más de los artes de contar historias, pero este se basa sobre todo en el empleo de imágenes, la fotografía, el uso de los encuadres, el montaje y todos los elementos visuales accesorios como decorados, iluminación, vestuario, maquillaje o efectos especiales. La voz es un componente fundamental de la trama porque es la que cuenta, la que narra, la que explica buena parte de la historia, pero es uno más y tiene que entenderse.

He visto algunas películas en versión original en las que no entendía nada, o no entendía a alguno de los actores protagonistas, pero sí al resto, lo cual es peor porque para la mayoría del reparto no necesitas leer los subtítulos, pero sí cada vez que intervenía “el intenso”. Me pasa con Al Pacino, por ejemplo, que resulta taaaan intenso e interioriza taaaanto sus personajes que los mismos hablan para adentro, entre dientes y hacia sí mismos. Y a Al Pacino en el original (matadme ahora, puristas) no se le entiende con la claridad con la que seguimos la fenomenal voz de Ricardo Solans, su doblador habitual. Un actor de doblaje, por cierto, que también ha hecho las voces de Robert de Niro, Dustin Hoffman, Richard Gere o Mickey Rourke, lo que sin duda hará revolverse en su tumba al señor Cabrera Infante.

Jorge Luis Borges decía que “quienes defienden el doblaje, razonarán (tal vez) que las objeciones que pueden oponérsele pueden oponerse, también, a cualquier otro ejemplo de traducción.” ¡Por supuesto! Los más firmes opositores al doblaje admiten y celebran las traducciones en la literatura, cuando esa sí es la mayor perversión del original que conozco. Una novela, un relato, o no digamos la poesía con su musicalidad, es solo palabra escrita, sin más elementos al contrario que el cine, y se altera desde la primera letra a la última de toda la obra. A veces no coinciden ni los caracteres, y se cambia todo, desde “Prólogo” hasta “Fin”, lo cual no quita para que podamos disfrutar excelentes traducciones de textos escritos en otros idiomas.

No solo eso, sino que cada año se otorgan premios a las mejores traducciones, a transcripciones palabra por palabra tratando de encajar la expresión adecuada a determinadas frases coloquiales del inglés, francés, ruso, alemán o cualquier otra lengua que se nos ocurra. Sin embargo, nos parecería impensable que se concediera un premio anual al mejor doblaje. ¡Un crimen!, dirían algunos.

“Ese argumento”, continúa Borges, “desconoce o elude el defecto central: el arbitrario injerto de otra voz y otro lenguaje. La voz de Hepburn o de Garbo no es contingente: es para el mundo uno de los atributos que la definen. Cabe asimismo recordar que la mímica del inglés no es la del español.” Ni la del francés o el japonés, o el iraní o el chino. Guillermo Cabrera Infante continuó su conferencia bromeando sobre lo absurdo de ver y escuchar a Gary Cooper doblado en un perfecto mexicano, o cómo los actores negros habían perdido su “negritud”, en lo que para el escritor constituía “una muestra sonora de racismo”.

Dicho así, convendremos en lo absurdo que resulta ver a los amantes de Verona, al príncipe Hamlet de Dinamarca o al mercader de Venecia hablando a la perfección la lengua de Shakespeare. Si queremos que cada voz “suene” como debería sonar en el original, las productoras tendrían que tener el valor de hacer lo que hizo Mel Gibson en Apocalypto y La Pasión de Cristo: grabar en las lenguas originales de los protagonistas, como el maya, el hebreo o el latín. El resultado, según mi modo de ver, fue fantástico.

“Las posibilidades del arte de combinar son infinitas, pero suelen ser espantosas. (…) Un maligno artificio que se llama doblaje propone monstruos que combinan las ilustres facciones de Greta Garbo con la voz de Aldonza Lorenzo”. 

(Jorge Luis Borges)

No todo el doblaje es un horror, ni mucho menos, y en España además tenemos la suerte de contar con grandísimos actores de doblaje. Constantino Romero será siempre nuestro Darth Vader, Roger Moore o el Clint Eastwood de muchas décadas y películas. Y siendo Constantino un gran actor y habiendo sido Arnold Schwarzenegger tan criticado en sus orígenes por su acento y mala dicción, ¿qué Terminator es preferible?

Pocas voces me gustan más que la de Pepe Mediavilla, que no solo es un Morgan Freeman repleto de matices, sino un Gandalf brutal: “¡No podéis pasar!” Su hija Nuria también se dedica al doblaje, con tanto acierto que ha sido la voz de Cameron Díaz, Nicole Kidman o Una Thurman en varias películas. Qué decir de Ramón Langa haciendo de Bruce Willis, qué vozarrón. Luego oyes al Willis original y te parece hasta blandengue.

En esa maravilla para cinéfilos que es El cine y sus oficios, el autor Michel Chion dice lo siguiente:

“Durante mucho tiempo, la práctica del doblaje fue algo más o menos vergonzante. Actualmente, aunque hay quien la sigue despreciando, parece por fin reconocida. Cuando tenemos la curiosidad de interesarnos en ello, descubrimos que se puede practicar como un arte: el doblaje al francés de Amadeus (1984), de Milos Forman, realizado bajo la dirección de Jacqueline Porel, con Luc Hamette en Mozart (doblando a Tom Hulce) y Jean Topart en Salieri (sustituyendo la voz de Murray Abraham) suele citarse como ejemplo de buen trabajo.”

Por supuesto que se cometen auténticas tropelías en esto del doblaje. Todavía recuerdo la enorme cagada que fue todo el proyecto de El capitán Alatriste, con grandes medios, un buen presupuesto, y concentrando a lo bruto y sin mucho orden seis libros de las aventuras paridas por Arturo Pérez-Reverte. Como remate, para representar al capitán de los tercios de Flandes, un actor americano con acento argentino, Viggo Mortensen. Una pena.

