Una noche con la Filarmónica de Londres, por Lester

– Cariño, estás guapísima.

– ¿Tú crees? ¿No voy demasiado arreglada?

Estaba estupenda, como siempre. A mí en el fondo me da igual lo que se ponga, porque bien sabe que me pone con cualquier trapo, y sin ellos, más. Pero su preocupación era porque íbamos a uno de esos lugares a los que no estamos muy acostumbrados a ir, el Auditorio Nacional, y quería ir bien, a tono con la solemnidad del sitio. Por momentos recordé ese párrafo de Groucho Marx con el que comienzan sus Memorias de un amante sarnoso: Sigue leyendo

La vuelta al mundo en 80 libros (y III), por Lester

Tercera y última parte de esta vuelta literaria al mundo. Para el paciente lector que haya seguido este recorrido o para el que quiera iniciarla, le indico que la primera parte trató de rememorar el recorrido de Phileas Fogg a través de los libros de aventuras del siglo XIX, mientras que la segunda hizo el trayecto en sentido más o menos inverso por medio de libros de un siglo XX mucho más oscuro y cruento.

Si ya he recorrido dos veces el globo terráqueo, ¿qué me queda por visitar? Pues mucho, muchísimo aún. Sobre todo porque desde que existe la literatura, Sigue leyendo

La vuelta al mundo en 80 libros (II), por Lester

La primera parte de esta vuelta literaria al mundo comenzó como un elogio de la lectura por placer, representada de la mejor manera posible en los libros de Julio Verne y siguió con una recopilación de libros y viajes por el mundo, libros escritos en su mayoría en el siglo XIX por autores que buscaban narrar aventuras o mundos nuevos. Nada de complicadas virguerías literarias ni estructuras gramaticales imposibles a lo largo de cientos de infumables páginas.

Sin embargo, parece que conforme nos hacemos mayores nos obligamos a dejar de leer libros por el mero placer de hacerlo para tratar de digerir libros “imprescindibles” que en algunos casos pueden llegar a ser infumables. Sigue leyendo

La vuelta al mundo en 80 libros (I), por Lester

      20170122_124458

Recientemente mi hija ha tenido que leer La vuelta al mundo en 80 días y preparar un trabajo sobre el libro y sobre Julio Verne. Cuando me lo dijo, visiblemente agobiada por la longitud del trabajo, me ofrecí a ayudarle de modo más que interesado:

– Me encanta ese libro, era uno de mis favoritos, ya verás qué divertido es. Me lo voy a volver a leer Sigue leyendo

Mario Mola. Y el triatlón también (Lester)

mario-mola0

Esta semana he tenido la suerte de charlar cerca de una hora con Mario Mola, campeón del mundo de triatlón, con Carolina Routier, triatleta olímpica, y con altos cargos de este deporte, como José Hidalgo, presidente de la Federación Española y Marisol Casado, presidente (o “presidenta”) de la Internacional. Ha sido una conversación muy amena para un amante del deporte, como el que esto escribe, y una vez más, clarificadora de las diferencias que hay entre casi cualquier deporte y el fútbol.  Sigue leyendo

Maratón de Nueva York (II),… y el glorioso después, by Lester

20161106_103104

“Congrats!”, “You got it!”, “Great job!”, emociona oír frases así cuando terminas una carrera tan dura como esta. Y puedes seguir oyéndolas a lo largo de todo el día, porque una de las tradiciones del maratón de Nueva York es pasear las horas y los días posteriores con la medalla de finisher al cuello. Anoche Times Square estaba lleno de corredores con su medalla al cuello, haciéndose fotos y escuchando los elogios de la gente con la que te cruzabas. Te emocionas, te creces, te congratulas, sobre todo si lo has tenido que pelear o sufrir a lo bestia. Sigue leyendo

Maratón de Nueva York (I), antes… por Lester

20161104_160731

En apenas diez horas estaré en ese grupo de más de cincuenta mil corredores chiflados que se lanzan a recorrer 42 kilómetros en el maratón más famoso del mundo, el de Nueva York. Todos los años vemos esas espectaculares  imágenes por televisión de la salida por el puente Verrazano y supongo que muchos, como yo, le decían a su mujer o amigos: “ahí voy a estar yo algún día”. El primer post del año ya dejaba alguna pista de mis intenciones.

Pues bien, el día ha llegado. Sigue leyendo