La mediocridad de los provocadores, por Lester

incendiar

Esta semana he recibido por varios contactos distintos una petición para firmar en contra de una exposición que se va a celebrar en el Museo Reina Sofía de Madrid, en la que se invita, entre otras lindezas, a incendiar iglesias. Con un par, como en la guerra civil. Menos mal que la gente en general es mucho más civilizada que estos imbéciles, porque me pregunto qué pasaría si alguien cometiera el error de seguir al pie de la letra a estos provocadores y “contribuyera” con una cerilla en el sitio equivocado.

Antes de opinar, o decidirme a firmar, he hecho como suelo hacer y me he dirigido a las fuentes. La exposición lleva por tema “Un saber realmente útil”, y hace referencia a ese concepto acuñado a principios del siglo XIX sobre los saberes realmente útiles para, según la web del Museo, “contrastar las disciplinas orientadas hacia la producción, consideradas las verdaderamente útiles, como la ingeniería o las matemáticas, y otras “no tan prácticas” como la política, la economía o la filosofía”.

No entiendo muy bien entonces cómo se ha colado entre esos saberes realmente útiles la parte de la exposición de un colectivo llamado Mujeres Públicas que anima a incendiar iglesias, con frases como “la única iglesia que ilumina es la que arde”. He intentado averiguar más sobre este colectivo, pero tampoco he encontrado mucho más allá de un blog de un colectivo argentino o una breve descripción de sus trabajos, entre los que me ha llamado la atención el titulado Las ventajas de ser lesbiana. Ventajas, no, es una opción sin más.

Soy un firme defensor de la libertad de expresión, casi por encima de cualquier cosa, y por eso no me gusta firmar a favor de la prohibición de una manifestación libre de una idea. Por repulsiva que sea, por incómoda y molesta que resulte para un colectivo tan grande como el católico en este país. Lo que he encontrado en este colectivo y en las cuatro chorradas expuestas en el Reina Sofía es de una absoluta mediocridad. El Padrenuestro abortista es más simple aún que el de los venezolanos dedicado a Hugo Chávez. De una simpleza extrema nacida con el único objetivo de molestar. No es arte, no tiene belleza alguna, ni siquiera trasciende, no tiene nada. Sólo vacío y mediocridad. Y cuando un mediocre no consigue notoriedad por sus obras o por su creatividad, tiene que llamar la atención. Y para llamar la atención, nada como atacar a la Iglesia católica. Ni siquiera estoy defendiendo a la Iglesia, que se me entienda bien, lo único que destaco es lo simple, fácil y mediocre que es atacarla para alcanzar minutos de fama en los medios.

Ejemplos hay a patadas, es una de las tácticas más simples y antiguas que se conocen. La Madonna de Like a prayer, por ejemplo, en un vídeo repleto de símbolos cristianos, haciendo revivir a un santo que se “motiva” ante sus contoneos en una iglesia, en aquella época en la que Madonna pretendía alcanzar publicidad más por la provocación que por sus notables canciones.

madonnamadonna2

O la irlandesa Sinead O’Connor, que cuando vio que la venta de sus discos empezaba a decaer, sólo se le ocurrió romper una foto del Papa en directo. No tenía nada que ver con la música, pero consiguió salir en todos los medios, que era exactamente de lo que se trataba.

sinead

Años después, en 2011, ansiosa de nuevo de protagonismo, volvió a salir en prensa porque al parecer había encontrado un mensaje de amor en Jesucristo, y sólo se le ocurrió tatuárselo en mitad del pecho:

sinead 2

Qué bonito tatuaje, qué cool, consiguió sus segundos de recuperada fama. Al igual que hace años un joven diseñador que ansiaba destacar entre el montón, un tal David Delfín, en su búsqueda de minutos a toda costa, diseñó unos vestidos con largos crucifijos que se balanceaban sobre la entrepierna de las modelos. ¿Los recordáis?delfin

Hubo quien se escandalizó, que era exactamente lo que buscaba este tipo, pero creo que es una reacción equivocada. La correcta es la indiferencia más absoluta. Al igual que hay que hacer con Femen y su encadenamiento en pelotas en la catedral de La Almudena.

femen

Qué monas ellas, qué atractivas. No hay nada de mayor simpleza que este acto. El mensaje es lo de menos, no merecen ni un segundo de mi tiempo. Si su objetivo es un debate sereno sobre el aborto, que lo dudo, creo que este no es el medio más adecuado, ni ellas las interlocutoras más apropiadas.