7 Viggo Mortensen Alatriste

No es una profesión sencilla. Antonio Banderas y Javier Bardem, con todo lo que tienen de grandes actores, dan algo de grima cuando se doblan directamente del inglés. Algunos actores de los que se han alabado sus grandes interpretaciones, tuvieron que ser doblados ya en la versión original. Lo remarco por los puristas de La Voz y esas cosas. Philippe Noiret nos encantó a todos en Cinema Paradiso y su trabajo fue muy alabado y reconocido, pero él, francés, tuvo que ser doblado al italiano en el original. Marnie Nixon puso su voz al personaje de Audrey Hepburn en algunas partes de My Fair Lady. La voz de James Dean en Gigante tuvo que ser parcialmente doblada por Nick Adams, al resultar poco inteligible… y al no contar con el actor por su prematura muerte.

8 Noiret Cinema Paradiso

El doblaje de El resplandor, de Stanley Kubrick, está considerado uno de los peores de la Historia del cine, pese a lo meticuloso del director británico, que se encargó de seleccionar directamente a los responsables del doblaje de sus películas. En la versión española se contó con Vicente Molina Foix para la traducción y todo un director como Carlos Saura para la grabación del sonido, pero el resultado no contentó a nadie.

Se puede hacer mucho peor, claro que sí. Algo muy típico en nuestro país es coger al actor de moda para que doble una película de animación. Dani Rovira, Santiago Segura, Anabel Segura,… Para rematar y si es posible, que ya se encargan de que lo sea, le meten alguna morcilla, alguna frase como el terrible “un poquito de por favor” de Fernando Tejero, insertado a machetazo limpio en El espantatiburones. El insoportable Ángel Garó dobló las 32 voces de todos los personajes de Ferngully, jodó, qué horrible,… si ya resultaba cansino con su voz original. ¿Algo peor? Sí, claro que sí. La voz de Iniesta en el doblaje de ¡Piratas! Menudo lince el que seleccionó al tipo con menor variación de tonalidad de voz del mundo, un tono monocorde ya sea vendiendo polos Kalisse o marcando en la final de un Mundial.

Por suerte, no todo el doblaje es tan penoso, no lo desdeñemos por completo. Concluyo como empecé, con Don Guillermo Cabrera Infante:

Me queda una última pregunta hecha en español al espectador español pero que pronto será doblada.

¿Por quién doblan las películas? No preguntes. Están dobladas por ti.

 

Las encuestas, el CIS de Tezanos y mis grupos de Whatsapp

Elecciones

JOSEAN.- 28/04/2019

Llegó el gran día de las votaciones, la “fiesta de la democracia” y todas esas cosas, y existe una sensación generalizada de que puede pasar cualquier cosa, desde los inverosímiles 130 diputados de Pedro Sánchez a los no menos sorprendentes 50 escaños de Vox. Esas cosas hemos leído estos días. Estas elecciones resultan trascendentes porque todo hace indicar que en un margen muy escaso va a estar la diferencia entre que se repita el pacto de gobierno “Frankenstein”, como lo denominaron sus detractores, o que gane “el trío de derechas” o la “derecha trifálica”, impagable aportación de la ministra Dolores Delgado.

En lo que sí parecen coincidir todas las encuestas es en que la opción mayoritaria ahora mismo, o hasta ayer al menos, son los indecisos. Y con un cuarenta por ciento de votantes que todavía no han decidido quién es el que menos le disgusta, cualquier análisis que se pretenda hacer resulta muy sesgado, arriesgado. Pero lo voy a intentar. Igual que jugamos a la porra del AJD, vamos a hacer nuestra apuesta basándonos en toda la información que tenemos a mano, que es mucha.

Las encuestas

Tenemos una ley electoral manifiestamente mejorable, con un sistema de reparto de votos absurdo en función de los escaños asignados por provincias, y con sinsentidos como la prohibición de publicar encuestas en los cinco días previos a la votación, lo que nos impide saber la influencia real que han tenido los debates sobre la intención de voto. Así que estos resultados de encuestas que resume El Periódico recogen el posible reparto de escaños en función de la intención de voto a diez días vista o más de las elecciones:

Encuestas

Según la fuente consultada, parece que la mayoría absoluta del bloque de izquierdas está a un tiro en muchos casos. Según El Español, la suma de PSOE y Podemos alcanzaría los 172 diputados, a los que fácilmente se sumarían en ese caso los de Esquerra o PNV. El mero hecho de ver a los nacionalistas en un pacto de gobierno me asusta como pocas cosas, pero tengo que racionalizar mis miedos y pensar que lo llevan haciendo toda la vida, con gobiernos del PSOE, pero también del PP, y sacando tajada siempre.

Otras encuestas como las de OKDiario o eldiario.es ponen prácticamente en situación de empate a los bloques PSOE-Podemos y PP-C’s-Vox, luego una vez más el voto de los nacionalistas será decisivo. Recuerdo cómo durante años, cuando el domingo por la noche salían todos los máximos responsables de cada partido explicando a su manera que habían ganado las elecciones y por qué (aunque el peso de sus partidos fuera irrelevante), yo siempre pensaba que el ganador no salía nunca: Jordi Pujol, bañándose en su piscina de billetes como el Tío Gilito.

Las encuestas fallan en sus pronósticos, porque es científicamente imposible que todas acierten, pero en lo que suelen acertar es en las tendencias. Una semana antes, este mismo panel reflejaba estos pronósticos:

Encuestas 2

Y el mismo panel nos daba estos resultados si nos vamos a dos meses o más atrás:

Encuestas 3

El PSOE ha subido de modo considerable en estos dos meses y Ciudadanos, Podemos e incluso Vox en algunas han bajado, lo cual me extraña bastante porque yo creo que si algún partido ha salido debilitado tras estos dos meses (pese al giro de LaSexta y otros medios afines) ha sido precisamente la formación de Pedro Sánchez. El País publicó el pasado 22 de abril una gráfica con los promedios de todas estas encuestas, y las tendencias resultan muy interesantes visualmente:

Encuestas 4Pues esto es lo que sale de las opiniones de los ciudadanos encuestados, aunque mi olfato me indique otra cosa. Y aunque está prohibido publicar encuestas, hay una página que sí ha recogido el impacto de los dos (terribles) debates de esta semana, que es la web Electomanía. Oh, vaya, perdón, que dicen sus responsables que ellos no hablan de partidos, sino de mercados de frutas o verduras. Vale, pues seguiremos el juego de su emojiPanel, actualizado hasta el 26 de abril:

Encuestas 5

La Rosa está bajando en el mercado de flores, el Brócoli se ha estabilizado en un 12 por ciento, la Gota de agua recupera algo de terreno, y la Berenjena mejora en sus resultados hasta el punto de arrebatar el tercer puesto en la clasificación a la Naranja. Estos resultados se obtienen a partir de 11.000 encuestas realizadas siempre a los mismos ciudadanos, que responden según sus particulares intereses en ese momento por comprar rosas o berenjenas, o elegir entre agua y brócoli. Dicho así suena a coña, pero no tanta como la respuesta de la portavoz de Pacma, Silvia Barquero, hablando del “eterno dilema entre tu madre y tu perro”.

