El club de los currelas muertos (XXIII)

Planes propuestos por el club de lectura, cine y documentales El club de los currelas muertos para no ver el mundial de la infamia de Catar.

23 días seguidos, casi nada. 23. El número de Michael Jordan, el que para mí es indiscutiblemente «el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos». The GOAT, como dicen por allí. Y eso que ya comenté en su día que no me gustan estas ideas absolutas en las que además se comparan épocas diferentes, estilos de juego, incluso Reglamentos o condiciones técnicas distintas (materiales, innovación, balones, terreno de juego en el caso del fútbol). Muchos están empeñados en que el GOAT del fútbol es el argentino Lionel Messi, afirmación que algunos rebatimos con varios argumentos, el principal de los cuales es que «nunca ha ganado un Mundial, mientras Maradona sí lo logró siendo diferencial con un equipo de peor nivel, o que Pelé ganó tres».

Hoy me ha venido a la mente recomendar el documental Calciopoli, sobre el escándalo del fútbol italiano que acabó con el descenso de la Juventus y la Fiorentina a Segunda División. El documental muestra la trama en las designaciones arbitrales, de modo especial en los partidos «calientes» del campeonato, algunas decisiones polémicas y la complicidad de buena parte de la prensa y comités en el engaño. El documental se puede encontrar fácilmente en YouTube:

Cada vez que alguien me niega que en el fútbol exista corrupción, le saco mi lista de argumentos en contra, el primero de los cuales está en este caso en el que la Justicia italiana intervino de un modo que jamás ocurrirá en España, porque, como me confesó en privado el exdirector de uno de los periódicos deportivos más importantes de este país: «aquí se junta con la política y entonces intervienen otros factores, jamás verás al Barça en Segunda». Al Calciopoli o Moggigate se pueden añadir escándalos como:

Los Mundiales siempre han tenido sospechas de favoritismos hacia los locales, al menos mi memoria de niño me lleva a una polémica goleada de Argentina frente a Perú en 1978 y desde entonces casi siempre, también en el Mundial de España, con unas decisiones más que sospechosas a favor de los nuestros. Pero una cosa es un cierto favoritismo y otra, la sombra de la corrupción. Y aunque intento no seguir este Mundial infame, mis colegas me mandan informaciones que me inquietan:

Gianni Infantino, blanqueador de la dictadura catarí, anhela el triunfo de Messi en el Mundial. Hassan Al Thawadi, del Comité Organizador de este mundial (con minúsculas) comprado a base de talonario, confiesa que le encantaría ver a Messi levantar el trofeo. Pero no debemos ser malpensados, no. El fútbol es un ejemplo de pureza y deportividad, y los mandamases cataríes son las almas cándidas que nos venden por tantos sitios. Como en la propia Unión Europea, en la que estos días han sido detenidos cuatro eurodiputados, entre ellos la vicepresidenta Eva Kaili, en la trama que ya ha sido denominada Qatargate. Una tipa que dijo en noviembre que Catar es «un país puntero en derechos laborales».

No vayamos a pensar que el ridículo penalti pitado a favor de Argentina frente a Polonia, el no señalado en el área de la albiceleste en su partido de cuartos contra Países Bajos, la desaparición de las imágenes, igual que ocurrió con una jugada en el Marruecos-Portugal, forman parte de una conspiración para procurar que Messi llegue a una final contra la única selección árabe que queda en liza. Tengo dudas acerca de si los cataríes quieren en la final a Marruecos o a la Francia de «su» Mbappé, al que enterraron en montones de millones para que se quedara tres años más en el Qatar Saint Germain. Hubo un penalti muy claro no señalado en un derribo a Harry Kane en el partido del sábado pasado. Menos mal que no veo los partidos, porque solo recibo imágenes de polémicas.

Esta gente ha comprado a todo el mundo, ha doblegado voluntades a base de billetes, ya fueran políticos, organismos deportivos o reguladores, le ha levantado incluso un Mundial a los americanos en su misma cara, pero ahora nos debemos creer que con la FIFA, un organismo modélico como se ha visto a lo largo de su historia, van a comportarse de manera intachable. Todavía me resisto a ver este mundial (solo cedí con el España-Marruecos, y creo que fue el peor partido de todos hasta ahora), pero sigo creyendo en que en el deporte todo es posible. Luka y compañía, haced un favor al fútbol.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.