Happy birthday, Mr. Kirk Douglas! (Travis)

kirk1

Me llamo Kirk Douglas. Tal vez hayas oído hablar de mí. Si no,… búscame en Google. Soy el papá de Michael Douglas y el suegro de Catherine Zeta-Jones. Hoy cumplo 90 años y, en mi caso, llegar a esta edad no es solo especial sino milagroso”.

Bueno, pues han pasado 10 años más de ese mensaje, y hoy cumple 100 uno de los más grandes, uno de mis actores preferidos de siempre, el del inconfundible hoyuelo en la barbilla, Kirk Douglas. Hace unos pocos días contó que va a dar una gran fiesta para 200 invitados, en la que “todos son más jóvenes que yo” y para la que llevaba tiempo ensayando con su logopeda “para que la gente me entienda”. Dice que una de las razones de su longevidad es su relación especial con Anne Buydens, su mujer desde hace más de 62 años. Casi nada, con la poca paciencia que tiene la gente hoy en día.

Nació el 9 de diciembre de 1916 en una familia de campesinos rusos que emigró a Ámsterdam, un pequeño pueblo del estado de Nueva York. Su nombre real es Issur Danielovitch Demsky y tiene uno de esos currículums de película tan interesante como su propia filmografía. Es un superviviente nato, el único que queda del Hollywood dorado junto con Olivia de Havilland (creo que no deben quedar apenas hijos del equipo de rodaje de Lo que el viento se llevó, y ahí sigue Melania, incombustible).

Kirk Douglas fue vendedor de refrescos en la calle, repartidor de periódicos, dependiente, jardinero y bedel (a cambio de una plaza en la universidad Saint Lawrence, de Nueva York), campeón de lucha libre universitario, profesor de Arte Dramático y oficial de telecomunicaciones en pleno Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Tiene cuatro hijos, dos de su primer matrimonio, con Diana Dill, de la que nació el también actor Michael, y otros dos con Anne Buydens, uno de los cuales, Eric, falleció en 2004 por una sobredosis. Kirk es un superviviente. Ha sobrevivido al golpe que fue la muerte de su hijo Eric, “nunca te recuperas de algo así”, pero también a una hemiplejia y a un accidente de helicóptero en 1991 en el que fallecieron dos personas. En 1958 no subió al avión privado del productor Michael Todd en el que pensaba ir a ver al presidente Truman, y este se estrelló sin que hubiera supervivientes.

kirk5Parece que esa suerte que le ha permitido salir ileso de situaciones tan adversas es la que, por otro lado, le ha privado de galardones por sus grandes actuaciones. En 1953 rechazó el papel que interpretó William Holden en Traidor en el infierno y en 1965 el que finalmente realizó Lee Marvin en La ingenua explosiva, papeles por los que ambos actores se llevaron el Óscar. En 1974 estaba preparando la producción para el cine de la adaptación de Alguien voló sobre el nido del cuco, que él mismo había interpretado en el teatro, pero tuvo que dejarla por otros compromisos y se la pasó a su hijo Michael. Y el hijo se llevó el Óscar que se le negaba al padre. No solo eso, sino que siendo un actor mucho más limitado que el gran Kirk, Michael se llevó en 1988 un Óscar de interpretación por Wall Street.

Finalmente, la Academia reconoció a Kirk su enorme carrera con un Óscar honorífico en 1996. Algunos cineastas como Steven Spielberg reconocieron no solo sus méritos artísticos, sino su valentía en los años de la caza de brujas del senador MacCarthy. Creo que hay pocos actores con su presencia, con su mirada, con su intensidad. Y era, perdón, es, un intérprete polivalente como pocos. Algunos de su generación como James Stewart o Cary Grant solo valían para hacer papeles de “bueno”, de tipo honesto y bondadoso. Otros como James Cagney o Richard Widmark solo podían hacer de “malos”, de villanos, pero ¡qué villanos!

