Batman, Superman y otros tipos en mallas, por Travis

Batman1

Lo prometo, no haré spoilers, de hecho, apenas voy a hablar del reciente estreno de la película que enfrenta a los héroes más conocidos de DC Comics, Superman y Batman. Vaya por delante que no soy un gran aficionado al cine de superhéroes, y no creo que sea por la falta de verosimilitud o credibilidad de estas historias de tíos con mallas, porque en cambio sí soy seguidor de otros géneros repletos de inverosimilitud, como el fantástico, la ciencia ficción o los westerns.

Sin embargo, corrí como pocas veces para acudir al estreno de Batman v Superman: El amanecer de la Justicia. Quizás por la mala pinta que tenía a priori, tráiler “anti-hype” incluido, quizás porque quería verla sin condicionarme por críticas de medios y foros especializados o comentarios de colegas, o quizás para huir de alguna procesión de Semana Santa.Batman14

Mi relación con los superhéroes ha sido un tanto cambiante, ha pasado diversas fases: admiración, diversión, negación, distanciamiento, acercamiento a su “mitología”, interés por las adaptaciones. Fui un ávido lector de cómics durante mi adolescencia, pese a que apenas contaba con algunos pocos de mi propiedad. Lo que sí hacíamos en el barrio y en el colegio era un auténtico intercambio de cómics, cuyas páginas y sobre todo, portadas, sufrían con el trasiego. Los Súper Humor, especialmente de Mortadelo y Filemón, Tintín, Astérix y Obélix, Hazañas bélicas, Jabato, Capitán Trueno, circulaban de mano en mano igual que los cromos, y entre mis rutinas veraniegas estaba la lectura en la casa del pueblo de un viejo tomo de unos 18 centímetros de grosor con las Aventuras Completas del Pequeño Luchador.

Entre los superhéroes, mis favoritos eran Superman (con esas traducciones que nos provocaban carcajadas como “todo mundo”, “manejar carro”) y Spiderman, al que veíamos mucho más cercano que al superhéroe de Krypton, si por cercano podemos entender el hecho de que la picadura de una araña radiactiva te pueda dotar de estupendos poderes. Nos daba igual, gracias a los cómics también supimos que la radiactividad servía además para convertir a Bruce Banner en un armario verde de varios metros dotado de superfuerza (mítica la serie El increíble Hulk con Lou Ferrigno). El tercer lugar de ese hipotético podio lo ocuparía Batman, aunque, como decía un monólogo de El club de la comedia, “Batman es un intruso”. No es un superhéroe, es un millonario cachas con gadgets.

Los tres personajes son tipos atormentados por la pérdida de sus padres, cada uno con sus circunstancias: Superman-Clark Kent pierde a los naturales y después a los adoptivos, Batman-Bruce Wayne se culpa del asesinato de los suyos, y Spiderman-Peter Parker se lamenta de no haber impedido la muerte de su tío Ben, su mentor y en cierto modo, padre adoptivo. Como Luke Skywalker.

“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”

No sé quién pronunció esta frase por primera vez, pero para mí es del Tío Ben del Spiderman de Sam Raimi (2002), y me parece digna de figurar en todas las listas de grandes frases de la historia del cine. Y debería ser obligatoria para cualquier político o directivo de empresa. Leí mucho Superman y Spiderman, bastantes Batman, unos cuantos Hulk y Los Cuatro fantásticos, y me interesaron muy poco Conan, Iron Man y Thor.

Las adaptaciones ochenteras al cine

Creo que para los adolescentes de los 80, las adaptaciones con Christopher Reeve como Hombre de Acero figuran entre nuestros iconos de la época, junto a Indiana Jones, Star Wars, ET, Regreso al futuro, y muchos más. Lo cierto es que el tiempo ha tratado fatal a las películas de Superman, no así al resto de la relación que menciono.

Volví a ver la primera (Richard Donner, 1978) hace un par de años, y me pareció muy lenta, pesadísima a ratos. La segunda, de 1980, dirigida por Richard Lester, tiene algún aliciente más, como los villanos (Terence Stamp) pero aguanta mal el paso de los años. La tercera, de 1983, que también volví a ver hace unos meses, se lleva bien por el tono de comedia, aunque lo cierto es que treinta años después no hace mucha gracia. Al menos no es pretenciosa. La cuarta, de 1987, la he visto una sola vez en mi vida y es tan mala que no aguanta ni siquiera para descojonarte con los colegas en plan Re-animator (1985) o El vengador tóxico (1984), esa obra maestra… del cachondeo. Superman3

En esos años surgen superhéroes de todo tipo y pelaje, y salvo Superman, no tienen grandes efectos especiales ni unas pretensiones de hacer cine para trascender (algo que sí veo en muchas de las películas actuales de este género). Recuerdo cosas como una de Disney titulada Condorman (1981), o el superhéroe español Supersonic Man (1979), película en la que salía en un papel secundario Quique Camoiras, y en la que el héroe, cada vez que hacía que volaba (efectos de lujo) y adquiría posición aerodinámica, parecía que se estaba rascando los sobacos. Y quién no recuerda la lamentable serie El gran héroe americano, que sin embargo nos tragamos todos. Igual que todos nos pasamos de mano en mano algunos tebeos del gran héroe hispano de cómics, Superlópez, la obra maestra de Jan, de la que se anuncia una próxima película. Yo veo al Bigotes en el papel, ahí lo dejo.