Durante años los reyes de la provocación fueron los creativos de la ropa italiana Benetton, y si las imágenes de enfermos moribundos de sida o de mujeres maltratadas no eran suficientes, siempre quedaba el recurso de la imagen polémica sobre la iglesia católica:

bennetton

No sé si la sotana era de la marca italiana o lo era el hábito de la novicia, pero el caso es que se buscaba polémica y se consiguió. Un poco lo que decía Óscar Wilde:

Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen

Como decía antes, ejemplos hay a patadas, no hay nada más sencillo y mediocre que provocar utilizando a la iglesia católica. Además, sale rentable. Se consiguen minutos de audiencia y no hay más represalias que las protestas pacíficas de algunos grupos católicos. Yo propongo a estos valientes que hagan lo mismo con otras confesiones, que Sinead O’Connor rompa un Corán en público, que el colectivo Mujeres Públicas proponga gasear a los visitantes de las sinagogas, o que las chicas de Femen se encadenen en pelota picada en la mezquita de la M-30, que está muy cerca y es fácilmente accesible. O ya por dar ideas, que David Delfín diseñe burkas con abertura en la entrepierna para lucir ingles brasileñas, o que Benetton coja a un clérigo chií morreándose con un suní, por ejemplo. Son ideas valientes, propuestas “transgresoras”, ¿no?, como les gusta definirse. A lo mejor recuerdan los 25 años que lleva Salman Rushdie desde la publicación de Los versos satánicos, o lo ocurrido en Dinamarca tras la publicación de las caricaturas de Mahoma. Todo ello bastante repudiable, por cierto. Si las chicas de Femen quieren defender al colectivo de mujeres de este país, lo cual me parece muy loable, creo que deberían empezar con otra religión como el Islam. Si son tan valientes, claro.

No pensaba firmar en contra de la exposición, pese a que ha molestado a varias personas de mi entorno a las que aprecio. Por varias razones. Porque pienso que lo mejor es la indiferencia ante los provocadores. No dedicarles ni un minuto de nuestras vidas, sólo darles la espalda. O porque algunas de estas campañas vienen a veces de colectivos extremistas católicos, que tampoco quieren un debate sereno. Son grupos que en su día ya atacaron también películas como La última tentación de Cristo, de Scorsese, sin darles ni siquiera una oportunidad o un visionado. la última tentación

Era aburrida, sin más, pero no escandalosa, al menos para mí. Si Satanás tentó a Jesucristo en el desierto con el poder, la riqueza o el hambre, ¿por qué no iba a intentarlo ofreciéndole una vida terrenal, sexo incluido?

Al final firmé la campaña. Porque creo que la libertad de expresión también tiene unos límites, y el respeto está entre ellos. Se puede debatir, se puede disentir, podemos no estar de acuerdo, pero hay que respetar al contrario. Eso que cuesta tanto hoy en día e impide cualquier debate medianamente normal. Y firmé por otra razón más: porque el Reina Sofía es una institución pública, y creo que un particular puede gastarse su dinero en estas mediocridades, allá él, pero nunca un organismo público puede servir de soporte para ofender a un colectivo.

Cara Lester

Anuncios

5 thoughts on “La mediocridad de los provocadores, por Lester

  1. Firmé por una consideración más civil que religiosa. Por el mismo último argumento que mi estimado Lester ha dado: no me parece bien que con dinero público ( nuestro dinero , vamos ) se financien estupideces de este calibre.

    Es cierto que es mediocre , tanto que no merece consideración. Ellas, el grupo o quienes firmen no merecen mi respecto intelectual viendo las herramientas que utilizan para apoyar sus decisiones. Pero si digo que me da lástima la falta de respeto ante lo sagrado, ante Dios. Puedes no creer pero si puedes respetar. Es pura ignorancia mezclada con mezquindad y cero capacidad de entender lo que está más allá de tu propio ombligo. Por eso no me ofende directamente (si realmente supieran el verdadero y trascendente significado de lo que hacen no se atreverían. El Padre nuestro tuneado es simplemente blasfemo). Dicen y hacen para molestar, provocar ¿reafirmarse? … yo soy menos fea si hay otro a mi lado más feo que yo… soy menos malo si tengo a la Iglesia que es mala malísima ¡mucho más que yo!. El odio lo llevan dentro… eso es más digno de lástima que ofenderse por una caja de cerillas con una iglesia pintadita.

