Habrá que ir a votar, ¿no?, por Josean

elecciones10

“Estoy harto de todos, no pienso ir a votar”. Este es un pensamiento cada vez más repetido, junto al “no sirve para nada”, o “son todos iguales, una panda de golfos, sinvergüenzas y corruptos”.

Pues no, no estoy de acuerdo. Y eso que seguramente mi hartazgo con buena parte de nuestros políticos es muy superior al de la mayoría. Pero la respuesta no debe pasar por no ir a votar, al menos así lo creo. Casualmente esta semana ha llegado a mis manos un texto utilizado en exámenes de Selectividad hace tres o cuatro años, que dice lo siguiente:

“Yo no os aconsejaré nunca el apoliticismo, sino, en último término, el desdeño de la política mala que hacen trepadores y cucañistas, sin otro propósito que el de obtener ganancias y colocar parientes. Vosotros debéis hacer política, aunque otra cosa os digan los que pretenden hacerla sin vosotros, y, naturalmente, contra vosotros”.

Podría parecer reciente si no fuera por algunas palabras empleadas, pero este texto pertenece a Juan de Mairena, de Antonio Machado, y fue escrito en 1936.

Cuenta una maldad que la Ley de Propiedad Horizontal, aprobada en 1960, fue promovida por el dictador Franco para demostrar a los españoles que la democracia no tenía sentido, que no era viable. Que eso de que la mayoría de los asistentes a una junta (ojo, de los asistentes, no de los propietarios) decida por todos no era justo ni razonable. Y lo cierto es que, tras haber asistido a numerosas juntas de vecinos en los últimos años, a veces creo que si el objetivo era desprestigiar la democracia, seguro que lo consiguió. ¿Cómo es posible que un imbécil con siete representaciones pueda decidir sobre una comunidad de ochenta vecinos? ¿Cómo es posible que el voto del tipo del tercero, que todos sabemos que es rematadamente idiota, valga lo mismo que el de los demás, que somos gente con formación?

Pues así es, eso es la democracia, un hombre, un voto. “Y una mujer, medio”, como decía el chiste machista. Bromas aparte, hay que ir a votar, es nuestra obligación. Los padres de los que pertenecemos a nuestra generación vivieron durante décadas esperando que se les concediera este derecho mínimo fundamental, y ahora sería una pena desperdiciarlo.

Es cierto que nos lo ponen muy difícil, que disponemos de una información completamente manipulada, que casi todo lo que oímos en radios y leemos en prensa apesta, pero aun así, si de verdad queremos protestar y manifestar nuestro rechazo a “los de siempre”, lo que debemos hacer es votar. Y botar a los que están.  elecciones14

Hay que ir a votar aunque sea nulo o en blanco. Ya sé que los votos en blanco perjudican a los partidos minoritarios, pero en ocasiones hay que utilizarlos. Es un mensaje claro a los políticos, en la línea del “que no nos representan, que no”, que tanto se oye en algunas manifestaciones, y que tan poco escuchan nuestros ¿representantes?

En las elecciones generales de 2011, por ejemplo, los votos nulos y en blanco al Congreso y al Senado alcanzaron la enorme cifra de 1,8 millones. No es que la gente se confundiera y votara nulo por error, que en algún caso así sería, sino que intencionadamente se utilizaron estos votos para protestar contra algo tan inútil como el Senado. El 1,29% de los votos al Congreso fueron nulos, pero en el Senado este porcentaje se triplicó, hasta el 3,66%. Yo fui de ese 3,66%, por dos razones: una, por no entender qué aporta el Senado, más que privilegios y sobrecostes, y dos, porque con el sistema injusto que tenemos, desde que tengo derecho de voto, en Madrid siempre han salido tres senadores para el PP y uno para el PSOE. elecciones6

Si de verdad queremos protestar, ese treinta por ciento de gente que tradicionalmente se abstiene debería acudir al colegio electoral y votar nulo, lanzar una señal inequívoca de que se está a favor del sistema democrático, pero en contra de los partidos que se presentan. El voto en blanco computa como un voto válido, y al final, con ese reparto injusto de la Ley D’Hondt, termina favoreciendo a los partidos mayoritarios. Es preferible en ese caso votar al partido Ciudadanos en Blanco o Escaños en Blanco, que prometen no ocupar su asiento si algún día salieran elegidos.