 superman1batman20

En 1989 pasé un verano en una familia americana que tenía televisión por cable, en la que emitieron unas 16 veces durante ese mes la adaptación de Batman realizada por Tim Burton, la que contaba con un sobreactuadísimo Joker Nicholson y la banda sonora de Prince. “Mi familia” americana disfrutaba con esa peli “Wow, Amazing!”,  y a mí me gustó poco la primera vez, pero tuve que verla una segunda, y una tercera, y… La vi después de cenar, al mediodía, en la hora de la siesta, recuerdo al fucking Batman subiendo la torre por las escaleras mientras yo me zampaba los cereales del desayuno, tenía pesadillas con la canción de Prince. A Michael Keaton lo aborrecí de tal modo que no le he “perdonado” en todo este tiempo hasta su redención del año pasado en Birdman.

Aburrimiento en los 90, resurgir en el nuevo siglo

Pese a detestar el Batman de Tim Burton, vi la segunda y las posteriores de Joel Schumacher, con Val Kilmer y George Clooney en el papel del superhéroe. Todas ellas igualmente cargantes, sin nada que destacar, salvo los actorazos que se elegía para los papeles de villanos (Michelle Pfeiffer, Danny de Vito, Jim Carrey, Schwarzie, Uma Thurman, Tommy Lee Jones). La última era de 1997 y el batacazo en taquilla fue tal que parecía que a las productoras se les habían acabado las ganas de intentar adaptar de nuevo a la pantalla los cómics de superhéroes.

En el año 2000 se estrena una película que no es propiamente del género, pero que quizás sea una de las mejores sobre superhéroes: El protegido, de M. Night Shyamalan. El título español es horrible, porque del original Unbreakable, debería haber salido un título como Irrompible o Invulnerable, que es lo que de verdad caracteriza al personaje interpretado por Bruce Willis. En esta película se habla con seriedad sobre los cómics de superhéroes, el equilibrio universal que hace que por cada ser con poderes haya otro vulnerable, se habla de fortalezas y sobre todo de debilidades. Todos tenemos nuestra kryptonita, que en el caso del Invulnerable Willlis resulta ser el agua.

  Batman17Batman15Batman16

Surgen varias películas interesantes, como los primeros X-Men, o los Spiderman de Sam Raimi, y bodrios infumables, como el Daredevil (2003), con Ben (Insoport)Affleck o Elektra (2005). Pixar estrena en 2004 una nueva genialidad que parodia todo el género: Los increíbles. “El traje no debe llevar capa”, coño, pues tenía razón, qué absurdez, como los calzoncillos a la vista.

Batman2Batman3

En esos años, y después de un par de décadas, comienzo a comprar cómics de nuevo: Mafalda, Mortadelo y Filemón, todo Astérix, Tintín, Corto Maltés, Batman, Spiderman,… Mis mejores adquisiciones fueron dos novelas gráficas alucinantes, con unos dibujos de enorme calidad, obra de Alex Ross, y guiones (adultos, maduros, sombríos) de Paul Dini: Superman, Paz en la Tierra y Batman, Guerra contra el crimen. Venían además con dos facsímiles de originales del número 1 de Superman (sí, el de 1938) y el 27 de Batman (de 1939). Las diferencias de estilo entre ambos son evidentes:

Batman5Batman6Batman7

Superman lo podía todo: tenía superfuerza, supervista, superoído, supervelocidad, volaba, era invulnerable,… Hasta era capaz de entregar sus artículos a tiempo. Pero en la obra de Alex Ross y Paul Dini se le plantea un dilema al superhéroe: ¿Será capaz de acabar con el hambre en el mundo?

Con los magníficos dibujos de la novela gráfica de Alex Ross, la voz del hijo de unos amigos leyendo parte de los textos de Paul Dini, mezclando imágenes reales, música de Enya, y robando alguna escena de Armageddon, me atreví a hacer este pequeño montaje sin ningún afán lucrativo, sino con el único interés de contar una bonita historia (que me perdonen los autores de los originales empleados):

Superman no puede con todo. Nadie puede acabar con las injusticias del mundo. El ser humano es débil y Quentin Tarantino nos expone su curiosa versión de este mundo de los superhéroes en un fragmento de Kill Bill (2002):

 

Puede ser interesante, pero no estoy muy de acuerdo. En algún momento bajé del primer puesto del podio a Superman y situé a Batman (mirad el logo con el que suelo firmar mis textos, pese a Burton y Keaton), pero supongo que es a raíz de las obras maestras (para mí) del género: las películas de Nolan, especialmente El caballero oscuro (2008) y Batman begins (2005). Debe ser precisamente por la humanidad del personaje de Bruce Wayne, un millonario traumatizado que pone en juego su acomodada existencia en busca de Justicia, con mayúsculas, esa Justicia que no existe en la ciudad corrupta de Gotham.

