La Diada y el Delorean, por Josean

Puig de Monty McFly resopló nervioso. El flequillo apenas se le movió, pues el sudor de la frente, esa pátina brillante que se había convertido en una de sus señas de identidad,  evitaba el movimiento del pelo lliure, independiente.

– Doc, ¿me estás diciendo que este Delorean que has comprado desviando fondos a través de Roures es en realidad una máquina del tiempo?

Doc Tardá trató de contener la emoción, pero no podía, tartamudeaba al hablar igual que cuando tenía que expresarse en esa lengua castellana que le imponían desde el Estado central totalitario. Ardía en deseos de contar al MHPE (Molt Honorable President en el Exilio) todas las claves del funcionamiento del aparato que a buen seguro ayudaría al poble de Catalunya a lograr su objetivo final.

– ¿Ve esto, President? -dijo abriendo el motor-. Ocho cilindros en V, como la V de la Diada de 2014. Y una cadena de distribución tan potente como la cadena humana de la Diada de 2013.

– Oh, qué cadena, qué éxito. Hasta Hollywood nos lo copió para la película Nosotros.

us-hands-across-america-1553123723

– Aquella era una película de terror, President -masculló entre dientes.

A continuación le mostró el habitáculo interior y siguió hablando:

– La energía de millones de catalanes lliures será canalizada por este conducto a través del condensador de lazos amarillos.

Monty McFy no cabía en sí de satisfacción y mostraba una sonrisa amplia, sincera, nada que ver con la fingida el 1-O de 2017 mientras se montaba la mundial en los colegios electorales en los que cientos de miles de catalanes ejercían su derecho al voto con tal convicción democrática que algunos lo hacían tres, cuatro o incluso catorce veces.

– ¿Podemos probarlo? -preguntó Monty.

– ¡Claro! ¿Alguna fecha concreta? ¿Qué tal el 11 de septiembre de 2018?

Algo se revolvió en las tripas de Monty McFly.

– En 2018 pasé mi primera Diada fuera de nuestra tierra, en Waterloo, no es algo que me agrade recordar. “Fem la República Catalana”, era nuestro eslógan.

– Cierto, cierto, y el compañero Junqueras en una prisión injusta sufriendo un trato degradante que no se recuerda igual en la historia de la humanidad. Retrocedamos un poco más, a la Diada de 2017.

Doc Tardá tecleó la fecha en el panel de mandos y aceleró el Delorean hasta los 171,4 kilómetros por hora, la velocidad indicada en el ingenio que marcaba el inicio de todo, el principio de los tiempos, el Alfa y Omega. Estaba el nacimiento de Jesucristo para los cristianos, la Hégira de Mahoma para los musulmanes y el 11 de septiembre de 1714 para el pueblo más perseguido de la historia, para el pueblo de los elegidos.

Para no llamar la atención en exceso, el Delorean aterrizó en una terraza que daba a la Diagonal. Los dos prohombres de la patria salieron del coche y divisaron la manifestación desde la azotea.

– Mira qué hermosura, el eslógan “La Diada del Sí”, esa estelada gigante,… -dijo Monty-. Los Jordis en primera fila, pancartas por el derecho a votar el 1-O, dos millones de personas en las calles.

– Ejem, ejem, Monty, según la Guardia Urbana fue un millón, y según la delegación de gobierno, 350.000 personas.

– ¡Admirapla en cualquier caso!

– Dime una cosa, President, ¿en aquel momento ya estabas pensando en echarte para atrás, no?

20160911-636092162346162596_20160911184956-kX2E--980x554@MundoDeportivo-Web

Como queriendo cambiar de tema, Monty quiso retroceder un poco más, a la Diada de 2016, “A punt”, 2015, “Vía Lliure”, y se preguntó qué hacía él en aquellos momentos en que el líder catalán de entonces, Artur Mas, estaba en plena campaña electoral del 27-S mientras promovía un nuevo referéndum, el del 9-N, con el que tratar de tapar todos los casos de corrupción que comenzaban a cercar su partido. Monty era alcalde de Gerona,  “solo” número 3 de Junts Pel Sí por Gerona y recordó que vivía mucho más tranquilo con su mujer, Marcela Topor. “Aunque por entonces ella no se levantaba 6.000 euros mensuales de un medio subvencionado con dinero público”, pensó.

Leyó en un periódico las cifras de asistencia a la Diada y eran mayores cuanto más retrocedía en el tiempo. Volvieron a poner en marcha el Delorean.

2014: “Ara es l’hora”. Monty tuvo que hacer esfuerzos por contener las lágrimas. 1.800.000 asistentes según la Guardia Urbana, 550.000 según la delegación de gobierno.

2013: “Vía catalana cap a la Independència”.

2012: “Catalunya, Nou Estat d’Europa”. Dos millones de personas en las calles durante la primera Diada claramente proindependentista. 620.000 personas según la delegación de gobierno.

