¡Cómo no te voy a querer!, por Barney

“¡Cómo no te voy a querer,

cómo no te voy a querer,

si me hiciste campeón de Europa

por undécima vez!”

Antes del partido

Antes del partido de ayer escribí todo lo que sigue, tratando de recopilar todas esas frases y todos los hechos que me hacían pensar de modo supersticioso en los gafes que podían acabar dándole la victoria a la Juve. Pueril, lo sé, pero el contragafe funcionó. Es la réplica a algo así como lo que Pedro Barthe, aquel comentarista muy culé de baloncesto de TVE, decía siempre:

  • Fulanito no ha fallado ningún tiro libre. Lleva 8 de 8.

Y lo fallaba. Al final del “Antes”, he actualizado el texto con lo que pasó (afortunadamente) “Después”.

Sábado, 3 de junio, 18:07 h.

Pues sí, eso dice el cántico de los aficionados, que va cambiando su penúltima palabra en función de los éxitos del club en el máximo torneo europeo. Hace poco me decía un compañero de trabajo, muy madridista él, como media oficina (la otra media pertenece al club de los “antis”):

– Esta canción nos vale para la duodécima, pero ahí se acaba, no nos vale para la decimotercera.

Y se encendieron todas mis alarmas, las que saltan cuando alguien dice que vamos a ganar, que vamos a meter tres o cuatro al rival, que vamos a arrasarlos, que “va a ser un chorreo”, como el bocachanclas de Boluda. No falla. Y por diversas razones, creo que NO vamos a ganar la final contra la Juve esta noche.

  • Ningún equipo ha logrado revalidar el título desde que existe el formato Champions.
  • Los equipos italianos logran el máximo torneo europeo cada 7 años.
  • En la última final entre ambos, la del 98 en Ámsterdam, venció el Madrid.
  • Las palabras de Pedja Mijatovic, el héroe de aquel partido, hace dos semanas: “la Juve es un equipo perdedor en la Champions“.
  • El Madrid ha ganado las últimas 5 finales que ha disputado, y cuando una estadística se repite tanto, se rompe.
  • La Juve ha perdido sus últimas 4 finales. Repito lo de antes, cuando una estadística se repite tanto, se rompe.
  • El Madrid lleva 64 partidos seguidos marcando. Uffff, sudor frío.
  • Tradicionalmente, el Madrid se lleva la Champions cuando no gana en la Liga. Llevamos sin doblete de Liga y Champions ¡desde 1958!
  • Roberto Gómez (pensar que cobra del dinero público, puff…): “el Madrid va a ganar 4-0”.
  • Buffon no ha ganado nunca la Champions, y según los “repartidores de deudas de trofeos”, la Champions le debe una a Buffon.
  • Vicente del Bosque, ex seleccionador, que en los últimos años no ha dedicado una buena palabra del Madrid, ha dicho que ve al Madrid ganando la Duodécima.
  • Zidane ya ha ganado el título como jugador (2002), como segundo entrenador (2014) y como primer entrenador (2016). Todavía no es presidente, que es lo que le falta. O masajista.
  • El Madrid no ha ganado la final nunca vistiendo de morado. Desde Italia han intentado contragafear sin éxito.
  • La venganza de los ex madridistas. Hace dos años fue Morata el que nos eliminó, hoy tengo entre ceja y ceja a Khedira, pero sobre todo al Tripita Higuaín, del que además se está recordando estos días su desastroso pasado jugando finales. ¡Cuidado, cuidado!
  • Hace dos años a la Juve le birlaron este penalti con 1-1 en el marcador. Habrá quien diga que la Champions le debe una a la Juve.
  • Ese penalti lo hizo Dani Alves, que jugará esta noche con la Juve. Estos días me están viniendo dos imágenes a la cabeza: su sobreactuación tras la no patada de Pepe, y sus bailecitos en el córner de Vallecas. Si pasa algo de ese tipo, rompo la tele.
  • He visto cómo en el telediario contaban todos los detalles sobre la celebración en la Cibeles de esta noche y la fiesta de mañana en el Bernabéu, ¡joder, ni siquiera hablaban en condicional!
  • La portada del Marca de hoy ha terminado por ponerme nervioso del todo. ¿Campeón? Menos mal que enseguida ha salido alguien a contrarrestar “los efectos negativos del bocachanclismo”.

Ojalá todos estos motivos sirvan de contragafe, figura creada recientemente en las redes sociales (#CD, Contragafe Detectado) para contrarrestar el efecto pernicioso de los bocazas, pero no lo creo.