¿La Edad de Oro?

A partir de estos años parece que el género se dignifica y directores de prestigio como Ang Lee o Kenneth Branagh se atreven a hacer sus obras. En mi modesta opinión, hay una sobreexplotación de los superhéroes:  Hulk, Capitán América, Iron Man, El hombre de acero, Watchmen, Thor, Los vengadores, y no sé cuántas películas más que se anuncian para los próximos años. Cada uno con sus traumas, cada uno con su pasado, cada uno en una versión modernizada en la que casi siempre está detrás el oscuro Ejército americano desarrollando alguna nueva arma. Por supuesto no todo es tan flojo como Los cuatro fantásticos, pero a mí tanta Marvel, tanto X-Men y tanto cachas en mallas me está saturando.

Batman v Superman: El amanecer de la Justicia

Como decía al principio, fui a verla el mismo día del estreno. Vi a varios treintañeros con camisetas de Batman. A ninguno con la de Superman. A la entrada del cine, un Batman de cartón con una armadura espantosa me hacía presagiar lo peor (la película lo explica en parte). Fui con pocas expectativas al cine, pese al director elegido (Zack Snyder), todo hay que decirlo, y sin ser un peliculón, tengo que reconocer que me gustó más de lo que esperaba. Me divertí a ratos, pero la peli tiene muuuuchos peros, eso sí.

Dura 151 minutos, y la última media hora se me hizo muy pesada. Lo que algunos llaman “maravilloso clímax final” a mí me aburrió sobremanera, “venga, vamos a cargarnos algo más grande”, “ahora otra acojo-explosión”.

Si trasladáramos la pelea a Madrid sería algo así como: Superman arranca el Pirulí y se lo intenta ensartar a Doomsday, pero este se lo quita y le lanza contra las Cuatro Torres, que quedan arrasadas y caen en efecto dominó con grandes explosiones (no se sabe muy bien de qué, pero lo hacen). Entonces Superman coge el obelisco junto a las Torres Kio y se lo intenta ensartar por el recto, mientras Batman y Wonder Woman despistan a su rival saltando desde Torre Picasso al Edificio Europa. Superman consigue finalmente clavarle el antenón al bicho que cae sobre el Bernabéu, que explosiona en mil pedazos (lo siento, Barney). Bah, muy pesado, no me gustó ese final.

Batman8Batman9

Me gusta el arranque, excepto las pesadillas de Wayne, papel que defiende dignamente Ben (Insoport)Affleck. Me gusta Alfred (Jeremy Irons), y me encantó esa Wonder Woman (Gal Gadot, puro morbo) que sale de no se sabe muy bien dónde, pero se agradece. Por el contrario, Superman (Henry Cavill) me parece un poco blando y Amy Adams es una Lois Lane tan cargante como la Margot Kidder de los ochenta. Luthor

Sin duda el premio gordo se lo lleva ese Lex Luthor interpretado por Jesse Eisenberg. Patada en la boca, no. Cien patadas en la boca. No entiendo cómo Superman (en una escena que no voy a desvelar) no le arranca el corazón a la manera del hechicero de El templo maldito, o cómo no le extirpa las pelotas y se las mete en una bolsa de comida para perros, al modo Carrey en Dos tontos muy tontos. Cargante es poco. Pierde todas las comparaciones con el Luthor de Gen Hackman, pero también con el de Kevin Spacey, de la floja Superman returns. A lo mejor no ha quedado clara mi opinión: INSOPORTABLE.

Todo queda listo para las secuelas, como dejan claras algunas escenas finales. Wonder Woman tendrá una peli enterita para ella (y yo que me alegro). Prometí no  desvelar nada de la trama, pero no puedo evitar mencionar lo insustancial del guion en algunos momentos, especialmente en las excusas tan bobas para enfrentar a los dos superhéroes.

Que ustedes la disfruten. Mañana me pondré mi traje de superhéroe (corbata incluida) para ir a trabajar.

Cara Travis

Anuncios

5 thoughts on “Batman, Superman y otros tipos en mallas, por Travis

  1. Antes de que los videojuegos inundaran nuestras vidas, la editorial Marvel alimentó los sueños e ilusiones de varias generaciones de chavales. Desde hace unos años, Hollywood se viene nutriendo de estos míticos cómics. Ciertos cineastas como Tim Burton (Batman) o Christopher Nolan (El caballero oscuro) han revisitado con acierto al hombre-murciélago dándole más contenido al personaje, a su enemigo Joker Nicholson e incluso a la misma ciudad de Gotham.

    Me encantaría ver como tratan la temática los genios de las series televisivas. Podría ser una interesante vuelta de tuerca al género.

    Buen fin de semana!!

    Me gusta

  2. Jajajaja, totalmente de acuerdo con lo de Lex Luthor, ¡qué pesadilla! Las únicas pelis de Superman que me gustaron fueron las de los 80, desde ahí no ha levantado cabeza… Lo mejor de la peli es Batman (a veces) y Wonder Woman tampoco está mal, aunque apenas aparece.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s