– ¡2012! -se sorprendió Monty-. Ya hablábamos de un nuevo estado europeo hace siete años. ¿Tanto tiempo llevamos metidos en el procès?

En todas esas manifestaciones aparecía en la primera fila un chico joven con aires de matón de patio de colegio, de la familia de los Tannen. A medida que retrocedían en el tiempo, igual que engordaban las manifestaciones, adelgazaba el matón de los Tannen, el pequeño Rufián.

– ¿Qué tal si retrocedemos al inicio de todo, a junio de 2010 y la sentencia del Constitucional? -sugirió Monty.

– ¿De verdad crees que ese fue el principio de todo? -respondió Doc Tardá, visiblemente contrariado.

– Por supuesto, porque supuso negar al poble de Catalunya su derecho a decidir sobre los propios asuntos de la naciò.

Tardá permaneció en silencio y puso rumbo a junio de 2010. En realidad lo que vieron fue que el independentismo encontró su excusa para iniciar la deriva en la que estaban inmersos desde entonces. La sentencia anuló dos temas fiscales de menor importancia, indicó que la palabra “nación” del preámbulo carecía de valor jurídico y sobre todo evitó la creación de un poder judicial paralelo.

– Era nuestro Estatut -sollozó Monty-. El que habíamos aprobado y decidido todos los catalanes.

Con gesto circunspecto y sin avisar, Tardá retrocedió hasta el 18 de junio de 2006, el día del referéndum sobre el Estatuto de Cataluña.

– Aquí lo tienes, Doc, la mayoría del poble aprobó un nou Estatut para Catalunya, un pacto aprobado por todos los catalanes que luego nos recortaron en Madrit.

– Mira, Monty, nuestro partido, Esquerra, pidió el “No” al Estatut. El porcentaje de participación en el referéndum no llegó al cincuenta por ciento, y de ese cincuenta por ciento, ni siquiera se llegó a tres cuartas partes porque es un tema que a muchos catalanes, sinceramente y aunque nos duela, les interesaba más bien poco. En 2006 los de tu partit no eran independentistas como nosotros, no apostabais por la secesión como ahora.

– ¿Ah, no? Pensaba que solo era el PP el que se oponía al Estatut.

El PP se opuso a la aprobación del Estatut porque entendía que vulneraba competencias de las instituciones nacionales, y ERC se manifestó en contra de una redacción que previamente había aprobado porque consideró que el Estatut se quedaba corto en sus aspiraciones secesionistas.

Siguieron retrocediendo hasta la Diada de 2005. Monty se sorprendió al ver a políticos del PP, el PSC y Ciutadans en la ofrenda floral a Rafael Casanova, aquel insigne patriota español.

– ¿Recuerda? -inquirió Doc al MHPE-. ¿Recuerda cuando se decía que la Diada era una fiesta de todos los catalanes? Es más, vamos a retroceder a 1980, a la reinstauración de la Diada tras los años de dictadura franquista.

El Delorean aterrizó en una azotea sobre Las Ramblas. Doc bajó a la calle y compró un ejemplar de La Vanguardia, que entregó a Monty. Ni rastro de esteladas, ni rastro del sentimiento de odio que se respira desde 2007 al menos. Monty leyó el periódico estupefacto. Por un momento pareció salir del ensimismamiento indepe en el que lleva desde que se cayó en la marmita de lazos amarillos. Trataba de entender qué ocurría.

lf_diada

El Delorean se trasladó a la Diada de 1976, cuando seguía sin ser una fiesta autorizada, pero se convocó una concentración de miles de personas bajo el lema: “Llibertat, Amnistia y Estatut d’Autonomia”.

–  Con qué poco nos conformábamos, ¿eh? -pareció entender Monty.

– Vosotros queríais el poder y más autogobierno, no dudo que al principio con intenciones loables, con la vuelta de Tarradellas y el restablecimiento de la autonomía. Pero luego con Pujol se vio que los que mandaban de entre los tuyos, con el clan Pujol a la cabeza, solo querían mangonear con impunidad.

Monty se quedó cabizbajo. Pensó si no había sido un títere en manos de otros mucho más listos que él, antiguos líderes de su partido que seguían viviendo en Cataluña cómodamente instalados en sus casoplones y disfrutando de la riqueza acumulada durante los años de expolio.

– Oye, Doc, ya que esto es una máquina del tiempo… ¿podemos viajar también en el tiempo hacia el futuro?

– No te va a gustar, President -respondió Doc.

– ¿Pero ya lo has hecho? ¿Podemos hacerlo?

Doc Tardá suspiró profundamente:

– Hazme caso, McFly, no te va a gustar.

Notas del Autor:

(1) Disculpas por mi pésimo nivel de Photo Editor.
(2) Este artículo está programado para su publicación a las 12.00 h. del 11 de septiembre, coincidiendo con la celebración del Acto “Por los derechos y las libertades, absolución”. Con dos cojones.

Cara Josean

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.