Ayudando al empresario, por Josean

menú2Hace poco más de un año, un grupo de cuatro amiguetes (quede claro que no son los que escriben en este blog), juntaron unos ahorros y se metieron en la aventura de montar su propio negocio, un restaurante. Tres de los cuatro se dedicaban (y se dedican) a sus actividades profesionales habituales, pero colaboraron con el cuarto, la jefa de cocina, con horas, cariño y su visión de negocio, para que el proyecto saliera adelante. En todo este tiempo he ido a comer allí un montón de veces, y siempre he apreciado Sigue leyendo