En fin. Con los resultados del último emojiPanel, saldría este reparto en el “mercado”:

Encuestas 6

La estimación de votos del PSOE baja de modo importante si lo comparamos con las rosas de esta estimación, que es tan válida como cualquier CIS de Tezanos:

Encuestas 7

El CIS de Tezanos

El hecho de que el nombre del responsable de las encuestas del CIS se haya hecho tan popular ya es representativo de que algo huele en las mismas. “La cocina de Tezanos”, como la denominan numerosos medios. Pues bien, el CIS de Tezanos daba en su último barómetro unos resultados muy favorables al PSOE, que podría alcanzar la mayoría absoluta con Podemos o con Ciudadanos, o con Podemos más algún apoyo puntual de esos nacionalistas que ya se lo han ofrecido:

Encuestas 8

Hubo tanto cachondeo como indignación con estos resultados, que desde luego parecen cocinados hasta tal punto que el propio José Félix Tezanos tuvo que salir recientemente en varios medios diciendo que a él mismo también le extrañaban los repartos resultantes. Han modificado la metodología en cada ocasión y han hecho que el CIS pierda el poco crédito que le quedaba. En el fondo Tezanos ha terminado dando la razón a los que cuestionaban su nombramiento en julio de 2018:

Encuestas 9

Pues el organismo tiene un coste muy elevado como para que se pierda su utilidad. Y aunque quizás me esté adelantando, en las elecciones andaluzas ya se vio lo desatinado de sus pronósticos. Calcularon, o cocinaron, que el PSOE obtendría entre 45 y 47 escaños y Vox solamente uno. La realidad fue que el PSOE cayó estrepitosamente y obtuvo solo 33, mientras que Vox emergió hasta lograr 12 diputados. Creo que no era difícil mejorar los pronósticos del CIS de Tezanos, que algo olía a raro e inverosímil desde el principio.

Mis grupos de Whatsapp

Puesto que todo el mundo elabora sus pronósticos en función de unos criterios más o menos científicos a los que luego aplica su particular cocina, yo voy a hacer lo mismo empleando lo que tengo más a mano: mis grupos de amigos de Whatsapp o mi olfato. Y en mis grupos de Whatsapp en los que hace unos pocos años recibía muchos artículos atacando al bipartidismo y la vergüenza de algunas medidas tomadas tras la crisis, ahora compruebo que ha subido como la espuma de una cerveza mal tirada la formación de Santiago Abascal. Vox, el Brócoli o el partido al que han tratado de cercar con condones sanitarios de todo tipo.

Mi olfato me dice que las primarias de PSOE y PP han debilitado la lealtad de sus votantes, sin duda los más fieles de las últimas cuatro décadas. El PP se dividió entre los partidarios de Soraya y los de MariCospe, y como resultado de ese enfrentamiento salió ganador la figura de Pablo Casado, que era el tercero en discordia. Desconozco si el frente “sorayista” va a mantener su apoyo al PP, pero creo que muchos votantes se han pasado a un lado o al otro de la formación conservadora. Y esos son muchos votantes, muchísimos.

Algo parecido le pasó al PSOE con las primarias que ganó Pedro Sánchez con el 50,2 por ciento de los votos frente al 39,9% que obtuvo Susana Díaz. ¿Mantienen su apoyo a Pedro Sánchez todos esos votantes que optaron por las opciones de Susana Díaz o de Patxi López?

Cocinando todos estos resultados de encuestas, CIS cocinado, brócolis, rosas, mis grupos de Whatsapp y lo que me dice la intuición, me voy a mojar con los resultados, que además están condicionados por los cientos de miles de votos que se van a perder en las provincias de menos de 5 escaños:

Encuestas 10

Me confundiré en muchas cosas, porque no tengo la herramienta adecuada para repartir por provincias, pero ahí lo dejo. Esta noche actualizaré y compararé mis errores y aciertos. Tengo amigos que pronostican a Vox mucho más de 50 diputados. Veremos.

Mi apuesta es que después de estas elecciones… vamos a tener otras porque no va a haber acuerdos de gobierno suficientes para lograr la mayoría. Qué pena.

Actualización de las 17.00 horas

Vale, amigos, me habéis braseado el Whatsapp diciendo que si me quedo corto, que si largo de este o del otro, o que no he tenido en cuenta tal o cual factor. Si os hiciera caso debería reflejar algo así como que:

  • ¿Cómo es posible que el PSOE haya subido con los meses de gobierno que lleva? Es cierto, cayó a 90 diputados en 2015, y todavía más, a 84, en 2016. Sorprende ver que se recupere por encima de los 100, pero tengo en cuenta que mucho votante desencantado con Napoleón, el del chalet de Galapagar, tiene miedo de la vuelta de la derecha, que además ahora estaría más a la derecha aún, y puede que haya preferido votar lo que consideran un mal menor. Por otro lado, el granero de votos del PSOE que era Andalucía ya demostró en las autonómicas que se estaba vaciando y creo que en Cataluña pasará algo parecido, así que les rebajaré un poco y subiré los escaños a Podemos.
  • “Te confundes con Vox, puede llegar a 70 ó más”. Muy bien, acepto lo que me dices, pero mis grupos son mayoritariamente de Madrid, Andalucía o Castilla-León, y el peso de Vox en otras regiones es muy inferior. Pero venga, os tendré en consideración.
  • “Si estuviera Arrimadas en lugar de Rivera…”. Pues sí, pero mientras tanto Rivera seguirá sin cubrir el hueco que el desencanto ha dejado en los votantes.