Yo no estoy nada eufórico, al contrario que muchos de mis amigos madridistas. No creo que vaya a ser un partido fácil, ni que el Madrid sea favorito. La Juventus solo ha recibido tres goles en contra en toda la competición. El Barça que tanto enamora a la prensa fue incapaz de hacerle uno solo en 180 minutos de eliminatoria. Es un equipo muy experimentado, con un portero y una defensa muy sólidos, juegan de memoria, muy coordinados, y tienen calidad arriba y en la banda derecha. Como un equipo italiano de toda la vida. Y yo he sufrido mucho toda la vida contra los equipos italianos.

Mis hijos ahora no lo entienden porque han vivido otra época, una era victoriosa, con el Madrid llegando y ganando finales, con la selección ganando un Mundial y dos Eurocopas, con Nadal, Gasol, Márquez y compañía, y les cuesta comprender que estuve cerca de cumplir la treintena sin haber visto un triunfo en la Copa de Europa, y nada con la selección. Anoche repetían el Real Madrid-Juventus de Ámsterdam 1998 (la Séptima) en Real Madrid TV, y reconozco que mi hijo y yo nos tragamos la segunda parte enterita. Pese a saber el resultado, pese a conocer de antemano lo que iba a ocurrir, estaba nervioso y clavando las uñas en el sofá con las ocasiones marradas de Inzaghi y Davids.

La Juventus es un equipo que siempre me ha gustado, y reconozco que veré la final más tranquilo que otros años (el hecho de que el rival no sea el Atleti ayuda), pero eso es lo que digo ahora.

  • Recuerdo lo que sufrí en 1985 con la tragedia de Heysel, y lo que celebré el triunfo de la Juve frente a los “malvados” ingleses, pese a que fue la victoria más italiana posible: 1-0 y de penalti que no era.
  • Recuerdo que también iba con los italianos en el 96 cuando ganaron contra pronóstico su segunda Copa de Europa frente al Ájax.
  • Recuerdo lo que sufrí escuchando por la radio la eliminatoria Juventus-Real Madrid de 1986 que se resolvió en Turín en la tanda de penaltis, con la victoria del Madrid.
  • Recuerdo lo que sufrí en las dos eliminaciones casi consecutivas en ese mismo estadio (2003 y 2005) frente al equipazo de Nedved, Del Piero y Trezeguet.
  • Y recuerdo cómo sufrí hace solo dos años, en el Bernabéu, cuando el Madrid tuvo 40 minutos en la segunda parte para igualar la eliminatoria y no fue capaz ante un equipo que se cierra como nadie y no concede ni un milímetro. Un equipo italiano, experimentado, duro, eficaz. Y esta Juve es mejor que aquella.

Pero no estoy nervioso, solo expectante, que pase lo que tenga que pasar. Que el árbitro pase inadvertido, que Dani Alves no nos toque los cojones, que Higuaín no haga la faena de su vida, que Dybala no sea tan bueno como parece, que Buffon, Chiellini y Bonucci parezcan jugadores de su edad, no de diez años menos, que…

En tres horitas, cuando empiece a sonar el himno de la Champions, se me empezará a erizar el vello y empezarán los sudores. Y aunque perdamos, seguiré cantando “cómo no te voy a querer”, porque aquellos que piensan que los madridistas lo somos solo por las victorias, deberían recordar que también lo fuimos durante aquellos 32 años en los que no rascamos nada en Europa.

¡Mañana completamos con la crónica, espero que victoriosa! ¡Hala Madrid! Os dejo un vídeo para calentar el ambiente:

Después del partido

Pues los aficionados ya han cambiado el cántico: “¡Cómo no te voy a querer… si me hiciste campeón de Europa por duodécima vez!”

Gran victoria, gran segunda parte. Tercera Champions en cuatro años. Durante los mejores años de la Historia del Barça y el Atleti. Según oigo y leo en algunos medios, sin jugar a nada, sin entrenador, sin director deportivo, con un portero flojo, una defensa criticadísima, un centro del campo descompensado, un Casemiro que es un desastre, un Cristiano acabado y una BBC que desequilibra más al equipo propio que al rival. Con todo eso, el Madrid se ha llevado este año Liga y Champions, el día que les de por jugar bien no sé qué va a ser esto.