(Casi) toda opción es respetable, incluso la abstención. De hecho, hay gente muy respetable como Arturo Pérez-Reverte o Carlos Boyero que se han manifestado en más de una ocasión en contra de votar. Pero me cuesta entenderlos. Como al vecino del quinto que no fue a la Junta de vecinos, pero que luego protesta porque se aprobó la tontería propuesta por el del segundo. “¿Y dónde estabas tú ese día? ¿Por qué no manifestaste tu oposición?”, te dan ganas de decirle.

Las elecciones del próximo domingo son muy importantes para el ciudadano, quizás las que más. A final de año elegiremos de nuevo a nuestros senadores (elección irrelevante para el ciudadano), y a nuestros diputados, que al final designarán a nuestro Presidente de Gobierno. Pero visto que los programas electorales no se pueden cumplir porque desde Europa marcarán a nuestros representantes lo que deben aprobar en los consejos de Ministros (véanse los casos de Tsipras en Grecia, Hollande en Francia y los propios ZP y Marianico en España), lo cierto es que cada vez confío menos en las elecciones generales. Las europeas me importan bien poco, porque no me dan la opción de elegir a los lobbystas que comprarán las voluntades de nuestros europarlamentarios.

elecciones1Por eso digo que estas elecciones son quizás las más relevantes para los ciudadanos, porque elegiremos a nuestros representantes más cercanos, alcaldes, concejales y parlamentarios regionales. En las locales, elegiremos a los tipos que decidirán cuánto sube nuestro I.B.I., cómo se limpian nuestras ciudades, cuánto se gasta en jardines, iluminación o en algo tan importante como las fiestas del pueblo, y dónde se pone una nueva rotonda o en qué zonas freímos a la gente con parquímetros o radares. En las autonómicas, elegiremos entre otros a los que manejarán el dinero de educación y sanidad, que se decantarán por mejorar el servicio público o por desviarlo a las empresas privadas que mejor les aseguren su posterior futuro.

elecciones4 Elegiremos, por tanto, a nuestros representantes más cercanos. Y como estamos en jornada de reflexión, no se puede hacer campaña en favor de ningún partido. Pero creo que la Ley electoral no dice nada sobre manifestar a quién no va a votar uno. No todos son iguales, ni mucho menos, y la gestión tan lamentable de PP y PSOE en muchos lugares han hecho que partidos inexpertos como Podemos (con sus distintas marcas) y Ciudadanos tengan posibilidades reales de gobernar en varios municipios y comunidades autónomas.

elecciones7EspAguirre

No voy a votar al Partido Popular. Sorprendentemente para mí, Esperanza Aguirre tiene cientos de miles de seguidores, pese a que sus mayores hazañas hayan sido como cazatalentos, pero no para el despacho Seeliger & Conde, sino eligiendo colaboradores como Francisco Granados, Alberto López Viejo, Juan José Güemes o Benjamín Martín Vasco. Será curioso ver cuántos votos más que Cristina Cifuentes obtiene en Madrid (municipio), a la que la corriente de Hazte Oír le está haciendo una agresiva campaña de acoso y derribo.

elecciones13elecciones12elecciones15elecciones11

No voy a votar al PSOE. El PSOE en Madrid hizo una cosa muy bien hace unos pocos meses, y fue cargarse a su candidato a la Comunidad, el desastroso Tomás Gómez, el lince de Parla. En su lugar colocó a un aburrido profesor universitario que transmite como… como un aburrido profesor universitario. Es un partido que da la impresión de estar roto por la mitad, al frente de una de las cuales está esa mujer que no ha ofrecido nada nuevo pero en la que muchos tienen depositadas sus esperanzas. Si lo mejor que pueden ofrecer son sus treinta años al frente de Andalucía están listos. Se van a pegar un batacazo tremendo.

elecciones8No voy a votar a IU. Izquierda Unida sigue desunida y hundida, tratando de no dejarse comer más terreno por los chicos de Pablo Iglesias, y ofreciendo las mismas recetas desfasadas de siempre.