Como veréis, soy tan voluble como el CIS de Tezanos, así que voy a hacer caso a mis grupos de Whatsapp para dejar este nuevo pronóstico:

Encuestas 11

Esta noche completo el cuadro y empezaremos a sorprendernos de las palabras de unos y otros, preparando ya el camino post-electoral de los pactos.

Resultado final y comparaciones

Pues parece evidente que el CIS de Tezanos recoge una muestra más representativa que mis grupos de Whatsapp, ja, ja, ja, ¡como no podía ser de otra manera! Sin embargo, el PSOE y el PP se quedan en la parte baja de una franja muy amplia que el señor Tezanos se había reservado (las desviaciones están hechas en comparación con la media de escaños de la franja), con Ciudadanos y Podemos se confunde más que yo, y tampoco fue capaz de predecir que Vox iba a quedar muy lejos de lo que los pronósticos decían.

Otra conclusión que extraigo es que tenía muchos amigos de derechas mandando guasaps, lo mismo que hace tres años los tenía de izquierdas. Me he dejado llevar en mis pronósticos por el ruido.

Encuestas 12

Me voy a dormir, a partir de mañana empieza otro juego. No es ventajista ahora decir que no me gusta el sistema electoral que tenemos. Lo llevo diciendo casi desde que comencé este blog hace años y nuevamente el 28 de febrero: Nuevas elecciones, antiguo sistema. Dejo este resumen de los datos de la noche electoral:

Curioso, ¿no? Buenas noches.

LaLiga se transforma en la Lliga, por Barney

LaLiga 1

Júbilo y satisfacción en LaLiga, mostrada ampliamente en redes sociales. El Barça gana a la Real Sociedad con un “GOLAZO de Jordi Alba” y ya tiene el título más cerca. Lo que no te dice la cuenta oficial de LaLiga es que el gol tuvo que ser anulado por fuera de juego de Dembélé, que está en la trayectoria del balón y obstaculiza claramente la visión a Rulli, como se aprecia en las repeticiones y como dijo el propio portero nada más acabar el partido.

LaLiga 5

Dos puntitos más regalados al equipo del Régimen, salvo que el Reglamento haya cambiado de nuevo esta semana, ese Reglamento cambiante de la Federación Culé de Fútbol que varía en función del color de las camisetas. El VAR no dijo nada, por supuesto, qué iba a decir “este VAR” que padecemos. Hace un par de semanas nos explicaron que este otro gol de Modric estuvo bien anulado por la posición de Varane. Y creo que está bien anulado, aunque no molestaba la visión del portero, como sí ocurrió en el gol de anoche del lateral del Barça.

LaLiga 6

Hay cosas que llaman poderosamente la atención, como las críticas de casi todos los medios de comunicación al equipo ganador de las últimas tres Champions, o de las “4 de 5” que con tanto orgullo proclamamos los madridistas. O que esos mismos medios destaquen con fuegos artificiales y redoble de tambores cualquier logro de Barcelona o Atlético de Madrid, de Messi o Simeone, aunque su hazaña consista en un hat-trick al Betis o una victoria por la mínima ante el Éibar. Pero son medios de comunicación, cadenas privadas, salvo Culevisión Española, y allá cada cual con su línea de pensamiento o su manera de informar, desinformar o manipular (parte fundamental del llamado #TheTinglao). El Marca, que algunos aficionados consideran un periódico madridista, hablaba esta semana de las mayores remontadas en la historia del fútbol y no incluía una sola del Madrid (Anderlecht, Inter, Moenchengladbach, Derby County), pero sí el infame “Aytekinazo”El doble rasero del que ya he hablado aquí varias veces.

Sin embargo, los veinte equipos de la Primera División, Liga Santander o como se llame ahora, y los veintidós de la Segunda División o Liga 123, juegan una competición común organizada por LaLiga, y lo menos que se le puede exigir a este organismo o ente diabólico, es que se comporte de un modo imparcial. Y lo cierto es que desde hace mucho tiempo la información de LaLiga en redes sociales se parece cada vez más a la página oficial del Barça. LaLiga, así sin espacios, porque no dejan espacio a la duda, se transforma en la Lliga de Messi.

Dejo aquí varias ejemplos. Durante el partido de Champions contra el Manchester del pasado miércoles:

Para qué mencionar las manos de mantequilla de De Gea, si podemos lamer un poquito más el ego del argentino con uno de los tuits más vergonzantes que he leído en mucho tiempo:

LaLiga 8

¿”El mejor deportista de siempre”? ¿Pero esto qué es? Y así todos los días, con alguna noticia de Leo Messi, jugador superdotado y todo lo que queramos, pero, ¿de verdad alguien osa ponerlo al nivel de Michael Jordan, Pelé, Maradona, Roger Federer, Rafa Nadal, Carl Lewis o Usain Bolt?

Otra más: LaLiga destacaba el pasado jueves que se cumplían 12 años del que quizás sea el mejor gol de Messi en su carrera, aquel que marcó al Getafe en una competición, la Copa del Rey, que, al igual que la Champions, ni siquiera organiza este ente extraño.

LaLiga 2

Lo que omitía entre otras cosas es que ese gol no sirvió para nada, puesto que el 5-2 de la ida fue contestado con un 4-0 a la vuelta de los getafenses. Vamos, que Dani Güiza y Casquero resultaron más determinantes en aquella eliminatoria que el 10 del VARça.

El colmo del cinismo de LaLiga en redes sociales se produjo hace un par de semanas durante el partido que ponía el título definitivamente en bandeja para el Barça, tras el duelo que le enfrentó al Atlético de Madrid en el Camp Nou. Recordemos que para el desenlace favorable para los azulgrana fue decisiva la expulsión de Diego Costa en el minuto 27 de la primera parte, por hacer lo mismo que el uruguayo Luis Suárez hace en cada partido con árbitros, asistentes y rivales: insultar. Bien expulsado. ¿Qué imagen publicó la web oficial de LaLiga?