Lo cierto es que en la primera parte el Madrid ha sufrido (no digamos los que lo veíamos por la tele), y la mano de Navas al disparo de Pjanic ha sido providencial. Si la Juve se llega a poner por delante el partido hubiera sido completamente distinto, como el que me temía antes de empezar. Hemos vuelto a ver las viejas rencillas entre Ramos y Carvajal con Mandzukic, algunas volteretas de Dani Alves, el criterio desigual para las tarjetas,… lo de siempre. Ah, sí, y un golazo del acabado, del que nunca hace nada. 5 goles al Bayern, 3 al Atleti y 2 a la Juve. Ojalá siga muchos años “acabado” a ese ritmo goleador.

Algo milagroso ha debido de decirles Zidane en el descanso, porque la segunda parte ha sido únicamente del Madrid. Ya se notó el cambio en los minutos previos al gol afortunado de Casemiro (gracias, Khedira, por ese taconazo de lujo) y a partir del 3-1 todo ha sido mucho más sencillo. Iba a decir que apenas hemos sufrido, pero yo he visto que el cabezazo de Alex Sandro entraba y que todavía nos tocaba sufrir hasta el final del partido. No ha sido necesario. Los que han salido de refresco buscaban de modo descarado su gol y Asensio lo ha logrado, aunque a Bale y Morata se les veía con más ganas de reivindicarse en los quince minutos de gloria que les han dejado. Lo siento por gente como Buffon, que llevan toda la vida ahí, jugando a gran nivel, cuidándose para alcanzar la gloria, y que ven cómo una vez más se le escapa.

Gran victoria, gran racha, dos Champions seguidas, y una reflexión. El Madrid tenía en el banquillo a los tres mencionados, más gente del nivel Kovacic, Nacho o Kiko Casilla. Además, ha dejado en la grada a James, Lucas Vázquez y Pepe. Todos ellos serían titulares prácticamente en cualquier equipo del mundo. Los presupuestos no lo son todo (ver análisis reciente de Josean), no hay más que verlo en los dos equipos de Manchester, pero la tendencia que lleva la Champions es a convertirse en un campeonato para los grandes, con mayores desequilibrios, lo cual es una pena. Los fondos chinos y árabes y los millonarios rusos van a intentar dominar en los próximos años. Veremos si Real Madrid y Barça, que no son sociedades anónimas, son capaces de mantener su nivel y plantar cara a sus futuros rivales, que doy por hecho que así será. La batalla del marketing la han jugado con notable acierto.

De momento no hay que cambiar mucho en el Madrid. Sin dirección deportiva, como dicen, el Madrid se ha asegurado un equipo joven con mucho futuro (Asensio, Isco, Kovacic, Carvajal, Marcos Llorente, Theo Hernández, Vallejo, veremos el tal Vinicius), que permitirá ir renovando a los más veteranos. Yo no traería a De Gea, ni este verano (¡bendito fax!) ni ninguno. Vía libre para James y lo siento. Pero eso ya se verá en el largo y plácido verano que tenemos por delante. Ah, no, de plácido nada, que hay tres partidos contra el Barça y uno contra el United de Mou. Menudo agosto, ¡Hala Madrid!

Anuncios

2 comentarios en “¡Cómo no te voy a querer!, por Barney

  1. Hoy pienso disfrutar el partido tranquilo y a tope, gane quien gane, porque los finalistas son el que eliminó al Barça y el que eliminó al Atlético. La releche sería que además ganara el Madrid.

    Me gusta

  2. Que tranquilidad da leer esto a tiro pasado. Barney, te faltó mencionar aquí (para cuando alguien lo lea el siglo que viene) el golazo de Mandzukic, no solo por su ejecución final sino porque el balón venía sin tocar el suelo dos o tres pases antes. Si no fuera porque el mejor gol de la competición es el de Zidane, yo lo votaría. Abro el debate…

    Por mi parte, fui de los “gafes” que preveía una clara victoria del Madrid y lo hacía con fundamento ante quien me pedía opinión (amigos y compañeros de trabajo) pero añadía siempre me daba miedo estar tan seguro… Llegué a decir que (y me consta que lo sabe alguno de los que sabiamente aprenden leyendo este blog jejejejej) el mismísimo Málaga de los últimos 3 o 4 partidos finales de liga sería capaz de ganar a la Juve. Pero en una final todo es diferente…

    La Juve de esta temporada ha tenido unos diez primeros minutos de cada partido que eran “el embolo de una jeringa”, apretando hasta meter a todo el mundo (ellos incluidos) en la portería contraria. Después: cansados como buenos ancianos que son.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s