Kirk Douglas hizo papeles de todo tipo, pero el que esto escribe se queda con los siguientes: kirk2

  • Doc Holliday en Duelo de titanes (1957): no era el tísico de aspecto poco saludable que interpretara años después Dennis Quaid, pero sí un tipo que reflejaba perfectamente sus dilemas morales. Su compañero de reparto era otro de los más grandes, Burt Lancaster, en el papel del sheriff  Wyatt Earp.
  • Matt Morgan en El último tren de Gun Hill (1959): tengo una imagen grabada desde pequeño y es el momento en que descubre las iniciales CB en la silla de montar de los violadores de su mujer, una india. Las iniciales pertenecen a Craig Belden, un antiguo amigo interpretado por Anthony Quinn, y en esa mirada, sin palabras, ya nos está diciendo “joder, no podía ser otro, me espera un enfrentamiento terrible con un amigo que ahora es muy poderoso”.
  • Vincent Van Gogh en El loco del pelo rojo (1956): da igual que no te guste la pintura, dakirk4 igual que no te guste el impresionismo o los cuadros de Van Gogh, esta película se disfruta en todo su metraje. Esta es una biografía bien llevada al cine, con sus luces y sus sombras, sin la exaltación propia del personaje que vemos en otras producciones. Por cierto, su compañero de reparto, Anthony Quinn, se llevó el Óscar por su papel de Gauguin con menos de quince minutos de aparición en pantalla. ¿Se estaba castigando al bueno de Douglas por su apoyo a los cineastas malditos de aquellos años?
  • París Pitman en El día de los tramposos (1970): como diría un amigo mío, “¡qué hijoputa tan simpático!” Embaucador, tramposo, falso, pero tremendamente carismático, un tipo atractivo que utiliza a todos los que le rodean para sacar adelante su plan. Interpreta a una de esas personas que da más miedo cuando sonríen que cuando permanecen serios. kirk3
  • Einar en Los vikingos (1958): otra vez haciendo el papel del malo. Tuerto, desagradable, violento, un tipo con muy malas pulgas, pero que me hizo en su día anhelar estar en una fiesta vikinga. No descarto organizar alguna.
  • Ned Land, el arponero de Veinte mil leguas de viaje submarino (1954): otro de esos papeles de tipo rudo, pero noble, que interpretaba como nadie. Visceral, impulsivo, pero lo suficientemente racional en los momentos decisivos de la película. Al principio te parece odioso, pero luego entiendes que es uno de esos tipos que querrías llevar contigo a una expedición (o a pedir un aumento de sueldo).
  • El coronel Dax en Senderos de gloria (1957): esta película estuvo censurada en varios países, España incluida, por su mensaje antimilitarista que provocó las protestas del gobierno francés. Tuve la suerte de verla cuando por fin pudo estrenarse en España, en 1986, en uno de esos maravillosos programas dobles a los que nos llevaba mi padre. Recuerdo perfectamente el otro peliculón de Stanley Kubrick que acompañó a Senderos de gloria: Teléfono rojo, ¿volamos hacia Moscú? El coronel Dax muestra el conflicto de conciencia de un mando del ejército ante la sinrazón de una orden superior y su deber como militar.
  • kirk6Y por supuesto, Espartaco (1960): el gladiador, el esclavo, el líder de los rebeldes que lucha contra el poder establecido. El amante, el padre, el mártir que muere crucificado. Kirk Douglas era también productor de la cinta, y era un tipo de tal carácter, sobre todo en esos años de su mayor esplendor, que fue de los pocos que consiguió doblegar a Stanley Kubrick en un rodaje y salirse con la suya en determinadas escenas. Su peso en Hollywood no se limitaba a imponer condiciones a los directores, sino que logró que el nombre de Dalton Trumbo apareciera entre los guionistas de la película, pese al veto existente en esos años.

kirk8Y más, muchos más grandes papeles, en Los héroes de Telemark, en Siete días de mayo, en Ataque al carro blindado. Estos días he buscado una película menor suya, Otra ciudad, otra ley, de 1986, que se puede encontrar fácilmente en YouTube (enlace). Su compañero de reparto es, por séptima vez en su carrera, Burt Lancaster. Quería buscar esta película y concretamente un diálogo por lo que creo que en el fondo quería decir. La película es simpática, sin más, y trata de dos mafiosos que salen de la cárcel después de varias décadas. Al poco de salir roban un furgón blindado. Pese a estar ambos mafiosos, o ambos actores, por encima de los setenta años, le dan cien vueltas a gente mucho más joven y en la película se puede oír: “según los vigilantes, los bandidos actuaron con tal rapidez y agilidad que la policía piensa que eran dos jóvenes disfrazados de ancianos”.

Esa es la definición de Kirk Douglas, “un joven disfrazado de anciano”, un tipo que sigue escribiendo cartas de amor a su mujer, tomando una copita de vodka con los amigos y disfrutando de los placeres de la vida mientras se le derriten las orejas.

kirk7

Happy birthday, Spartacus!

Cara Travis B-N

 

Anuncios

3 comentarios en “Happy birthday, Mr. Kirk Douglas! (Travis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s