    Transcribo unas letras de alguien que es capaz de expresar mejor que yo la idea más profunda de todo esto : (…) ” Una tonelada de argumentos, hoy día, no vale ni veinte céntimos de euro. Como fruto de la enfermedad a la que antes aludí, la verdad ha dejado de interesar a nuestros conciudadanos. Las fuerzas que mueven hoy a la sociedad no se dirigen a los entendimientos, sino a las vísceras, que son el principal objetivo de nuestros televisores. Por triste que pueda parecer, los combates no los gana quien tiene razón, sino quien grita más, quien es más guapo, o quien domina mejor el arte de la presión. Vivimos en la edad de los lobbies, y estos lobbies no son, precisamente, academias de intelectuales, sino agrupaciones de intereses y presiones. Por eso, para lograr los objetivos propios, es preciso manifestarse, gritar, presionar y, sobre todo, aparecer en televisión y saber dar la imagen adecuada. (…) «hacer fuerza», el presionar, manifestarse y gritar, o el uso de la imagen como sustitutivo del razonamiento son armas de los hijos de las tinieblas, no de los hijos de la luz.

    Me gusta

  2. Bien Lester bien. Ha tenido que ser el tema de la religión el que ha dejado entrever, sutilmente, algo el plumero de Lester!!!!!

    La religión: Quema por cualquier lado donde la agarres. Sus diferentes escuelas (religiones) siempre dispuestas a luchar e inmolarse ante cualquiera que discrepe de sus verdades…

    Gracias globalización por ponerlas a todas juntas y fáciles de comparar. Una cojea de aquí… otra resuelve mejor el tema de después de morirnos… aquella trata mejor a las mujeres…

    En mi opinión: No pasa nada si alguien hace “arte provocativo” sobre las religiones. Ya sea dibujando la cara de alguien o haciendo videos de templos ardiendo. Las personas ya sabemos que es mentira y tenemos la responsabilidad de convencer a los “no-personas” que se lo toman como que es verdad para que no nos salven mas, quemando (con fuego real) la casa del contrario.

    Obvio pero: Ni todos los católicos son pederastas, ni todos los musulmanes van cortando cuellos y lapidando mujeres, ni todos los ateos son herejes viciosos. Lo importante y todavía mas obvio: Tolerancia y tener los limites flexibles ante el arte (es siempre mentira).

    Con la iglesia hemos topado amigo Lester…

    Me gusta

    • Yo defiendo el arte provocativo, incluso el no-arte o la bazofia vestida como tal, porque como decía en el post, defiendo la liberta de expresión. Me limito a no ir, o a no ver todo aquello que me parezca mediocre o falto de interés. Que cada uno se exprese como quiera, aunque sería deseable que lo hiciera con respeto. Pero si firmé fue, como expliqué, porque no me parece que el dinero público deba subvencionar estas memeces, que además ofenden a un número muy elevado de personas. No hubiera firmado si esta exposición se hubiera exhibido en un centro privado. Saludos, Tulaytulah.

      Me gusta

  3. Tu lo has dicho: “ofende a un numero muy elevado de personas” ¿No es de lo que se trata en nuestros días? LLamar la atención como sea.
    Lo que es arte o basura, por lo que creo (opinión) lo marca el tiempo o la historia o algún buen vendedor. Un mal pintor griego que viene a pintar El Escorial se le puede dar una patada en el culo en su época y mandarlo a pintar santos y vírgenes a Toledo… Un homosexual haciendo rimas, además de bufón, a alguien de su época se le ocurrió que también era fusilable por escribir blasfemias… A un templo lleno de columnas (feo y hereje), a otro se le ocurrió que para hacerlo “digno” lo mejor era ponerle una cúpula en medio y santificarlo (“gracias a Dios” que no se le ocurrió destruirlo como en otras tantas ocasiones).

    Quien sabe si vendrá algún americano listo y nos venderá esta época que nos toca vivir tan “tocacojones” de unos contra otros como “Art Angry” y se venda todo como churros de aquí a unos años.

    Ojo que lo dice uno que de arte tiene una sensibilidad fina finísima como “el tronco de una encina” y las películas del Almodóvar las metía junto con las del Woody Allen en la misma iglesia en llamas para hacer mas arte.

    Lo dicho: El tema religiones hay que cogerlo con pinzas y trajes antiebola.

    Un saludo.

    Me gusta

  4. Igual que con la entrada sobre el “atletismo arte-ficial” de Marta Domínguez, cuesta ya encontrar estas “viejas” entradas. ¡Joer cuanto escriben los amiguetes!

    Titiriteros encarcelados porque no avisaron con suficiente fuerza antes de comenzar que su función era una mierda ofensiva anti-niños…
    Grandes artistas (Blesa y Rato) sueltos en la calle porque sus trucos de magia son grandiosos e irrepetibles y sus andanzas son perfectamente catalogables dentro de la novela picaresca…

    ¡Que enrevesado es el arte!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s