Por supuesto, no voy a votar nacionalismos ni nada que tenga que ver con localismos paletos, en muchos de los cuales se ocultan gentuzas interesadas únicamente por el incremento de su propio patrimonio o por la colocación de “los nuestros, los de aquí”. Otra vez Machado y Juan de Mairena.

elecciones3elecciones2

¿UPyD, Ciudadanos, Vox? Vox está a la derecha de la derecha que conocemos, así que no contarán con mi voto. UPyD ha perdido en unos pocos meses todo lo que habían ganado en años anteriores, lo cual es una pena, y los segundos, esos Ciudadanos jóvenes de moda, parecen haber ganado buena parte de ese voto de gente cabreada con el bipartidismo tradicional. Pero, pese a que me gustan algunas de las cosas que les he oído (especialmente la sinceridad de Begoña Villacís), están muy verdes y han cometido varias cagadas de consideración (Miranda de Ebro, Ciudad Real). El “pliego de descargos” de Rosa Díez publicado en marzo mostraba varias lagunas o al menos dudas razonables sobre algunas de las actitudes y aptitudes de Ciudadanos. PIB-UPyDelecciones9

¿Entonces? Decía una columna de Javier Marías en marzo de 2004 (escrita unos días antes del 11-M) titulada Noventa y ocho patadas:

“Pero, ¿y si nadie nos gusta? ¿Y si todos los partidos nos dan cien patadas? Esas dos preguntas están muy cerca de describir mi caso; pero si voy a votar sin dudarlo es porque hay una respuesta tan obligada que no creería a nadie que asegurara no tenerla, a saber: La mayoría me da, sí, cien patadas; pero hay uno que me da noventa y nueve, y puede que otro se detenga en noventa y ocho”.

Iré a votar, eso es seguro, posiblemente a unos en las locales y a otros en las autonómicas. A esos que me dan menos patadas, o ninguna, porque incluso me resultan simpáticos, honestos o sinceramente preocupados por los problemas de los ciudadanos. Los unos llevan cuatro años trabajando y bien en la oposición de mi ayuntamiento, y los otros ofrecen caras nuevas para la Comunidad. Dejaré el voto nulo para más adelante. Lo dicho, amiguetes, habrá que ir a votar, ¿no?

Cara Josean

(Fotos y tuits extraídos del #MdV, Mail de Viernes, recopilado por el famoso Becario)

Anuncios

13 thoughts on “Habrá que ir a votar, ¿no?, por Josean

    • Hombre, XXX, el texto tiene más de 1.700 palabras (no caracteres), textos de Machado y Javier Marías, links a Pérez-Reverte y Boyero, enlaces a informaciones sobre casos de corrupción o resultados oficiales de las elecciones,… quedarse en los tuits me parece, como tú dices, “demasiada gilipollez”. Claro que tu comentario está escrito un par de minutos después de haber colgado el post, así que a lo mejor es que no te dio tiempo a leerlo todo con la debida atención.
      Yo no soy muy amigo de Twitter, no da para nada, pero hay que reconocer que hay gente ingeniosa que cuelga a veces frases o fotos que son verdaderas cargas de profundidad. Para mí el primer tuitero de la historia fue Ramón Gómez de la Serna con sus Greguerías. Échales un vistazo, no, mejor, una lectura rápida. No son ninguna gilipollez.

      Me gusta

    • Pues sí, vayamos a votar, no perdamos la esperanza en este sistema imperfecto que tenemos, porque no somos capaces de concebir otro mejor. Hombre, se puede cambiar el sistema electoral que tenemos, sobre todo en las generales, pero esos dos partidos que nunca se ponen de acuerdo en nada, tienen muy claro que en este tema piensan lo mismo.