LaLiga 4

¡¡¡Luis Suárez debajo de las palabras FAIR PLAY en mayúsculas!!! Yo creo que se descojonan del resto de competidores, que en el momento previo a la publicación hubo un “no hay huevos” entre los responsables de las redes sociales. Es tan sonrojante la imagen que LaGalerna tuvo una respuesta cuyo nivel de sarcasmo se acerca, pero queda aún a varios cuerpos a distancia:

LaLiga 3

Estos días de Semana Santa y sacrificios he intentado averiguar por qué LaLiga se comporta de esta manera tan descarada. Resulta sencillo acceder al organigrama de LaLiga en su propia página web. Al frente del organismo está Javier Tebas, quien ha reconocido en más de una ocasión que es madridista, lo que sirve al antimadridismo para espetarnos que no nos podemos quejar cuando tenemos a “uno de los nuestros” al frente del cotarro.

Organigrama_2019_LaLiga

¿”Uno de los nuestros”?, dicen. El Madrid no votó a favor de la designación de Tebas en su día, al igual que votó en contra de su incremento de sueldo. Fue uno de los cinco clubes que se opuso, junto con Athletic de Bilbao, Real Sociedad, Celta de Vigo y Oviedo. Así que, por muy madridista que diga ser, el enfrentamiento con el club y con Florentino viene de muy lejos, y ya se sabe que para algunas personas, por encima de los sentimientos está el bolsillo.

En 2015 el presidente de LaLiga logró sacar adelante su propuesta para el reparto de los derechos televisivos con un único voto en contra entre los 44, el del Real Madrid. Hubo 4 abstenciones y 39 votos a favor de la propuesta de Tebas, entre los cuales por supuesto que estaba el del F.C. Barcelona. El reparto que proponía Tebas era el que más favorecía los intereses de… ¿es necesario decirlo?, Mediapro. Jaume Roures, como siempre, acariciando un gato detrás de sus pantallas.

Organizando la competición con su amigo, manejando el VAR en la sombra, ocultando imágenes, favoreciendo siempre y en todo al club del que es socio desde hace tres décadas. ¿De verdad alguien cree que fue casual la elección de un Girona-Barça para promocionar LaLiga en Miami? ¿Y el empeño de Tebas, su insistencia? ¿O fue un compromiso adquirido con su aliado para llevar el festival independentista a Estados Unidos? El club de sus amores, el Barça, y el que adquirió junto con el hermano de Guardiola, el Girona, ambos en hermandad de lazos amarillos en Miami. Menos mal que lo frenaron a tiempo.

Pero intento buscar en ese organigrama a los responsables de esta emoción desmedida hacia todo lo que hagan Messi y el Barça. Veo que el director de Comunicación Global es Joris Evers, que pasó buena parte de su carrera en Netflix, luego no parece sospechoso de nada más que simpatizar con el teatro culé y las ficciones televisivas de Roures.

LaLiga 11

El Director de Estrategia Digital se llama Alfredo Bermejo, que curiosamente trabajó para el Real Madrid, donde aterrizó en 2007, es decir, durante la nefasta etapa de Ramón Calderón al frente del club. Unos años después de la llegada de Florentino a la presidencia del club se marchó a Facebook como responsable de asociaciones estratégicas para España y Portugal.

LaLiga 12

Y por debajo de él me encuentro este puesto denominado “Redes Sociales y Contenido Digital”, al frente del cual está un individuo cuyo nombre y apellido, Jaume Pons, me llevan directamente a sospechar de sus orígenes catalanes. Vale, vamos a buscar en LinkedIn el perfil profesional del Responsable de lo que LaLiga publica en Redes Sociales:

LaLiga13

¿Y dónde ha desarrollado su carrera profesional con anterioridad? ¡Bingo!

LaLiga14

¡5 años y 7 meses trabajando como Community Manager del Fútbol Club Barcelona! Trabajando para crear esa realidad paralela en una entidad que vive exclusivamente para satisfacer a Leo Messi, atendiendo cada uno de sus caprichos y peticiones, ya sean jugadores o multas de Hacienda, un club especializado en manipular el pasado (¡Franco, Franco!), el presente (¡la mano de Florentino, las bolas calientes!) y el futuro con la construcción de un relato totalmente adulterado y a su servicio. Así que este Jaume Pons es el responsable de lo que la supuestamente denominada “mejor liga del mundo” publica por las redes sociales, de lo que llega a los aficionados de otros países. Pues lo llevamos claro los madridistas si queremos que nos respeten y no espabilamos.

Los tentáculos culés son largos y muy bien posicionados para seguir contando al mundo su historia falaz de buenos y malos, de luchadores con valors contra la dictadura frente a equipos apegados al sistema. Es un mensaje simple y archirrepetido en todos sus medios, como la neolengua de Orwell en la pesadilla 1984, y lo más soprendente es que el mensaje llega a muchos. Llega incluso a los que sigan los vergonzosos reportajes de la BBC, en los que mucho tiene que ver el lavado de cerebro que padeció su reportero Andy West, el cual trabajó en… ¿lo adivináis?:

LaLiga 14

O como explicó Jesús Bengoechea  a las mil maravillas en un artículo sobre el gran éxito culé:

LaLiga 15

Este artículo se refiere no solo al vomitivo artículo de la BBC blanqueando el lanzamiento de objetos a Figo (incluyendo una botella de JB y una cabeza de cochinillo), sino también el reportaje Barça Dreams, producido entre otras, oh, sorpresa, por Culevisión Española. Otra vez los mitos de Franco, la dictadura y todas esas patrañas. Emitido en Netflix, la que fuera la cadena del señor Joris Evers. A todas estas falacias yo añadiría otro documental de Netflix titulado Dos Cataluñas, en la que John Carlin culpa del mal ambiente en Cataluña y de la tensión creada entre los ciudadanos… ¡a José Mourinho! Escuchadlo, no tiene desperdicio, de nuevo la historia de buenos y malos.

Yo ya no puedo más, me apeo, lo siento, hagan lo que quieran con su competición, los horarios, sus comités,… Y su prensa, como el inefable Isaac Fouto, el manipulador del VAR, justificando lo injustificable:

LaLiga 24

Maldini, el “experto” que no tiene pudor en reconocer que se le ocultan imágenes:

LaLiga 20

Iturralde, Andújar Oliver:

 

Diego Torres mintiendo con descaro en El País:

La Liga 21

Con razón tanto madridista pide abandonar ya La Lliga de Messi.