      Si tu comentario llevaba un doble sentido sobre la Esperanza, yo afortunadamente no voto en Madrid, donde seguro querría “botarla”. Donde yo vivo, tenemos de alcalde a uno de sus colaboradores, que fue echado a patadas de la alcaldía de un importante pueblo de la sierra por diversos escándalos, y el castigo que recibió fue el primer puesto en las listas de uno de los municipios con mayor renta de la comunidad. ¿Imaginas quién mandaba en el PP de Madrid cuando eso ocurrió? Otra vez premiando a los corruptos, “yo cómo iba a saber nada, si yo destapé la trama Gürtel”. Palabras de Esperanza.

      Me gusta

  1. Será que me he levantado un poco rebelde pero lo cierto es que hoy queridos amigos no comparto vuestra opinión. Y voy a dar mis razones para la abstención:
    1. En estos momentos no creo en la clase política. Partidos de izquierda y de derecha me han demostrado que sólo quieren lucrarse a costa del pueblo, ya no existen ideales ni valores.
    2. Yo, al igual que cualquier ciudadano “respetable” pago mis impuestos religiosamente por lo que aún no ejerciendo mi derecho al voto creo merecer los mismos servicios y derechos que otro ciudadano que sí haya votado. Por eso no veo justa la comparación que hacéis con la junta de vecinos. Como ciudadana que paga sus impuestos sí me veo en el derecho de saber como son éstos gestionados. Si algún día se me exime de esta obligación entonces no “protestaré” mientras tanto seguiré dando la lata, opinando y manifestándome cuando vea oportuno.
    3. El voto no me parece útil y lo explico a continuación. Un votante del PP en las pasadas elecciones pudo leerse (como hacen, estoy segura todos los votantes) su programa político y confiar en que por ejemplo Esperanza Aguirre haya dicho la verdad cuando se manifestaba en contra del IVA. Pero claro luego en el poder… entre Bruselas y la herencia recibida cambiamos el programa,
    Entonces yo me pregunto, ¿de qué sirve el voto?

    Me gusta

    • Buenas, Whalla. Pues ya han pasado cuatro días y has tenido tiempo, como todos, de interpretar los resultados de las elecciones. Curiosos, cuando menos, vamos a ver cosas sorprendentes en los próximos días. Ya las hemos visto: Pdr Sanchz autoproclamándose líder de la izquierda ganadora, Espe promoviendo un liderazgo del Centro ganador un día, y al siguiente un gobierno de concentración, Pablo Iglesias, que decía que no se presentaban a las elecciones, sacando pecho,… Y algo más triste, como ver a UPyD retirando los procesos legales por corrupción porque no tiene pasta para mantenerlos y parece que protestar da votos, pero actuar y poner pleitos, no.
      Intentaré contestar a los tres puntos de tu comentario sobre tus razones (todas ellas respetable) para no ir a votar:
      1. Ahora más que nunca creo que precisamente hay gente que se ha metido en política con ánimo de cambiar las cosas y buscar de verdad un bien común. Es un reflejo de los movimientos solidarios que han despertado y aumentado durante la crisis. Ojo, no hago referencia a ninguna ideología, no hablo de Podemos, que tiene elementos de los que no me fío un pelo.
      2. Por supuesto que tienes derecho a protestar, aunque no hayas votado. La comparación con la Junta de vecinos quizás no sea la mejor porque en unas elecciones no se da esa cercanía, pero, ¡qué bueno sería que la formación ganadora tuviera más que el 27% del 68% de gente que va a votar! Un raquítico 18%, creo que es el momento de plantearse una segunda vuelta que clarificaría muchas cosas que han quedado en terrenos inciertos.
      3. Es cierto que se cambian los programas continuamente y apenas se cumplen, pero el voto sirve sobre todo para manifestar de quién te fías más, quién te inspira más confianza, o de quién esperas una mayor preocupación por los temas que te interesan (sanidad, educación, cultura, medio ambiente,…).
      La próxima vez espero verte en el colegio electoral.
      Saludos.

      Me gusta

  2. Por si no lo habías visto, según eldiario.es de ayer, Cifuentes obtuvo en Madrid-ciudad 5.211 votos más que Esperanza Aguirre, así que la campaña de Hazte Oir no le ha quitado votos, sino parece que se los ha dado. Curioso, al contrario de lo que predecías. Ni idea sobre cómo interpretarlo, para leer los votos y las encuestas ya están nuestros políticos.