Los derivados y el clembuterol, por Josean

Derivados

El clembuterol es un compuesto químico utilizado para incrementar de modo artificial la masa muscular.

Un derivado es un instrumento financiero cuyo precio o cuya rentabilidad depende o se “deriva” en función del valor o la cotización de otros activos. Este activo se denomina subyacente.

Lo más lógico del mundo, como todo el que intente asemejarlo a productos tangibles podrá comprender. El valor del tomate no es el del tomate en sí, sino que dependerá del que se establezca para los plátanos, o de las expectativas que creemos y creamos alrededor del valor futuro de los plátanos. Y aunque la cosa empiece a complicarse, eso sería hasta cierto punto comprensible para el común de los ciudadanos, así que vamos a inventar algo más complejo: las normas de valoración de los derivados. Se utilizan básicamente dos:

  • La NIC 39 (aquí dejo un enlace con sus 69 páginas, por si alguno tiene insomnio), totalmente lógica e intuitiva pues nos cuenta que “un derivado implícito es un componente de un instrumento financiero híbrido (combinado) que también incluye un contrato principal no derivado, cuyo efecto es que algunos de los flujos de efectivo del instrumento varían de forma similar al derivado, considerado de forma independiente”. O con frases propias de los Hermanos Marx, como esta que extraigo directamente de la Enciclopedia de la Economía: “Un swap de tipo de interés es un acuerdo entre dos partes para comprometerse a una serie de cambios de pagos de interés sobre el mismo principal nocional denominados en la misma divisa. En la forma más sencilla, una parte contratante paga un tipo de interés fijo y la otra parte contratante paga un tipo de interés flotante. El tipo fijo se denomina cupón de swap y el tipo flotante se denomina tipo de referencia”. ¿No ha quedado claro? Podemos repetir: “La parte contratante de la primera parte…”

Hermanos Marx Derivados

  • La NIIF 9, de valoración de los instrumentos financieros, con un alcance mayor que la NIC 39 (Resumen). Obliga a reconocer en balance el posible deterioro del valor del derivado, pero no en Pérdidas y Ganancias, sino en Patrimonio, lo que reduce el valor en libros de las compañías, como una especie de pérdida latente.

A buen seguro que estas normas nos aclararán mucho el problema y nos dirán que el valor de nuestro derivado se establecerá, no en función de la cobertura asegurada, sino de la comparación con otros productos del mercado, todo ello en aras a establecer el “valor razonable” del activo. Es decir, que el precio de mi Seat Arona dependerá del valor razonable de mercado de un Volkswagen Golf. O de un piso en Torrevieja.

Como no me gusta perder lectores por aburrimiento, voy a dejar aquí un breve vídeo de la película de Michael Moore Capitalism: A love story, en el que un experto en derivados de Wall Street (ingeniero, no economista) trata de explicar al cineasta lo que es un derivado:

El careto de Michael Moore es similar al mío y al de todo el que se enfrenta a los derivados por primera vez. Bueno, y por segunda, tercera y decimoquinta. Está claro que el cineasta busca la confusión y disfruta cuando el experto de Wall Street se traba en sus explicaciones, pero si los derivados fueran algo menos complejo, o si dependieran simplemente de un problema matemático o de un valor cierto que se pudiera consultar en una pantalla como el precio de unas acciones en el Dow Jones, no habrían generado los problemas que se han dado. Y han sido muchos, causados entre otras razones, por las mismas del ganado, es decir, por el engorde artificial y acelerado de su tamaño.

La ecuación de Black-Scholes, creada en 1973, fue algo así como el clembuterol. Definida por algunos como “la ecuación matemática que causó el derrumbe del sector financiero“, permitió el crecimiento descontrolado del mercado de opciones y derivados.

Ecuación Black Scholes

En este blog intento siempre ser como esas pelis blandengues de sobremesa, “apto para todos los públicos”, así que lo siento por los expertos, pero creo que tengo que dar estas explicaciones previas.

  • Hay activos reales, tangibles, como las materias primas o el oro, cuyo precio se establece en los mercados en función de una serie de parámetros, no solo de la oferta y la demanda.

Valor oro

  • Luego hay otra serie de activos financieros, como las acciones, cuyo precio no depende solo de los fundamentales de una compañía, de sus resultados, su deuda o el valor de sus contratos, sino de algo tan etéreo como las expectativas futuras o las valoraciones de unos analistas que, en muchos casos, juegan con márgenes de un 30-40%: “si rompe el techo de 10, puede subir a 11 o incluso a 12, pero si pierde el soporte del 9,30 caerá hasta 8,50 al menos, y si falla este suelo, podría llegar a situarse por debajo de 8”. Es evidente que hay especulación en los mercados financieros, y humo, mucho humo alimentado con fuelles interesados. Recordemos que una página web como Terra llegó a tener una valoración bursátil superior a la de todo un banco histórico como el BBVA, con todas sus oficinas y participaciones empresariales incluidas.

Pantalla IBEX

  • Los derivados pertenecen a otra categoría que no sabría si definir como el humo basado en el destino imaginado de otro humo, Existen derivados de cobertura de tipos de interés, de tipos de cambio, de futuros, swaps,… con la característica adicional de que permiten hacer inversiones de forma apalancada, es decir, invirtiendo más dinero del que uno está desembolsando en la realidad. ¿Se puede perder más de lo invertido? Pues sí, y varias veces. Es una apuesta, y como en los casinos, te dan el crédito para que te juegues lo que no tienes. Esto puede crear una situación tan absurda como la actual, en la que el importe global de los derivados supera en varias veces el PIB mundial agregado. Cuesta encontrar datos actualizados, pero este artículo de 2013 ya hablaba de los problemas de un solo banco, el Deutsche Bank, cuya exposición de riesgo en derivados ascendía a casi 20 veces el PIB de Alemania. Este otro, de 2016, cifraba el importe mundial del mercado de derivados en 600 billones de dólares (y no el billion americano), unas 126 veces el dinero en circulación.

Futures_contract_l

No todos los derivados son humo, ni una estafa, aunque no tengo ninguna duda de que en un buen porcentaje sí lo son. Tiene sentido un derivado de cobertura para una operación en divisas o para cubrir eventuales cambios de tipos de interés, si bien la valoración de acuerdo con las normas contables es tan surrealista que me he visto en reuniones donde dos expertos hacían cálculos y daban explicaciones de sus criterios, y, aun siendo comprensibles para un zote como el que esto escribe, sus valoraciones diferían en casi un millón de euros. Y por un millón de euros, y por su décima parte, yo me peleo si hace falta a puñetazos, o nos batimos en duelo al amanecer. Se trataba de una operación de un tamaño pequeño, así que no digamos el impacto en grandes operaciones como las que habitualmente aparecen en la prensa.

La crisis de 2008, que se originó con el colapso de Lehman Brothers, tuvo su acelerador particular con los derivados, los CDS (Credit Default Swaps), los CDO (Collateralized Debt Obligation) y todas esas patrañas inventadas y casi totalmente desreguladas. Fueron napalm para el incendio que se originaba. Pese a que llevo un cuarto de siglo trabajando en asuntos relacionados de un modo u otro con el proceloso mundo de las finanzas, creo firmemente en la sencillez de la economía tradicional, “la cuenta de la vieja” y por tanto, los fundamentales de las compañías, sin artificios contables ni ingeniería financiera. Cualquiera que haya seguido los capítulos anteriores de los Grandes errores de las escuelas de negocios sabrá a qué me refiero. Por eso, para este asunto de los derivados, voy a recurrir al que creo que más sabe de nuestro oficio, Warren Buffett:

“Los derivados son armas de destrucción masiva para el sistema financiero. Como las personas que los crearon y las personas que los utilizan no conocen muy bien su funcionamiento, son una amenaza. Tienen el poder de endeudar a todo el sistema financiero en su conjunto y magnificar los efectos de una crisis”.

Pues ya que contribuyen a magnificar los efectos de una crisis, que tienen un alto componente especulativo y que han alcanzado un volumen absurdo, se entiende mal que los derivados estén exentos del prometido impuesto sobre las transacciones financieras, la mal llamada Tasa Tobin. No lo entiendo, salvo que se deba a la dificultad de perseguirlo, y en ese caso lo entendería todavía menos.

Exención ITF Derivados

Pero aún hay más. Para completar la tormenta perfecta, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (la CNMC que en este blog no apreciamos en exceso) ha sancionado con 91 millones de euros a Caixa Bank, BBVA, Santander y Sabadell por lo que considera “la existencia de posibles acuerdos anticompetitivos entre las entidades para la fijación de precios y el intercambio de información comercial sensible en relación con la contratación de derivados de tipos de interés utilizados como instrumentos de cobertura del riesgo de préstamos sindicados”. Y recuerden que, según las normas de valoración, el valor del derivado se establecerá en función del “valor razonable” fijado en comparación con otros productos del mercado.

CNMC Derivados

El cártel de los derivados, como lo han definido en algunos medios. Los cuatro bancos anunciaron que recurrirían la sanción, pues afirmaban que su modo de actuar era el mismo que realizan las entidades financieras en cualquier país del mundo a la hora de acordar las condiciones de cobertura aplicadas a las financiaciones de proyecto o a los créditos sindicados. Para la CNMC, el mecanismo creado por los bancos era similar al utilizado en su día para la manipulación del LIBOR y el Euribor: las entidades financieras reportaban valores falsos sobre las operaciones interbancarias que se utilizaban para la elaboración de los índices, manipulando de este modo el resultado.

Se puede consultar la resolución completa en este enlace, que recoge conversaciones entre las distintas entidades, según las cuales la CNMC concluye que las entidades acordaron “incrementar los puntos básicos aplicables” y “pusieron en común sus cotizaciones, para acordar ofertar al cliente”.

Cártel derivados acuerdos

Después de cierto tiempo, he entendido por qué a estos productos se les denomina “derivados”: por la deriva a la que llevan a las empresas, o más bien, por dejarlas a la deriva de sus arbitrariedades.

Los efectos secundarios del clembuterol son, entre otros:

  1. Aumento de la frecuencia cardíaca.
  2. Respiración rápida.
  3. Dolor de pecho.
  4. Temblores.
  5. Ansiedad.

Me encajan perfectamente para el texto.

Cara Josean

Veinte años de Matrix, by Tr4v1s

Matrix balas

“En la ignorancia está la felicidad”.

Toda una declaración de principios de Cypher, el personaje interpretado por Joe Pantoliano en Matrix, el traidor del grupo de rebeldes que resiste en su lucha frente a las máquinas. Cypher la pronuncia justo antes de ingerir la pastilla roja y tras saborear un bistec de aspecto exquisito. Irreal, pero sabroso. La pastilla roja será su pasaporte al mundo virtual e impostado, su medio para abandonar de modo definitivo esta realidad  sucia, devastada y tétrica en la que se mueven los humanos que han logrado escapar de la inmensa colmena en la que yacen como meras pilas para abastecer de energía a las máquinas.

duracell_matrix

Han pasado veinte años del estreno de Matrix, así que poco nuevo voy a poder aportar, pocas interpretaciones que no se hayan hecho ya. La película resultó revolucionaria en su día, un “WTF?” en toda regla a medida que pasaban los minutos, “¿qué es esto, qué estoy viendo?”, pensabas embobado. Salías del cine desconcertado, y a la vez encantado de haber pasado un par de horas emocionantes que con la calma o la lectura de revistas de cine intentabas desentrañar. Es más, nada más salir te planteabas volver a entrar a verla para recrearte en determinados detalles y explicaciones de los protagonistas como Morpheo o el Oráculo. Una obra maestra absoluta para mí, con la virtud de las grandes películas, que no solo no envejecen, sino que ganan con cada visionado.

“Verá, los mamíferos logran un equilibrio perfecto entre ellos y el hábitat que les rodea. Pero los humanos van a un hábitat y se multiplican hasta que ya no quedan más recursos y tienen que marcharse a otra zona. Hay un organismo que hace exactamente lo mismo que el humano. ¿Sabe cuál es? Un virus. Sí, los humanos son un virus, son el cáncer de este planeta y nosotros somos su cura.”