    Me gusta

    • No lo había visto, pero gracias por el dato. También llama la atención que Gabilondo saque mucho mejor resultado en Madrid capital que Carmona. Y lo que sí me ha gustado por lo que Ignacio Escolar ha definido como “justicia poética” es el varapalo que se ha llevado MariCospe precisamente por la doble manipulación del número de diputados autonómicos, que al final, han perjudicado a su partido y le van a llevar a perder la Presidencia.

      Me gusta

  3. Estoy de acuerdo con la idea de ir a votar para fortalecer la democracia…pero posiblemente quien pague sus impuestos tenga derecho a quejarse aunque no vote…es posible…

    Me gusta

    • Por supuesto que tiene derecho a quejarse, como Pérez-Reverte, que echa espuma por la boca cada vez que habla de nuestros políticos. Pero me encantaría un 30% de votos nulos, en lugar del 1,5% que ha habido. Eso sí es protestar, eso sí es decirles que se metan por el recto esta democracia a la que han violado varias veces los dos principales partidos para preservar sus intereses. Por cierto, ¿no era Coco el de “ahora estoy aquí”, “ahora estoy allí”? Ya sé con quién aprendió Esperanza Aguirre. Saludos.

      Me gusta

  4. Pobret aquest garriguenc!

    Deu pensaments sobre aquesta entrada en el fórum i segueix ignorat. Podrìa ser perquè és l’únic que sequeix mantenint-se en les promeses donadas durant la campanya i això no és notícia? Massa previsible? Bon estrateg de cara a novembre?

    Me gusta

    • Amic Tulaytulah, yo no hablo catalán, ni siquiera en la intimidad y tras elecciones, pero creo entender más o menos tu mensaje, supongo que referido al “res-honorable” Artur Mas. ¿Buena estrategia? No lo sé, este hombre va a seguir en su línea (nueva consulta, independencia, proclamación unilateral,…)porque cree que es la única manera de que no se hable de sus corruptelas, y a lo mejor le viene bien que se desgasten los tipos de Esquerra y la CUP entrando en los ayuntamientos, mientras CiU se queda en un segundo plano.
      Ayer le veía en el palco del Nou Camp, aguantándose la sonrisa junto al Rey mientras pitaban el himno, y lo pensé otra vez: qué falso es el tío, no puedo con él. Bona tarda.

      Me gusta

  5. Disculpa Josean, te he hecho equivocar. Quería molestar un poco haciendo la gracia de escribir en catalán para ver si surgía algún comentario típico ahora que ha resurgido el tema de los valores nacionales y la estabilidad del sistema, pero veo que todos los que leen este blog son personas respetuosas.
    El “garriguenc” (gentilicio de La Garriga) es como algunos llaman a Albert Ribera cuando él dice que es de la Barceloneta. Como se está manteniendo en lo que dijo sobre pactos post-electorales deja de ser noticia. Sobre el motivo de seguir así es lo que me tiene intrigado (ojalá y no se equivoque).

    Sobre los pitidos, a pesar de oír tantas opiniones estos días me sigo quedando con la que ya tenía:
    ¿Es una falta de educación? SI. Pero como tantas otras que hacemos a lo largo del partido (que se lo pregunten a la madre del arbitro o a la de Neymar).
    ¿Prohibirlo y sancionarlo? A mi me empezaron a gustar los toros (un poquito) a raíz de lo de Cataluña.
    ¿Libertad de expresión? También (que se lo pregunten a Zapatero cuando no se levantó al pasar la bandera de EEUU). Sus motivos tendría.
    Y sobretodo: Mas manipulación mediática y uso del hecho para fines de “amor patrio y ardor guerrero”. A mi que no me digan que si no hubiera pitado nadie no nos hubieran vendido el acontecimiento como “la llama antipatriota se apaga” o algo similar dependiendo de los decibelios.
    En resumen, lo que mas rabia me dio fue lo del reparto de silbatos, pues no permitió que fuera una consulta eficaz sobre el estado de la nación (y de la “Borbonía”).
    Adéu siau.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s