(Agente Smith)

Ni me imagino lo que debieron pensar los directivos de la Warner la primera vez que dos novatos como los (entonces) Andy y Larry Wachowski les presentaron el guion y la idea de Matrix en 1995. Les dijeron que sin experiencia no podían darles la responsabilidad de dirigir una obra tan arriesgada como la que planteaban, así que se lanzaron a rodar Lazos ardientes (1996), una interesante película con escenas eróticas y violentas a partes iguales, y volvieron a pedir financiación para la producción. Se habla de una cifra de unos 10 millones de dólares, muy lejana a los 85 que decían necesitar. Los Wachowski rodaron entonces los primeros diez minutos de película gastando la mayor parte del presupuesto y volvieron al estudio a pedir más dinero.

Cuando los productores vieron lo que habían rodado se quedaron (supongo) con la misma cara de asombro que mis sobrinos la primera vez que les puse la película, especialmente con la escena en la que Keanu Reeves se queda sin boca, sin poder hablar. Lograron que les ampliaran el presupuesto hasta los 63 millones y se pusieron ya manos a la obra, rodando en Sidney para abaratar costes.

Matrix Neo Mouth

Esos diez primeros minutos incluyen la espectacular patada de Carrie-Anne Moss a un agente de policía utilizando la técnica llamada bullet time, como si el tiempo se congelara, una técnica en la que se rueda con decenas de cámaras y desde todos los ángulos.

Lo cierto es que al margen de sus efectos especiales, lo que nos encantó de Matrix fue la historia en sí, un guion que mezcla diversos elementos de la filosofía (el mito de la caverna de Platón), la religión (el Elegido que salvará a la humanidad, que se entrega, muere y resucita), la literatura (“sigue al Conejo Blanco”, de Alicia), los videojuegos, las artes marciales o el terror de las distopías futuristas ante el avance de las máquinas. Tiene similitudes con Terminator, Ghost in the shell o con el libro 1984 de Orwell.

“La guerra es la paz.

La libertad es la esclavitud.

La ignorancia es la fuerza.”

Las tres consignas escritas en la fachada del Ministerio de la Verdad de 1984, en ese país ficticio llamado Oceanía, otro mundo en el que la realidad no es otra que la que cuenta la versión oficial. En estos veinte años hemos asumido y repetido la frase “viven en Matrix” como para hacer referencia a esa gente que vive en un mundo irreal totalmente alejado de la mugre o la podredumbre, y viven en ese mundo porque posiblemente, como decía Cypher, se es más feliz siendo ignorante que conociendo la triste realidad.

Matrix tuvo dos secuelas (Matrix Reloaded y Matrix Revolutions, ambas de 2003) que, siendo entretenidas y me gustan, las disfruto y tal, están a años luz de la primera. Eran innecesarias, pues la original resultaba redonda desde su inicio hasta la conclusión. Las secuelas demostraron que no hay mejores “efectos especiales” para el público que la imaginación o que un buen guion:

Captura

Aunque los lectores ya sabrán mil cosas acerca de esta película, voy a dejar tres o cuatro curiosidades que a mí me llamaron la atención:

  • Keanu Reeves no era el Elegido inicialmente para el papel, sino que se pensó en otros como Johnny Depp, Ewan McGregor (que lo descartó por el papel de Obi-Wan Kenobi en Star Wars), ¡Nicholas Cage!, o Leonardo di Caprio. Sinceramente, Keanu Reeves podrá gustar más o menos, pero yo ya no puedo imaginar a un Neo alternativo.
  • La habitación de Neo es la número 101, como la terrible habitación del Ministerio del Amor (en realidad, de la tortura) que se utiliza en 1984.
  • El pasaporte de Neo caduca el ¡11 de septiembre de 2001! Esta y otras coincidencias acerca de esta fecha ya fueron tratadas por el amiguete Lester en otro post acerca de las teorías de la conspiración.

Matrix cartel

  • El guion inicial era conocido en la Warner como “ese guion que no entiende nadie”.
  • La película ganó cuatro Óscar en los apartados técnicos: mejor montaje, mejor sonido, mejores efectos visuales y mejores efectos de sonido.
  • Andy y Larry Wachowski son hoy las directoras Lilly y Lana Wachowski.
  • Una tal Sophie Stewart acusó a Matrix de plagio y reclamó a la Warner la módica cifra de 1.000 millones de dólares, porque aseguraba que la trama era muy similar a un libro de la autora escrito en 1981 bajo el poco sugerente título de El tercer ojo. También demandó a James Cameron por Terminator, porque también era una copia de su tercer ojo, y supongo que también demandaría a alguna productora de porno por utilizar el tercer ojo en otros argumentos. La demanda fue desestimada al no haber evidencias suficientes y el guion, para curiosos, se puede encontrar fácilmente por internet.
  • El filósofo Baudrillard fue otra de las referencias de los autores para su obra. De hecho, suya es la teoría que Morfeo explica a Neo sobre el futuro de la humanidad como pilas no recargables. Cuando los Wachowski le pidieron ayuda para el guion de las secuelas, el filósofo les mandó al carajo por haber hecho “la película que las propias máquinas hubiesen producido”.

El año 1999 fue sin duda uno de los mejores de la historia del cine, al menos de la reciente. No sé si los creadores se pusieron a terminar sus obras a toda pastilla por temor al “efecto 2000”, la venganza de las máquinas que nos habían anunciado como el Apocalipsis, pero el caso es que ese año se estrenaron La milla verde, Huracán Carter, Eyes wide shut, Magnolia, El gigante de hierro, Todo sobre mi madre, Cómo ser John Malkovich, Tarzán, Toy Story 2 o Sleepy Hollow. Pero sobre todo 1999 fue el año de peliculones como Matrix,  El sexto sentido (El sexto sinsentido, según Barney), American Beauty y El club de la lucha. Casi nada. Como dice un buen amigo, American Beauty, El club de la lucha y Matrix son tres películas sobre la rebeldía frente al sistema establecido. Muy necesarias, imprescindibles.

El amiguete Barney ha recopilado y “futbolizado” varias de estas películas en este entretenido artículo para LaGalerna, que espero que disfrutéis:

Pelis de 1999

“Libera tu mente. ¿Acaso crees que lo que respiras es aire?”

(Morfeo)